Buscar
14:04h. Lunes, 27 de enero de 2020

Mis valoraciones a dos artículos de muy recomendable lectura sobre la cuestión catalana - por Javier Caso Iglesias

 

JAVIER CASOLos dos artículos que recomiendo su atenta lectura son los siguientes:

- Lo que falta y lo que sobra, de Francí Xavier Muñoz (https://goo.gl/KAY3Pe).

- Catalunya, 1 de Octubre, ni derrota ni victoria, de Javier Madrazo Lavín (https://goo.gl/2tqHWS)

Los dos artículos que recomiendo su atenta lectura son los siguientes:

- Lo que falta y lo que sobra, de Francí Xavier Muñoz (https://goo.gl/KAY3Pe).

- Catalunya, 1 de Octubre, ni derrota ni victoria, de Javier Madrazo Lavín (https://goo.gl/2tqHWS)

En relación al artículo de Francí Xavier Muñoz decir que estoy totalmente de acuerdo con tu análisis, es muy certero. Hay cuestiones que se deben de decidir por mayorías muy cualificadas y esto debería estar ya regulado. Todo lo relativo a la cuestión territorial, derechos laborales, educación, sanidad y bienestar social.

Son cuestiones que requerirían una mayoría de 4/5 partes para modificarlas en el parlamento e igual porcentaje en caso de llevarse a cabo referendum ciudadanos. No podemos repetir aquí el error de los ingleses con el Brexit, indistintamente de la opinión que tengamos sobre esta cuestión una mayoría pírrica no es democracia, es poliarquía pura y dura que divide a la población en dos mitades y que termina llevando a un ideologísmo excluyente y a un guerracivilismo reaccionario y altamente conservador. Lo mismo nos ocurré aquí con las leyes educativas y laborales, cada vez que se produce un cambio de gobierno se aprueba una nueva ley sobre la materia, sin amplio consenso, lo que potencia nuestra inveterada costumbre de ser el país con más leyes y, al tiempo, en el que menos se respetan.

Pienso que el fracaso de las fuerzas progresistas es consecuencia de ubicarse en un eje conceptual equivocado, pues el único metodológicamente correcto es el eje democracia-poliarquía, o sea, colaboración versus confrontación; esto es lo que tenemos que decidir, si colaboramos entre nosotros o nos seguimos despellejando como hasta ahora; pues todos los demás ejes conceptuales llevan a aferrarse en reificaciones y fantasmagorías, alejándonos de la praxiología o filosofía de la praxis única herramienta emancipadora de los desposeidos como ya apuntaran tanto Carlos Marx como Federico Engels.

En relación al artículo de Javier Madrazo Lavín decir que es un buen artículo con cuyas palabras estoy también totalmente de acuerdo. Hay una frase que deseo destacar del texto, es la siguiente: "Parecemos condenados una y otra vez a repetir los mismos errores, que desacreditan y contribuyen a la pérdida de confianza en los representantes políticos, que deberían gestionar con responsabilidad, eficacia y eficiencia, en lugar de enquistar los conflictos y conducirnos a un callejón sin salida".

Y muy certera también es la frase de José Saramago que cita: “La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva”.

La situación, ocurra lo que ocurra en Cataluña, es que nada será definitivo; como diría Federico Engels, a nivel de Universo nada. Por ello es positivo que tomemos la situación con cierta distancia para analizarla y ver qué es lo que ocurre cuando los que teníamos que estar liderando estos procesos desde una perspectiva federal no lo hacemos; pues ni del PP ni del PDeCAT (CDC) son solución a nada, vayan estos solos o acompañados; mientras que los que hemos de liderar este proceso desde la perspectiva federal y progresista no reaccionemos, ubicándonos para ello en un eje conceptual que nos una a todos y posibilite el empoderamiento de la gente, la situación no tendrá una posible canalización constructiva; pues por el camino que nos lleva el PP y el PDeCAT (CDC), vayan estos solos o acompañados, no se llega a ninguna parte. Pero insisto, la solución está en nosotros no en ellos.

A ver si tenemos oportunidad y vamos pensando, entre todos, en la necesidad de crear un espacio de elaboración común; un espacio que cuente con una buena proyección pública, en el que expongamos nuestras ideas y vayamos buscando esos necesarios encuentros. Sobre todo para ir definiendo y localizando ese nuevo eje conceptual que nos agrupe a todos sin exclusiones y que demuestre su terrenalidad, como diría Marx, en la realidad práctica con una adecuada representación y presencia.

* En La casa de mi tía por gentileza de Javier Caso Iglesias

javier caso reseña