Buscar
14:44h. Martes, 12 de noviembre de 2019

La misma mentira, la misma lucha - por Antonio Cabrera de León

 

FRASE DE LEÓN

La misma mentira, la misma lucha - por Antonio Cabrera de León *

En toda guerra, la verdad es el primer muerto. El empresario Piñera, elegido presidente de Chile, sube el precio del billete del metro y los trabajadores, que no aguantan más, se sublevan. Piñera dice que “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso”. Si se hubiera limitado a decir “Estamos en guerra”, no habría mentido. Porque efectivamente él y los suyos están en guerra contra los trabajadores, a los que machacan cada día con salarios de hambre. Pero miente al decir que es una guerra “contra un enemigo poderoso”” porque su enemigo ni es poderoso ni usa la violencia sin límite. Él sí, él sí que es poderoso y tiene el dinero, las pistolas y el uso de la fuerza sin límite. Es Piñera quien pone los cañones, el estado de emergencia y el que lanza al ejército de Pinochet contra la gente. Los trabajadores pagan sus altercados con diez asesinados y 200 detenidos, de momento. Piñera renuncia a subir el precio del metro.

En toda guerra, la verdad es el primer muerto. El sorprendente Lenin Moreno, elegido presidente de Ecuador por un partido de izquierdas, encarceló a su vicepresidente para aplicar con gusto severas políticas de derechas. Anunció un paquetazo de medidas económicas contra los trabajadores y la gente, que no aguanta más, se sublevó. Moreno dijo que “Esto es culpa de Maduro y Correa”. Le faltó mencionar el contubernio judeo-masónico y la conspiración fundamentalista islámica. Si hubiera dicho “Estamos en guerra”, no habría mentido. Porque efectivamente está en guerra contra los trabajadores, a los que machaca cada día con salarios de hambre. Este valiente huyó de la capital mientras su policía asesinaba manifestantes lanzándolos desde los puentes. Moreno puso los cañones, una vez más el ejército contra la gente. Los trabajadores pusieron los altercados, los asesinados y los detenidos. Moreno retiró el paquetazo.

En toda guerra, la verdad es el primer muerto. Los dueños del Estado español, los que llevan muchas generaciones ordeñando el presupuesto público, no permitirán por las buenas un referéndum en Cataluña. Arguyen que lo prohíbe una constitución que ellos no cumplen y a la cual modifican en 24 horas cuando les conviene. Es decir, mienten con la mano sobre la constitución. Ahora ya reconocen que erraron o mintieron quienes hablaban de rebelión. Pero mantienen encarcelados a los presos políticos acusándolos de sediciosos. Saben que serán exonerados por el TEDH y que nadie podrá devolverles los años de libertad que les están robando. Pero ¿a quién le importa el mañana? Los más insensatos, los más incultos, se frotan las manos soñando con 155’s y quizá ejércitos, cañones y bombardeos de Barcelona. Los catalanes han pasado por esto durante siglos ¿Qué más tiene que pasar para que se les permita votar? La misma mentira, la misma lucha.

* Tomado del muro en FACEBOOK de Antonio Cabrera de León

ANTONIO CABRERA DE LEÓN RESEÑA

 

MANCHETA 10