Buscar
07:21h. lunes, 25 de octubre de 2021

Los modelos energéticos no dependen del “show” del diseño, la pasarela y las revistas del corazón.- por Ramón Francisco González Hernández

 

FRASE RFGH

Los modelos energéticos no dependen del “show” del diseño, la pasarela y las revistas del corazón.- por Ramón Francisco González Hernández de la corriente GANA (Grupo Activo por una Nueva Alternativa)

"Mire vuestra merced -respondió Sancho- que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino".

Aunque suele ser habitual recurrir a un pasaje de “la mayor obra de la literatura mundial” sin precedentes y algunos desarrollos consecuentes; en este caso: no se borra de mis recuerdos, tantos pasajes de la compleja, instructiva, rocambolesca y sin lugar a duda: laberinto de críticas, burlas y enredos de capacidades, que la magistral obra cervantina esconde en sí, y que a mi me da por tratar de comparar la burla a “los idealistas” con la burla de “los mercaderes”… Estos últimos, muchas veces, venden productos desconociendo origen, trazabilidad y sobre todo “su utilidad” el objetivo no es otro (legítimo o no, juzgue el lector) que sobrevivir. Y sobrevivir en las sociedades modernas más que respirar, es tener un “posicionamiento” o te considera, o lo peor: te consideras “un muerto viviente”.  Y atención a los “idealistas” en los cuales me considero, incluyo y predico: no es lo mismo aspirar a un ideal (que prostituyen con lo de noble, cuando lo de noble se las trae) que “usar” ese ideal: para aupar mi palmito y mi currículum, tal como mandan lo cánones y quedarme tan “pancho” sin sancho. Bien es cierto que, de todo hay, y que las circunstancias nos pueden. Pero no dejemos de pensar en el atributo de “valor” que, sin duda, puede ser de cambio o de uso. Y he aquí el asunto.

Y es por eso, que siempre es recomendable, (y nunca mejor metáfora el pasaje cervantino de la embestida de Don Quijote contra los molinos) como un comparativo al que nos trae “el de la Mancha” – que comienza ni queriendo acordarse de donde procede. Pensemos si deseamos convertirnos en desmemoriados de los lugares de donde venimos, por el mero hecho habitual, de no saber muy bien a donde vamos; o al menos a donde queremos ir: pues sin estrategia, no hay táctica que resulte útil, salvo para descargar a gritos, “las cargas” de nuestra propia frustración.

Y va: “En la embestida el caballero no sale bien parado, pues “dándole una lanzada en el aspa, la volvió el viento con tanta furia, que hizo la lanza pedazos, llevándose tras sí al caballo y al caballero, que fue rodando muy maltrecho por el campo”.

Y sirvan mis alegóricas glosas referenciadas en “El Quijote” Cervantino, como un estimulo a ver las cosas en profundidad, mirar la parte real del asunto, la profundidad de los temas: y en el caso de LA/S ENERGÍA/S; ya sea en Canarias con la “irrupción” programada de los llamados modelos energéticos, como en cualquier lugar “no de la Mancha” sino en cualquier parte del mundo, lugar de España o de la Islas Canarias… y si vamos más allá, sin llegar al pueblo/ o barrio/ (fíjense que ya en familia elegimos el modelo, o modelito, a saber: o gas, o luz o comemos o no) a la isla, y en concreto ahora a la Gran Canaria. Cuyo gran “megaproyecto” energético: y le han rebautizado con otro nombre “que no quiero acordarme” pero es la MACROCENTRAL HIDROELÉCTRICA DE CHIRA/SORIA… atravesando EL “BARRONCO” DE ARGUINEGUÍN,  ha “recobrado” tanta vida, que entre dimes y diretes, se ha ido imponiendo como lo que en realidad es y conlleva: la ejecución de la obtención de la energía “a por venir”, pues la forma, manera, entramado… actual, va quedando obsoleta y además, existen una serie de “actos de buena fe” mediante unos acuerdos; mejor denominación sería tratados, internacionales, para cumplir “protocolos” anticontaminantes y otras “palabras tan bonitas” que se expresan “que es un encanto”, pues parece que la barita mágica del buenismo, va a parar el sistema económico que sustenta un determinado modelo energético, que necesita el mayor y más considerable recurso de cualquier combustible, con el fin de poder ser competitivo “ en eso “tan tan” amoroso que llaman mercados: y que les dan hasta voz…” en el que la ley del sistema sólo permite sobrevivir al más fuerte, y un poco amparado en la formación “de la alquimia” del Darwinismo, que amparado en los conocimientos de su época, se atrevió a irrumpir contra los designios irrefutables de las iglesias. Un tantito como los relatos ingeniosos de Freud y otros que, sin lugar a dudas, en su época eran “la bomba”. Lo malo es que se supone, sólo se supone, que superamos ya esas épocas, pero vemos que no, el calendario avanza, pero la ilustración se nos quedó rezagada. “Válganos sus dioses”.

Y el asunto, como todos los asuntos, tiene su magnitud. En este caso, la magnitud recobra el valor de uso y valor de cambio en su máximo exponente. No existe, no hay, no vive… nada, que se sepa, sin un nutriente. Y cada “especie” necesita de su “concreto”: no se puede alimentar a un carnívoro con lechuga. Y es aquí a donde voy con mi aspiración de no caer en una perorata más, pues ¿con qué estrategia contamos para los cambios energéticos?  Nos han vendido una “eco/isla” que más parece un sueño a interpretar por su origen psicoanalítico, que una realidad constatable. Pues al menos que sepamos, el nutriente de las sociedades modernas es LA ENERGÍA, salvo que podamos ya hoy en día, y lo cual dudo: si relegamos hasta de la ya ambigua ilustración, digo ya sepamos alimentar a un devorador con hojas de lechuga, a las que por cierto, y mientras “no alimentemos las tierras ya desgastadas, sobre/explotadas y cuasi infértiles” tendremos que recurrir a fertilizantes químicos, bueno, o mejor, importarlos … y es aquí “donde está la llave”; depender siempre, pero siempre “de pa´fuera” matarile rile rile…  

Los modelos de producción energética no se basan en cual es o no es más o menos rentable, o que menos combustibles fósiles o de los otros requiere, o del sol o el viento que “dios” nos traiga, o la ingeniería nos alcance. No se puede trazar un mundo, ni analizar un pasado o un presente, y mucho menos proyectar un posible consecuente sin una manera, una forma, una visión analítica, seria, contrastada y sin lugar a dudas de situación. Tratar de construir modelos energéticos no depredadores en un sistema económico cuyo “voracidad” es incontenible, pues los indicadores económicos son los que mandan en las fluctuaciones del valor de cambio de los recursos y sitúa a las economías, por ende, a los países (no a sus regiones o comunidades por separado: esto es en realidad la gran “quimera” del subdesarrollo y la desigualdad) y es así: tanto tengo, tanto valgo… o dicho de la manera más clara. ¿Quién o quienes son los dueños de los medios de producción? Y, en este caso, “el alimento” es la energía, y nos conformamos con modelos “reformistas” de un no sabemos, o no podemos, o no queremos alimentar el mundo sin energía. No el mundo, eso es un tropo: es su sistema, su mundo, su realidad de los mercados.

Porque los que en realidad sustentan el modo de alimentación son precisamente los que disponen del combustible. Y eso está controladísimo desde años atrás, desde que el sistema de economía de mercado o capitalismo, se instauró con la inestimable ayuda de los combustibles fósiles: el petróleo y otros derivados… lo que hizo que el conglomerado sea el que es. Hablamos en “aforismos” como si todos fuésemos los dueños de un destino en común. Cuando en la realidad son sólo unos pocos, poquísimos, contados y tabulados… los que por “valor de cambio” sustentan en sí la propiedad del mundo. O de la mayoría del mundo.  Llegan a un punto que saturados sus propios territorios/mercados, donde sus labriegos/peones creen ser gentes libres y decisivos, no les queda otra que superar fronteras territoriales; aún inventando globalizaciones y otros “comunes” mercados; dónde por cierto, en los europeos “de casta le viene al galgo” la Gran Bretaña se “Brexitcó” como hizo siempre, desde que el mundo es mundo, y eso sí, supo y que muy bien vender producto por la fuerza que hasta los creemos genios literalmente hablando y su “lengua” impera en todo lo humanamente concebible, a pesar de que nuestra subordinada (nuestra por estar aquí, no porque la queramos o aceptemos) oligarquía financiera, rinda pleitesía … servidumbre y otros de riguroso protocolos. Entre ellos, defenestrar nuestra culta lengua ya en detrimento, para un realce grosero y siniestro del “genitivo sajón”.

Y que no se piense que esto es un enredo o algo parecido. Claro, que es como todo, la culpa es del chachachá que no se entienda lo expuesto, y claro ya sabemos lo del ritmo y que cubano (es que el chotis es cubano… todo vale). Yo me expreso, y a buen entendedor… http://santaluciadetirajanagana.blogspot.com/2021/07/desbancando-quimeras-no-no-nono.html

Y sin más cuitas y otros menesteres, el verdadero asunto está en que hemos sido elegidos por “los dueños del mundo” en forma de conglomerados energéticos de todo tipo para extraer las riquezas minerales que se poseen en Canarias como en Las Médulas/León fue por Roma el oro. Y van a por ello. Ya amagaron y que si había petróleo mientras hacían otras catas, ahora de repente aparecen subterfugios “trasnochones” de gritos de independencia (¿justo ahora?). No se plantea una gran alternativa de SOBERANÍA sino me voy a lo mío porque es lo más interesante. Claro en el mundo no existen industria farmacéutica, trust financieros, conglomerados de estados en puntos” Gs” y otros que deciden en realidad por donde van las estrategias del mundo y de sus intereses. No, no hay bolsa ni mercados de valores. Que va… “ya no hay esclavitud, ahora es producir, en un mundo muy feliz para consumir”. Ya no hay pandemia: inducida o no; ya no hay clases sociales, puesto que ya hemos descabalgado el saber, la educación y el conocimiento, ya no hay paro, miseria, despidos, … estamos todos a una; juntos como hermanos. Si, ahora va a resultar que la solución viene de una supuesta engañifa y que nacionalizar eléctricas: confundiendo (ellos si lo tienen claro el amago) el culo con las sienes.  

Y el mundo está que arde, pero yo: ¿Qué puedo hacer?

-pregúntele a Eva María y lo mismo se aclara.

 Y es tal cual: aunque los perros ladren y ladren… no es ninguna señal de que estemos avanzando. Sencillamente nos conformamos para poder seguir en el camino. Nada más y ni más ni menos. Qué nos venden proclamas, sin saber siquiera cual es su significante en contexto.

Y sí; se sigue confirmando: “la lucha de clases, es el motor de la historia”.

 “En una situación como la actual, PENSAR, es el mayor acto revolucionario”.

 De ti depende, tú eliges (o quizás, de ti no dependa). https://lamanoylapluma.blogspot.com/

 En un barranco de la Gran Canaria- Islas Canarias a 20 de agosto de 2021.

 Ramón Francisco González Hernández de la corriente GANA (Grupo Activo por una Nueva Alternativa)

 * La casa de mi tía agradece la gentileza de Ramón Francisco González Hernández

ramón francisco gonzález hernández

 

 

mancheta 36