Buscar
14:51h. Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

El mundo avanza, Canarias se estanca - por Noemí Santana

 

frase noemí

El mundo avanza, Canarias se estanca - por Noemí Santana, secretaria general y portavoz parlamentaria de Podemos Canarias

 

El Gobierno en minoría del presidente Fernando Clavijo se niega a que Canarias avance. Han dado al botón de ‘pause’ de las Islas en 2015 y se han instalado en el inmovilismo.

Año tras año, con independencia de que cogobernaran con el PSOE o con el PP, han elaborado unos Presupuestos que no han reactivado la economía, con lo que difícilmente podrían resolver, como de hecho no ha sucedido, el drama de la pobreza y exclusión social que existe en Canarias.

Desde 2015, el Gobierno que preside Clavijo no ha apostado nunca por el desarrollo de energías renovables, por la investigación y el desarrollo, por la inversión en educación, o por el sector primario.

Eso sí, no se les puede negar que han sido buenísimos a la hora de mostrar los Presupuestos, imitando a vulgares ‘vendedores de crecepelo mágico’, como los mejores de la reciente historia de Canarias, como los que más han pensado en las canarias y los canarios.

Falso. La realidad que los mal llamados nacionalistas quieren tapar con su propaganda que en esa tierra a la que dicen defender no hace más que crecer paro y que la población canaria que está en riesgo de pobreza ya se sitúa en el 40 por ciento.

La muestra más palpable de sus mentiras electoralistas se cincela en su aseveración de que con los Presupuestos para 2019 estábamos más cerca de lograr el objetivo de invertir el 5 por ciento del PIB en Educación.

Una falacia más, pues los 53 millones de euros que aumenta la partida para políticas educativas respecto al año anterior representa un crecimiento de, exactamente, 0,03 puntos. Esto nos sitúa en el 3,6 por ciento del PIB, muy lejos de la senda necesaria para llegar al objetivo del 5 por ciento.

A ese ritmo de crecimiento tardaríamos exactamente 49 años en llegar al 5 por ciento mientras que la Ley Canaria de Educación establece que deberíamos llegar en 3 años.

No es nada nuevo que los nacionalistas engañen. Tampoco que incumplan de forma reiterada las propias leyes canarias.

Pero los canarios y las canarias ya no nos dejamos tomar el pelo. Por mucho discurso falsamente progresista y de defensa de las Islas con el que intenten disfrazar su ideología neoliberal.

El modelo que defiende CC es dejar Canarias tal y como está, con más de un 20 por ciento de paro, más de un 40 por ciento de pobreza, los peores servicios públicos del Estado y renunciando a redistribuir algo de la riqueza que en Canarias genera el turismo para resolver los graves problemas que tiene nuestra tierra.

Llevan tres décadas sentados en los bancos azules y sobreviviendo gracias a sus políticas clientelares e insularistas. Por eso no cambian, porque a ellos les va bien aunque la ciudadanía esté instalada en una sempiterna precariedad social y económica.

El Gobierno vende unos Presupuestos expansivos e históricos cuando, realmente, son una oportunidad perdida. Mientras el mundo avanza, el gabinete del presidente Clavijo se ha quedado paralizado, provocando con ello que se agranden las brechas que tanto rompen a esta tierra y que tanto alejan a las Islas de Europa y del resto de España.

Y en este contexto, venden una nueva falacia pre electoral: la bajada general del  que la mayoría de la gente ni la va a notar.

Sin embargo, si repercutirá a las arcas de la Comunidad Autónoma, que dejarán de ingresar 150 millones, que estando como estamos, resulta cuanto menos una decisión irresponsable.

Una vez más, su publicidad electoral nos sale cara a todos y todas.

Es irresponsable hablar de bajada de impuestos cuando ya tenemos la fiscalidad más baja de todo el Estado y, sin embargo, tenemos algunos de los servicios públicos peores de todo el país.

Como también lo es incrementar las partidas para Sanidad menos de lo que sube todo el Presupuesto en su conjunto. Solo un 2'6% más para Sanidad, cuando las Cuentas crecen un 6'6 por ciento.

Así, no solo no se resuelven los graves problemas que tiene nuestra sanidad pública sino que se incide en la política de apoyo a las derivaciones al negocio privado.

Priorizar esta política es una estafa a los contribuyentes, pues Clavijo sigue sometiendo los recursos públicos a los precios e intereses del mercado, algo que resulta incompatible con el concepto de sanidad pública y universal.

Es el triunfo de los empresarios que han crecido mercadeando con listas de espera y conciertos ilegales, de quienes colocan a sus hombres y mujeres de paja al frente de la Consejería, garantizando que Coalición Canaria sea una agencia de representación y su plataforma de negocios sanitarios.

El presidente y su consejera de Hacienda ya no engañan a nadie. Forman un tándem neoliberal que prefiere beneficiar más al que más tiene y menos al que menos tiene.

Un equipo que vende bajadas de impuestos lineales y no redistributivas, como la ya comentada del IGIC o la de la tarifa de la luz, que a una familia normal le supondrá un ahorro de un euro al mes, mientras a grandes empresas y hoteleras le supondrá un importante descuento.

Hay muchos más ejemplos, como la ínfima cuantía asignada a la Prestación Canaria de Inserción (PCI) pese a que las situaciones de pobreza, marginación y exclusión social deberían ser objeto de atención preferente por parte de las administraciones públicas canarias.

Podemos Canarias lleva cuatro años proponiendo sin éxito una renta social que, a diferencia de la actual PCI, se  caracteriza como un derecho subjetivo no condicionado y complementario a las rentas del trabajo y a las pensiones no contributivas y sin otro límite temporal que la desaparición de las circunstancias de pobreza y exclusión social.

Dije en el Parlamento, cuando se presentaron los Presupuestos para 2019, que eran una Cuentas tristes.

Lo reitero, porque es triste ver cómo un año más han renunciado a la principal herramienta que tienen para revertir la situación económica y social de Canarias.

Es triste ver como no han entendido nada y que a pesar de que la realidad les abofetee la cara con las  cifras, continúan mirando hacia otro lado, aplicando las mismas fórmulas que nos han traído a esta desesperada situación.

Ni ustedes se merecen a Canarias, ni Canarias se merece que CC la gobierne.

Deseamos que estos sean los últimos Presupuestos que los nacionalistas tengan que elaborar y que en mayo las urnas los saquen de los ‘sillones azules’.

Para que CC se pare y sea Canarias la que, por fin, avance.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Noemí Santana

noemí santana reseña

 

 

MANCHETA 8