Buscar
08:38h. sábado, 23 de octubre de 2021

La pandemia del coronavirus ha vuelto a demostrar que hay clases

La necesidad de un partido del trabajo que no abandone las clases populares ni las ideas - por Carlos Martinez

 

FRASE MARTÍNEZ

 

La necesidad de un partido del trabajo que no abandone las clases populares ni las ideas - por Carlos Martinez, del Consejo de redacción del Semanario SOCIALISTA, secretario general del Partido Socialista (PSLF), miembro del Consejo Científico de Attac

 

La clase trabajadora necesita su propia fuerza política organizativa y reivindicativa. La clase obrera necesita de una fuerza política que le acompañe en su organización, recuperación de su orgullo de clase y no olvide la esperanza de crear una sociedad diferente de mujeres y hombres libres, libres porque tengan sus necesidades cubiertas con dignidad y sepan que el mundo es suyo, porque sin ellas y ellos no hay nada ni se produce nada. Un partido que luche por el fin de las diferencias entre sexos, razas y el fin de las clases. Nadie explotado por ser trabajador o trabajadora, nadie explotado por ser mujer, nadie oprimido por su sexo, raza o condición.

La pandemia del coronavirus ha vuelto a demostrar que hay clases, que las clases trabajadoras y clases populares viven peor, sufren más, viven menos, soportan el paro o como mucho el precariado y son maltratados tanto por sus explotadores como por sus gobernantes al privatizar estos y disminuir de calidad los servicios públicos, carecer de viviendas asequibles o sufrir las colas de hambre o la constante zozobra de poder llegar a fin de mes o ver a sus hijas e hijos sin empleo, sin futuro o emigrando. Saber que si esto no cambia las personas jóvenes no tendrán pensiones ni sanidad pública en una marcha acelerada hacia las leyes de la selva y del más fuerte.

Los movimientos socialistas internacionales están avanzando en el mundo, mientras los antiguos partidos obreros en Europa se han olvidado de su origen y de su razón de ser y están en manos de tecnócratas que no luchan por el socialismo, sino por fortalecer el mercado, defender las multinacionales y en el caso español la monarquía. Pero ello no ha evitado que surjan líderes socialistas esperanzadores como Jeremy Corbyn, Bernie Sanders, Lula o Alexandria Ocasio Cortez entre otras y otros muchos y que en los propios EE.UU y al margen ya de la mal llamada "internacional socialista” el socialismo se abra paso y esté en el debate y la agenda. Al igual que en nuestra América, Asia o África. 

La realidad que vivimos son Mujeres esclavizadas mediante la prostitución, los vientres de alquiler de las pobres, o pateras en personas huyendo del hambre y la guerra, invasiones o agresiones neocoloniales: son la más clara demostración de un mundo injusto, cada vez más desigual y empobrecido en beneficio de las clases poseedoras.

Estas y otras razones nos hicieron a un puñado de socialistas promover en el estado español un partido la construcción de un partido por el Trabajo, la igualdad, el feminismo y la república, al objeto de comenzar a caminar. También a colaborar con el Semanario Socialista como órgano de debate y difusión abierto y plural. Porque la clase trabajadora y quienes sufren olvido y explotación, pobreza o inseguridad vital necesitan un medio independiente de expresión y denuncia.

Ofrecemos la construcción de un partido de clase independiente del poder, la corona y los bancos, que sea realmente republicano, sin república en España ni habrá libertad, ni habrá igualdad ni habrá federalismo y derecho a decidir. Un partido feminista y que defienda a las mujeres, el sexo oprimido y doblemente explotado durante siglos por ser mujeres y ecosocialista puesto que defender la tierra y su medio es defender el futuro del género humano.

Nos guiamos igualmente el legado de Pablo Iglesias, Francisco Largo Caballero, Rosa Luxemburgo o Salvador Allende y sabemos que hacerles justicia y recordarles es defender el socialismo no como una profesión, un cargo, una gestión del capitalismo o menos la defensa de una monarquía corrupta sino  promover el reparto de la riqueza, la dignidad, la justicia, la igualdad y caminar hacía una sociedad sin clases y sin explotadores. 

  

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Carlos Martínez

CARLOS MARTÍNEZ PSLF

 

MANCHETA nnnn