Buscar
01:21h. martes, 02 de marzo de 2021

El negocio de las vacunas: las multinacionales farmacéuticas mandan - por Maribel Santana

 

frase maribel

 

El negocio de las vacunas: las multinacionales farmacéuticas mandan - por Maribel Santana León, historiadora, activista *

Decía Lenin y lo repetían sus seguidores, como todos los revolucionarios que les sucedieron, en el ejemplo que: “Menos el poder todo lo demás es ilusión”.

El asombro tan grande y la impotencia, ya no solo de  las masas populares, sino también  la de los gobiernos capitalistas, al menos los europeos, por lo que está ocurriendo con las vacunas, es de un desmadre que no tiene parangón posible con nada.

La expresión tan verdadera de “socialismo o barbarie,” no es una frase baladí  ni una frase hecha por los clásicos; es una guía para la práctica, un grito de guerra y una advertencia de lo que puede suceder, porque otra manera no existe de hacer frente a este capitalismo destructor, terror de los terrores.

Los países que tienen sus reminiscencias del socialismo, como Rusia, China, Cuba, Corea, entre otros, han demostrado que hoy por hoy (aunque algunos se hayan convertido en capitalistas, como Rusia y China) están siendo responsables, preocupándose  por su pueblo y sus gentes, para que todos tengan su vacuna por igual. Y una vacuna desarrollada por su propios gobiernos, desde la investigación de sus farmacéuticas. Diferencia con otros.

Esto es posible, no porque estos países sean mejores y sus gobiernos los mas honrados del mundo, sino porque el socialismo, también en Rusia y en China en su periodos de poder y su momento, desarrolló  de una forma programática y firme la sanidad pública o al menos se rompieron por conseguir que el socialismo avanzase con los proyectos de necesidades para las masas.

De aquellos barros estos lodos. Les quedó la herencia de ese desarrollo para las necesidades de los trabajadores  ya  montadas, repito aunque hoy por hoy sean capitalistas estos dos países.

La bronca que hay a causa de las grandes  farmacéuticas   vendiendo,  como en el mercado negro, al mejor postor la vacunas, ha hecho mella y se ha levantado una pelea de perros entre los que han comprado y los que les han vendido, después de haberlas pagado, para seguir acumulando capital a costa de millones de muertes, sin importarles un pimiento.

EEUU, Canadá, y Europa entera (Italia aboga por otros medicamentos cubanos, aunque también hayan comprado la mierda de la Pfizer, Moderna, AstraZeneca); todas ellas en tela de juicio pues han dejado miles de muertos.

Las vacunas de los rusos, están repartidas por toda Latinoamérica, así como la china por otros espacios del mundo  asiático, como también los medicamentos cubanos, todas son  eficaces para los contagios y hacer frente a la pandemia. Todas gratis, casi gratis o a un precio asequible.

La que fuera una gran doctora y especialista en salud pública  Ángeles Maestro, que además estuvo en Cuba trabajando en la medicina, advierte que ella apostaría por la de Cuba, pues conoce el rigor la calidad del trabajo y los trabajos  en biotecnología de los Cubanos.

La que ha sacado Venezuela, un fármaco antiviral para la covid, está también en la picota como las vacunas Rusas, Chinas y la de otros países pues como quiera que no son de farmacéuticas capitalistas como la Pfizer, Moderna y las otras ya mencionadas, son objeto de burla y se echan pestes de estos países que están esforzándose por solucionar mediante sus avances sanitarios, donde invierten recursos para la necesidad de sus pueblos.

Este es el panorama que tenemos, con los capitalistas y el poder de las multinacionales farmacéuticas, por el robo, los precios abusivos, y la intoxicación y desprecio  sobre los países que tienen otras vacunas.

Claro, ¿qué es lo que han conseguido con todo esto? Incendiar más y más a los movimientos negacionistas, que afirman que no existe tal pandemia y que las vacunas son un negocio y un despropósito.

Se sabe que en la historia de los medicamentos las vacunas u otros avances, ha habido igualmente movimientos negacionistas, unos por ignorancia, otros por motivos religiosos y otros por intereses varios.

Pero señores cada vez más con estos ejemplos que dan los que mandan, la gente en general duda hasta de lo más perceptible y la duda es saludable y hasta razonable mientras no se convierta en negación total. Pero ya con lo que estamos viviendo y experimentando se está formando otra guerra paralela a la pandemia. La descreencia total y absoluta. 

Rememorando a Brecht:

„¡Contra la injusticia y la impunidad!  Ni perdón ni olvido“

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Maribel  Santana

MARIBEL SANTANA 2