Buscar
03:41h. miércoles, 19 de enero de 2022

Nuestras verdades, abramos los ojos a la triste realidad - por Wawi Santana

En Canarias el pueblo de sofás es tan “noble” ¡que paga por su propia subordinación! Para ejemplo, un botón, se les imponen más y más impuestos que sólo sirven para enriquecer a los políticos, familiares y satélites. 

Nuestras verdades, abramos los ojos a la triste realidad - por Wawi Santana

En Canarias el pueblo de sofás es tan “noble” ¡que paga por su propia subordinación! Para ejemplo, un botón, se les imponen más y más impuestos que sólo sirven para enriquecer a los políticos, familiares y satélites. 

Se destruye treinta años de lucha y victorias sociales ante nuestros ojos. Y los canarios, viendo Sálvame de Luxe. Mientras el Gobierno de Canarias con Paulino I de Canarias a la cabeza, sigue hundiendo a La Nación en la más deplorable y extrema pobreza y endeudamiento sigue entregando todas las riquezas y la economía de La Nación al colonialista a cambio de favores, como dejar hacer a la oligarquía lo que les salga de sus “reales bolas”, además de robar a manitas llenas, a la historia de la corruptela en La Nación me remito. ¿Qué hacen los canarios adormilados?, ¡están viendo el futbol y las telenovelas ¡

¡Canario!, tienes el PODER en tus manos, primero la resistencia civil PACIFICA, presionando a la clase política. Deberías poner a parir a un gobierno que se hace llamar hermano, cuando solo son traidores a la patria. 

Se me viene una frase de Emiliano Zapata que les viene bien a esos vendepatria:
“Muchos de ellos, por complacer a tiranos, por un puñado de monedas, o por cohecho o soborno están traicionando y derramando la sangre de sus hermanos”. 

Eternizando en el tiempo la infamia y contención en La Nación Canaria
Organízate, únete y por tus hijos ve a la lucha. Los derechos se ganan, ten el valor de pelearlos, al menos para tus hijos.

Han querido destruirnos, hacer desaparecer la sangre que no pudieron con la espada, no lo han logrado ni lo lograrán. No sólo porque aún en nuestra sangre corre el valor y la historia de nuestro pueblo, sino porque las mujeres y los hombres que participamos en esta lucha, profesamos un profundo amor por nuestra patria y nuestras hermanas y hermanos.

¿Hasta cuando vas a permitir las mentiras del imperio y la traición de los vendepatrias?