Buscar
14:52h. Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

De nuevo, la O.T.A.N. - por Rafael Juan Rodríguez Marrero

 

FRASE MARRERO

De nuevo, la O.T.A.N. - por Rafael Juan Rodríguez Marrero *

 

Las gentes que habitamos en Canarias nos volvemos a sentir acosadas por nuevas maniobras de esa organización armada, de destrucción y muerte, que es la OTAN. No es baladí recordar, una vez más, que Canarias le dijo fuerte y claro al mundo, allá por 1986, que somos un pueblo de paz y que, por tanto, rechazamos la presencia de fuerzas armadas en nuestro territorio terrestre, marítimo y aéreo.

Informa la web del Ministerio de Defensa que los ejercicios a desarrollar en nuestro espacio archipielágico, llamados Gruflex 18 y definidos como “macro maniobras”, tendrán continuación a lo largo de este noviembre otoñal en Cádiz.

En Canarias se van a realizar ejercicios marítimos (anfibios) y terrestres; estos, nos dice el Ministerio, se llevarán a cabo en los CMT -campos de maniobras terrestres, campos de tiro- de Pájara, La Isleta, Veneguera y los Abades. Además, se desplegarán unidades aéreas en el sur de nuestro Archipiélago. Recalarán, en fin, navíos militares en los puertos de las islas orientales y en Tenerife.

Miles de soldados (nos informan que en torno a 3100, de Italia, Portugal, España y EEUU) con notable presencia de aparataje militar (navíos, submarinos, aeronaves, vehículos) usarán el espacio canario al objeto de entrenarse para operaciones de ayuda humanitaria y dar respuestas a situaciones de crisis, según señala el ministerio de Defensa español.

Consideramos que tales objetivos no son más que maneras de camuflar las verdaderas intenciones y la responsabilidad de quienes en realidad provocan las crisis; creados los conflictos, luego, se precisa de la -mediáticamente bien vista- ayuda humanitaria. Para el imperio, todo es susceptible de ser mercantilizado (las guerras, las ayudas, …)

En una época como la que vivimos, en la que menguan los recursos que se consideran estratégicos –agua, hidrocarburos, minerales, etc.- viene siendo habitual que quienes se consideran “dueños del mundo” amenacen e intervengan en aquellas regiones cuyos pueblos, para su desgracia, disponen de tales riquezas. Los procesos de neocolonización del continente africano se inscriben en esa lógica.

China, otra de las potencias de un mundo que se vuelve multipolar, hace uso de “estrategias blandas” concibiendo rutas -las nuevas Rutas de la Seda- para establecer negocios, entre otros, en el continente vecino; mientras, EEUU –en la decadencia de su imperialismo- y sus satélites de la UE continúan mostrándose como lo que verdaderamente son; necesitan saquear y matar para continuar sintiéndose primer mundo imperial. Precisan seguir teniendo abierto el grifo para succionar los recursos que, de manera desigual, las personas de esos primer y segundo mundo devoramos; saqueándolos allá donde estos se encuentren: en Oriente Medio, en el continente africano, en los Océanos y en los continentes polares.

Que nos hablen de ayuda humanitaria en estos contextos nos es sino un arcaísmo hipócrita. Desde hace más de una década, la industria bélica, con la inestimable colaboración de la industria publicitaria (ambas invierten y succionan ingentes cantidades de dinero) intentan generar consenso entre las poblaciones, asentados en el terror y el engaño.

Va siendo hora ya de “espabilarnos”. Las canarias y los canarios debemos retomar iniciativas, como las antaño desarrolladas por los Comités Canarios anti-OTAN, para alertar al conjunto de la ciudadanía acerca de las amenazas y los peligros que supone permitir a los ejércitos otánicos maniobrar aquí y en cualesquiera otros territorios. Miremos alrededor: allá donde la OTAN interviene no deja sino destrucción y muerte.

A Canarias y al planeta en su conjunto nos va muchísimo en ello.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Rafael Juan Rodríoguez Marrero

RAFAEL JUAN RODRÍGUEZ MARRERO reseña

 

 

MANCHETA 5

Rafael J. Rodríguez Marrero. Docente. Insumiso