Buscar
sábado, 02 de julio de 2022 00:06h.

La OTAN es una organización de extrema derecha

OTAN fuego, OTAN sangre, OTAN muerte - Movimiento UPC por la Unidad del Pueblo Canario

frase movupc

 

OTAN fuego, OTAN sangre, OTAN muerte - Movimiento UPC por la Unidad del Pueblo Canario *

Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario. La OTAN constituye una organización militar, política y económica de extrema derecha, diseñada por el gobierno gringo como táctica del imperialismo para, conjuntamente con otras tácticas, como el plan Marshall, contribuir a su estrategia global de impedir, mediante el empleo de las armas, el control ideológico de los medios de comunicación masiva y el bloqueo económico la emancipación nacional y social de las naciones y pueblos oprimidos por la bestia del colonialismo, no siendo ninguna casualidad que la macabra organización la integren las principales naciones responsables de la lacra del colonialismo como lo definen las Naciones Unidas, cometiendo crímenes de lesa humanidad con la característica de que tales crímenes no prescriben, desencadenando una represión tan brutal que la propia Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 1514 (XV), en el año 1960, exigiendo la descolonización de todos los pueblos sometidos por el yugo del colonialismo, así como cuatro (4) Resoluciones incluyendo otras tantas décadas de erradicación de la citada lacra del colonialismo a las cuales los países responsables de estos crímenes de lesa humanidad han hecho oídos sordos, para vergüenza y oprobio de la humanidad entera.

La OTAN es una organización de extrema derecha. Fueron los propios políticos gringos los que, probablemente, se dieron cuenta del monstruo que habían creado, como por ejemplo el presidente Eisenhower que, al terminar su mandato en 1961, declara: “Nuestro trabajo, los recursos y los medios de subsistencia son todo lo que tenemos; así es la estructura misma de nuestra sociedad. En los consejos de gobierno debemos evitar la compra de influencias injustificadas, ya sea buscadas o no, por el complejo industrial-militar. Existe el riesgo de un desastroso desarrollo de un poder usurpado y [ese riesgo] se mantendrá. No debemos permitir nunca que el peso de esta conjunción ponga en peligro nuestras libertades o los procesos democráticos». Eisenhower lo aplicaba a los grupos industriales estadounidenses interesados en mantener la carrera armamentística entre los Estados Unidos y la Unión Soviética durante la Guerra Fría; posteriormente el senador demócrata J. William Fulbright condenó públicamente las políticas interior y exterior, manifestando que el radicalismo de derecha se había incrustado en el ejército de los EE. UU. (Estableció el programa de intercambio internacional, que más adelante llevó su nombre, las becas Fulbright). Por si aún no fuera suficiente George F. Kennan, autor de la doctrina de la contención y figura destacadísima de la mal denominada Guerra Fría fue más explícito aún “Si la Unión Soviética se hundiera mañana bajo las aguas del océano, el complejo industrial-militar estadounidense tendría que seguir existiendo, sin cambios sustanciales, hasta que inventáramos algún otro adversario. Cualquier otra cosa sería un choque inaceptable para la economía estadounidense”, como así ha ocurrido, doctrina sumisamente adoptada por el vergonzosamente denominado ‘Mercado Común’ o ‘Comunidad de Mercaderes’ y el resto de integrantes de la OTAN (Australia, Canadá, Turquía, así como la inmensa mayoría de los países del ex Pacto de Varsovia, que ya han sufrido en sus carnes las decisiones del complejo industrial-militar que, sin ponerse colorados ni nada, destruyeron Yugoslavia y ahora libra una encarnizada batalla en suelo ucraniano provocada por el Pentágono y la OTAN).

Canarias, una posesión colonial española en el Noroeste de África. Un caso emblemático lo constituye  la Nación -sin Estado- Canaria que, hasta donde llega nuestro mejor conocimiento, fue sometida por la fuerza de las armas al servicio de los mal denominados reyes católicos y, lamentablemente, aún no ha sido descolonizada, por tanto sigue siendo una colonia como así lo reconoció la Organización para la Unidad Africana, actualmente Unidad Africana. El 12 de Marzo de 1986, hace ya treinta y seis (36) años, el invencible pueblo canario, en un valiente y heroico acto, rechazó, mediante un fraudulento referéndum convocado por el poder metropolitano que en ese momento ostentaba el grotescamente denominado Partido Socialista Obrero Español y de los GAL (PSOE), formar parte de la OTAN. Desde ese momento el asentamiento de cualquier ejército de esa organización, incluyendo el ejército español de ocupación de Canarias, es ilegítimo, obviamente porque lo hemos rechazado y no constituimos un territorio cualquiera del Estado español, sino, como se dijo previamente, una posesión colonial española, no siendo admisible las esbirriles declaraciones del autonomista portavoz del pseudogobierno de Canarias de que ‘Esto es territorio de la OTAN’, dado que las palabras no son inocentes, pero si pueden ser manipuladas, pues no es lo mismo que la OTAN, mediante el ejército español de ocupación de Canarias, ocupe el territorio de nuestra patria ilegalmente, tramposamente, torticeramente que afirmar, demagógicamente, miserablemente, falazmente, sibilinamente, que esto es territorio de la OTAN. Oíste, pariente?

En conclusión, ni ética ni moralmente es defendible apoyo alguno a la OTAN, al no tratarse de una organización de paz sino todo lo contrario, es una organización de guerra, al servicio de los mezquinos intereses económicos del complejo industrial-militar, así como del más rancio e insostenible capitalismo, por lo que llamamos a todos los demócratas en general, así como a todos los antimilitaristas y anticolonialistas, tanto canarios como extranjeros, incluyendo a los de los hermanos pueblos del estado español, que son muchos y muy valiosos, a manifestarse el próximo sábado, 26 de Junio de este 2022, en la estación de Atocha, Madrid, a las 11:30 a. m., y a exigir la salida incondicional de la OTAN de Canarias incluyendo al ejército español de ocupación, respetando nuestra democrática decisión de no formar parte de la OTAN.

Ministerio de Ciencias de la Tierra de la República Democrática Federal Canaria

UPC
UPC
MANCHETA MAYO 22