Buscar
15:48h. jueves, 15 de abril de 2021

Con ésta son ocho las leyes de educación desde el advenimiento de la democracia

Otra Ley de Educación (LOMLOE) con mucha tibieza.- por Antonio Aguado

 

FRASE AGUADO

Otra Ley de Educación (LOMLOE) con mucha tibieza.- por Antonio Aguado Suárez, coherente veterano militante socialista *

Con ésta son ocho las leyes de educación desde el advenimiento de la democracia. La derecha ha tenido ésta parcela de la Sociedad como suya propia y siempre para defender sus privilegios. Pero lo malo es que cuando ha gobernado el PSOE, los cambios han sido muy escasos y en gran medida insustanciales.

Eso ha ocurrido con la recientemente aprobada LOMLOE (Ley Orgánica de Modificación de la LOE) o Ley Celaá, (como la anterior LOMCE o Ley Wert, la han personalizado en la ministra de Educación). Aun introduciendo unos pocos y ligeros retoques, la reaccionaria derecha que venimos padeciendo, ha montado en cólera y se ha dedicado a crear un clima de crispación y odio, para tratar de proteger sus privilegios. 

Ese tipo de reacción era previsible que iba a ocurrir. Entonces, ¿por qué se ha actuado de nuevo con tanta tibieza y no se ha acometido de una vez las reformas precisas y necesarias?. En situaciones como ésta, el egoísmo y la insolidaridad de las derechas se evidencian y exteriorizan, haciendo causa común con las organizaciones empresariales que tienen intereses económicos en la Educación Privada Concertada, por mediación de empresas conservadoras o ultraconservadoras que contempla el 30% del alumnado y el otro 70% integrado en la Iglesia Católica. En ambos casos la enseñanza que imparten, lleva implícito el ideario religioso.

Esto es como consecuencia de las reminiscencias impuestas sobre todo desde el régimen franquista y el apoyo mutuo que se prestaron. Ha venido y continua jugando un gran papel de continuidad, el Concordato suscrito con el Vaticano vigente desde el año 1979. Inexplicablemente ninguno de los gobiernos socialistas, hasta ahora han tenido la voluntad política de denunciarlo y derogarlo.   

La enseñanza privada concertada con sus filtros, es discriminatoria, arbitraria y muy injusta. Por eso cuando Felipe González en el mitin central de la campaña electoral de las primeras elecciones generales de 1977, pronunció taxativamente la frase: “y quien quiera enseñanza privada, ¡que la pague!”. Fue cuando espontáneamente todos puestos de pie con gran entusiasmo más le aplaudimos. No en vano teníamos la nefasta experiencia y sufríamos las consecuencias de tener a la Iglesia Católica acaparando la Educación.

Sin embargo incumpliendo su promesa, cuando por mediación de las elecciones generales de 1982 llegó a la Moncloa, negociando con la Conferencia Episcopal, mediante la LODE (Ley Orgánica Derecho a la Educación) implantó la Enseñanza Concertada. Habiendo tenido desde entonces con otras leyes, pequeños y cosméticos avances como los recientes con la LOMLOE, pero que al gobernar la derecha se han revertido produciéndose significativos y graves retrocesos.          

Para lograrlo no dudan en intoxicar con todo tipo de falsedades,  como el derecho a la libertad de elección de los centros educativos, para alumnos cuyo prototipo de familia va en consonancia con la ideología conservadora y de esa forma, con todos los impedimentos que se les pone a escolares de familias humildes para el acceso a la enseñanza privada concertada, ésta queda acaparada por alumnos de un determinado nivel social y económico.   

Otro argumento que también falsamente esgrimen, es el riesgo que mediante la Educación corre el castellano en determinadas comunidades autónomas y fundamentalmente en Cataluña,  cuando el artículo 3 de la Constitución declara que el castellano es la lengua española oficial del Estado y establece que las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos. 

Lo que realmente les motiva es el dinero más de 6.000 millones de euros que reciben del Estado y el mantenimiento de la asignatura de religión. Ahora con ésta nueva ley, aunque no se contempla se tenga en consideración como objetivo o exigencia curricular, pero lo que procedía era su eliminación. La religión como dogma de fe debería practicarse en los hogares y en los correspondientes templos, pero nunca en espacios públicos.

Para hipócritamente tocar la sensibilidad social, denuncian que ésta ley va a acabar con la Educación Especial, cuando desde la Enseñanza Privada Concertada se pone todo tipo de impedimentos para integrar a alumnos que padezcan algún tipo de discapacidad y es la Pública la que les viene atendiendo y sin discriminación, integrando cada vez más con el resto del alumnado.

La igualdad de oportunidades es fundamental para lograr una sociedad más libre y justa y eso se consigue a través de la Educación Pública extendida a todos, como ocurre en otros países de nuestro entorno como Francia, Alemania, Irlanda, Portugal, Finlandia etc., donde oscila entre un 100% y 85% de enseñanza impartida por el Estado. Mientras es sólo de un 68% nuestro modelo Educativo Publico, que igualmente deberíamos adaptarlo a los más avanzados, como es el caso más significativo y ejemplar del finlandés.  

No es cuestión de limitar la Educación Privada Concertada que en la última década ha experimentado un incremento del 25% y sí lo más pronto posible erradicarla, e implantar una Educación Publica de calidad y para todos,  que durante el mismo periodo de tiempo su aumento ha sido de tan sólo el 1,4 %. De lo contrario seguiremos hasta no se sabe cuando, padeciendo modelos educativos discriminatorios e injustos, que les afecta y  pasa factura a los alumnos de familias mas humildes y desfavorecidas.   

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio Aguado Suárez

  ANTONIO AGUADO RESEÑA

 

MANCHETA 21