Buscar
20:41h. lunes, 17 de mayo de 2021

este artículo ni es crítico con el señor Iglesias ni con la señora Monasterio (tampoco de loa o alabanza, claro)

Palabras para ser libres - por Nicolás Guerra Aguiar

 

FRASE AGUIAR

Palabras para ser libres - por Nicolás Guerra Aguiar *

 

Los señores Grande-Marlaska (ministro del Interior), Iglesias (exvicepresidente del Gobierno) y Gámez (directora general de la Guardia Civil) recibieron un sobre personalizado con nota amenazadora, algunas balas. Veinticuatro horas después el candidato de UP abandona el debate en la Cadena SER pues la señora Monasterio, aspirante de VOX, puso en duda la veracidad de las intimidaciones. Y sobre el líder de Podemos añadió: “Los españoles, cuando [lo] escuchan, siempre dudan porque nos ha engañado vilmente".  

CARTA BALAS IGLESIAS MARLASKA GÁMEZdebate electoral madrtid 4 m ser

  Pero si el señor Iglesias miente en el tema del sobre, el escrito - amenaza y las balas, la misma conclusión debe trasladarse a los dos altos cargos de Interior: serían, también, embusteros (“Los españoles no nos creemos nada de este gobierno”, voxifera la señora). Por tanto, serían urdidores, cointrigantes o consentidores de tal amedrentamiento y posterior teatralización… 

  Ante semejanzas de hechos, también cabía pensar lo mismo cuando en 2018 la sede teldense de VOX fue ultrajada con  rotura de cristales y pintadas (“Fachas fuera”). Tal ataque pudo, en efecto, ser producto de propagandísticas estrategias o hábiles recursos para aparecer como víctima de la violencia cuyos directos referentes serían  personas contrarias a la elementalidad democrática, es decir, los otros. 

VOX TELDE FUERA FACHAS

 Mas, a pesar de todo, defendí el legítimo derecho de VOX y publiqué a los pocos días un artículo (“Ataque a una institución política”), del cual reproduzco algunas afirmaciones: “Vaya mi absoluto rechazo al comportamiento de quienes reclaman su expulsión; VOX existe por decisión popular; Acciones como las expuestas carcomen la convivencia democrática”... A la par, hoy creo en la no intervención de los tres políticos amenazados de muerte.

FRASE AGUIAR VOX TELDE

 La señora Monasterio y el señor Iglesias representan planteamientos rigurosamente antagónicos y dispares actitudes, y eso que se identifican por tres confluencias. Una, de carácter espiritual – beatífico (monasterio es ‘Casa de religiosos’, e iglesias se define como ‘Congregaciones de fieles cristianos’). La segunda coincidencia, por su actual actividad: los dos son políticos españoles y, por ende, capaces de medias verdades… Pero tales comportamientos convencen a unos y a otros votantes, respectivamente. Miles de españoles ven casi rigor científico en sus palabras por más que ambos posicionamientos se encuentren en las antípodas. Por tanto, cabe preguntarse: ¿cuál de los dos es éticamente más fiable?

MONASTERIO IGLESIAS

  A la señora Monasterio y al señor Iglesias les interesa España, tercer punto común. Desde la España de destino en lo universal (misional, autoritaria, ultracatólica, ultraliberal) a la España igualada en lo social (chalé para todos, por ejemplo) y con imperativos como la distribución de los bienes de manera equitativa según las necesidades. Y aunque puntos de partida, caminos, actuaciones o comportamientos sean irreconciliables,  sienten España, se apesadumbran por España.

  Lo cual, por otra parte, tampoco es original. Ya desde el siglo XVII la literatura refleja la preocupación por la patria. Así, la serena, inteligente y desapasionada mirada a la realidad de España arranca de Francisco de Quevedo con el extraordinario soneto cuyo primer verso es “Miré los muros de la patria mía”.

miré los muros

Pero también les interesa al siglo XVIII (la Ilustración), al XIX (regeneracionistas; noventaiochistas) y al XX hasta finalizada la Guerra Civil (Novecentismo; grupo poético del 27; resquebrajada Generación del 36). Antología Cercada (Canarias, 1947) recuperará el interés por la sociedad española y dará paso, como pionera, a la literatura de compromiso social de la década siguiente. 

antología cercada 47

  A la par, desde 1939 aparecen la obligatoria asignatura llamada [de]Formación del Espíritu Nacional (credo espiritual) y el canto a la España imperial, católica y redentora llevado a cabo por poetas del bando vencedor (Corona de sonetos a José Antonio Primo de Rivera, revistas como Escorial, Garcilaso…,  antologías de poemas cuyo contenido místico – fascista es definidor). 

poesía franquista

 

  Así, este artículo ni es crítico con el señor Iglesias ni con la señora Monasterio (tampoco de loa o alabanza, claro). Ella tiene derecho a dudar de tal amenaza sobre el primero -otra cosa es que la razón la acoja-. Pero rechazo, de plano, su afirmación de que “Los españoles no nos creemos nada de este Gobierno”. El sujeto generalizador  de la frase engloba a cuarenta y siete millones de personas. Por tanto, su afirmación es absolutamente hiperbólica, disparatada, falsa e, incluso, usurpadora: ¿quién es ella para hablar en nombre de casi cincuenta millones de españoles? (¿Tal dación celestial no es monopolio de bendecidos dictadores?). 

  A mí también me preocupa España, claro. Como a Blas de Otero (“Si abrí los labios para ver el rostro / puro y terrible de mi patria”), ya cronológicamente pasado pero vivo en sus versos.

blas de otero

Me preocupa la España de ahora, la actual; la España en que decenas de miles de ciudadanos, cientos de miles, son fáciles presas para intereses políticos (empiezan a verse los efectos de pprogramados desmantelamientos de la enseñanza pública, del pensamiento) y se reproducen a miles los gueldes de colores, las cuadraturas mentales (otras SERían verbales), prepotencias, simplones hilvanadas en nombre de la libertad por quienes -¡totorotadas!- la reclaman para no ver a sus exparejas...

ayuso

  Me preocupa la España de ahora cuando también en el sacrosanto espacio de la palabra -el Congreso- algunas señorías atropellan las intervenciones de ciertos oradores y vociferan -sí: braman, aúllan, berrean- desde el estrado. Y donde llaman terrorista a un parlamentario peneuvista ("Usted, cercano a los de las pistolas"), se insultan de una bancada a otra (“dictador”, “gilipollas”, “matón”) y entran en lo personal (“con ese moño no podrá ocultar al auténtico coletas”, ¡metafísica política!) … 

insultos congreso

  ¿Qué tenemos allí dentro? ¿A quiénes se ha elegido para defender los intereses ciudadanos, hacer políticas económicas, sanitarias, educativas, sociales..., llegar a consensos en beneficio de la sociedad? ¿Solo saben, acaso, de groserías, toletadas, vilezas (“El coletas rata”), matadas ("¡Eso no me lo dices a la cara!")? ¿Tal es la limitación de su pensamiento? ¿Pueden más los naifes que juiciosas meditaciones? Respetos, serenidades, Ideas... quizás se han vuelto cuesta arriba.  

  (Posdata: según Hércules Abadía, sospéchase de sociatas-comunistas-bolivarianos-judeomasónicos-yijadistas como remitentes de idéntico sobre dirigido a  doña Libertad Ayuso... y del segundo a la directora general de la Guardia Civil -este, para despistar-. ¡Satánico rojerío...!)

TRAIDOR FASCISTA AMARGADA RATA - CIUDADANOS
 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Nicolás Guerra Aguiar

nicolás guerra reseña

mancheta 14