Buscar
02:11h. lunes, 18 de octubre de 2021

Detrás de cada protección del territorio se esconde un negocio encubierto

La Palma para los palmeros y las palmeras. Canarias para los canarios y las canarias.- por isidro Santana León

 

FRASE ISIDRO SANTANA

La Palma para los palmeros y las palmeras. Canarias para los canarios y las canarias.- por isidro Santana León *

 

Si bien el volcán de La Palma (que algunos ya pretenden bautizar con un hagiónimo católico en vez de con un topónimo indígena de la Isla) ha causado una gran desgracia en el pueblo awara, hay que considerar las riquezas que también nos deja este fenómeno natural y que los eruditos callan.

No obstante, antes habría que destacar la miseria de los parásitos, políticos españoles y canarios que, como guirres, caen sobre la desgracia humana tal si carroña fuere, pues la foto, la hipocresía y el postureo es algo connatural de esa Espanya corrupta y esta putrefacta colonia en África que, más de 500 años, les ha servido como burdel.

La demagogia es lo primero que se impone en estas situaciones, todo para sacar réditos partidistas, pues, sólo hay que atenerse a las declaraciones de los mandarines, quienes hacen las pertinentes promesas ante el foco de los medios, mas, si miramos -en este caso- las cantidades destinadas a los damnificados, podemos ver la miseria limosnadora que al respecto aprueba la metrópoli y el gobierno colonial de Canarias: 5 millones de euros el primero y la misma cantidad el segundo.

Si hacemos una comparación con el dinero que destinan a carreteras, “necesarias” para la especulación, y otras macro-obras sin ningún sentido ni utilidad -miles de millones de euros-, nos percataremos de que las ayudas al pueblo canario han sido siempre una ignominia colonialista. No se puede pasar por alto que los agraviados por los incendios de Gran Canaria aún no hayan recibido lo prometido por los políticos, para solventar sus pérdidas y seguir con sus vidas, teniendo comprobado, por los precedentes de toda esta mafia, que su forma de proceder siempre ha sido la misma: no apoyar directamente al pueblo, pero sí sacarles los santos en procesión, con la correspondiente banda militar, para que los desgraciados parroquianos recen por su incierto futuro.

Destinar viviendas -pisos- que seguramente le compran a los bancos, es la medida que, a bombo y platillo, pregonan jactanciosos los mayordomos del poder colonial y del capitalismo, cuando lo que necesitan los habitantes de los pueblos de La Palma tragados por la lava -dada su idiosincrasia y forma de vida- es la reconstrucción de su medio para vivir con dignidad e ilusión y, al contrario, lo que pretende la casta dominante es meter a los pájaros libres en una jaula para que se marchiten y mueran en poco tiempo.

Empero, detrás se esconden los intereses de los mafiosos, que son más devastadores que el volcán, motivo por el que quieren proteger la zona erosionada para que la gente del campo no pueda rehacer sus vidas y actividad, pues, seguro que en su lugar levantarán hoteles rurales y otras parafernalias, acordes con el Parque temático en que están convirtiendo Canarias, lo que supone acabar con nuestra identidad y autosuficiencia para que una minoría caciquil de la colonia y otros grupos foráneos saquen la gran tajada aprovechando las desgracias de nuestro pueblo.

Es harto paradójico que quieran proteger una zona de escoria que los científicos ya han estudiado sobradamente y, por otro, desprotejan el Barranco de Arguineguín (en Gran Canaria) para poner en marcha el proyecto Chira-Soria, destrozo medioambiental que se hace en pro de los intereses de las multinacionales y políticos amancebados.

Vuelvo a la isla de La Palma, ahora sí, para señalar los beneficios de la erupción, asunto que pasa inadvertido ante el pueblo profano. La cantidad de ceniza vertida por la erupción, que el pueblo de La Palma ha recogido de todos los lugares -ingente cantidad, más la que hay después de asentarse la colada- es un producto -fertilizante natural- que se puede usar para la agricultura de toda Canarias y de más allá, incluso para elaboraciones textiles, hormigón, ladrillos ignífugos... Sobre las lenguas de lava se puede emprender, en poco tiempo, tras su enfriamiento, todo tipo de cultivos que serían de una calidad suprema, y la prueba la tenemos en la Isla Baja que ocasionaron el volcán de San Juan y el Teneguía, (La Palma), La Geria (Lanzarote), Bandama (Gran Canaria) y en casi todo el Archipiélago Canario y otros del mundo.

Detrás de cada protección del territorio se esconde un negocio encubierto. Los canarios somos hijos de los volcanes y siempre hemos convivido con ellos, nos hemos aprovechado de sus bondades, aunque sólo un monstruo parezca. Las Islas Canarias están edificadas por erupciones volcánicas, los canarios y todo su medio vegetal y animal nos hemos adaptado a ellos, más, si a estos miserables políticos les da por proteger cada erupción, Malpaís, fajana y todo lugar donde vivimos y producimos el pueblo canario, veremos que hay una seria intención de echarnos de nuestra tierra. Si nos atenemos a esas protecciones que pretenden ¿habría que expropiar a todos los ricos que viven en Bandama?, ¿habría que tirar los hoteles e infraestructuras hechas sobre coladas volcánicas en la costa?, ¿habría que echar al ejército que está en los volcanes de Las Isletas en Gran Canaria...? Nuestra tierra es como es y los canarios somos inherentes a ella; nuestros ancestros vivieron en Malpaíses, coladas y cuevas volcánicas y sus descendientes también lo hemos hecho. No se puede permitir que un Estado opresor como Espanya, que tiene a nuestro pueblo sometido por la fuerza, califique nuestro territorio en Canarias (África) y que le hagan creer al mundo que esta erupción se produjo en Europa. ¡Quién coño es Espanya para declarar propiedad de su reino un territorio que no es suyo!

Isidro Santana León 1/10/2021

 

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Isidro Santana León

isidro santana león reserña

mancheta 22