Buscar
08:36h. sábado, 24 de julio de 2021

La ofensiva contra los sistemas públicos de pensiones viene de la Unión Europea la cual solo trabaja para los grandes capitales

Pensiones, Unión Europea y Sindicalismo de clase - por Carlos Martínez,

 

FRASE MARTÍNEZ

Pensiones, Unión Europea y Sindicalismo de clase - por Carlos Martínez, politólogo, secretario general del Partido Socialista (PSLF), miembro del Comité Científico de Atta. Fue dirigente sindical

El reciente acuerdo sobre pensiones entre gobierno, sindicatos “mayoritarios” y la patronal ha suscitado un amplio debate dentro y fuera del movimiento pensionista. Hay que recordar que son el movimiento y las mareas pensionistas quienes con amplias movilizaciones durante el final de la etapa del PP-gobierno Rajoy, hasta la fecha, ponen en la agenda el tema de las jubilaciones y retiros y comienzan a defender un incremento de su cuantía y la defensa del sistema público de pensiones que ha sido puesto en peligro por el poder y las patronales.

Se da la circunstancia de que la mayoría de las personas pensionistas que impulsan las manifestaciones y concentraciones son afiliadas y afiliados sindicales y muchos de ellos y ellas de los sindicatos mayoritarios pero que metidos estos de lleno en la rueda de las negociones y pactos y el anquilosamiento de las burocracias sindicales rompen con su conservadurismo crean sus propias asociaciones y mareas mucho más representativas que las propias estructuras de jubilados y jubiladas de CCOO y UGT, que por cierto desde hace unos años en convenios colectivos y acuerdos con la patronal en una flagrante contradicción –una más- introducen los fondos privados de pensiones entre las capas trabajadoras con empleos más estables y remunerados. Pero en las negociones el movimiento pensionista asambleario es marginado, ignorado por “mayoritarios”, ninguneado por el gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos y desconocido para la CEOE.

Lo que hay tras estos movimientos de pensionistas e incluso sectores sindicales de otras centrales de clase e incluso CCOO y UGT es el futuro de las pensiones, la defensa del sistema público de pensiones y su viabilidad así como lograr unas pensiones dignas.

La ofensiva contra los sistemas públicos de pensiones viene de la Unión Europea la cual solo trabaja para los grandes capitales y su proyecto político es la privatización y que bancos y aseguradoras hagan negocio con las jubilaciones y/o pensiones. Ese es el proyecto europeo y hay numerosos documentos que así lo atestiguan. Pero claro aunque la burocracia de Bruselas militantemente neoliberal haga propuestas solo en favor de los capitales privados y el mercado, en la UE quien en definitiva manda son los gobiernos y sin los gobiernos no hay nada que hacer, luego los gobernantes son participes de las medidas de desmoche y privatización del sistema público de pensiones. Que no engañen a nadie los miembros de gobiernos europeos.

En el caso español, la “reforma” lo que trata de hacer es por un lado defender un Pacto de Toledo que carga la recaudación sobre las y los trabajadores en activo y no a través de la recaudación de impuestos, con una caja que maneja el gobierno de turno y a la que el PP dio un atraco descomunal, pero que continua siendo una bolsa que los gobiernos utilizan ante el grandísimo incremento de la deuda pública.

Por otra parte el ministro Escrivá y la señora Calviño siguen diciendo de forma más o menos clara que el actual sistema es insostenible y que muy pronto los y las trabajadoras en activo van a tener que hacer un gran esfuerzo al objeto de poderse pagar las pensiones y dado el incremento de la precariedad será muy difícil mantener la cuantía.

Esto indica dos cuestiones, uno que el Pacto de Toledo no es la solución y otra acabar con la precariedad laboral y los contratos de mierda de los que las patronales se enriquecen y hacen caja en tiempos de crisis capitalista y del Covid-19 no hay dinero para pensiones.   

La solución es muy sencilla, el Pacto de Toledo no garantiza el futuro de las pensiones, sino los impuestos. La UE obliga a revisar los sistemas y privatizarlos, pero en la UE mandan los gobiernos por lo que es cuestión de que alguien se oponga o como hacen estados con más criterio social, ignorar estos “consejos” y ante-proyectos. En tercer lugar garantizar los sistemas públicos porque para más inri los fondos de pensiones privados son deficitarios y lo que quieren es chupar dinero público para ellos hacer más negocio todavía.

La cuestión es que los propios estados y el español de forma muy especial para nosotras, renuncian a redistribuir riqueza y prestar servicios públicos, es decir se pegan un tiro en el estómago y en beneficio del interés privado, cada vez recaudan menos impuestos en favor de las grandes empresas y fortunas (Este gobierno PSOE-UP como el que más), así como permiten la precarización del trabajo y consienten la destrucción del empleo de calidad. Un caso paradigmático es la banca. Cada vez hay menos recaudación, cada vez las cotizaciones a la seguridad social son peores y menores, cada vez los salarios son más pobres y cada vez hay más destrucción de empleo digno. Luego cada vez el estado dispone de menos fondos para pensiones, sanidad, educación…

Cuando más falta hace la unidad en la defensa de las pensiones el gobierno logra el objetivo de dividir y enfrentar a mareas, movimientos pensionistas y sindicatos. Algunos sectores de las coordinadoras de pensionistas culpan a los grandes sindicatos de la concertación de claudicar, pero ocultan que en primer lugar la UE presiona con los fondos de recuperación económica al objeto de conseguir la privatización de las pensiones que es su política y en segundo lugar que el gobierno de coalición está comprometido con esas políticas “europeas” y las impulsa.

Solo la derogación de la reforma laboral, el freno a la destrucción de empleo, el fin del precariado masivo y la justicia fiscal pueden garantizar pensiones y servicios públicos y para ello hace falta la unidad de la clase trabajadora y un sindicalismo de clase y combativo.   

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Carlos Martínez

CARLOS MARTÍNEZ PSLF

mancheta 34