Buscar
10:13h. Domingo, 17 de Diciembre de 2017

Piqué - por José Antonio Déniz

 

JOSÉ ANTONIO DÉNIZLa otra noche me dispuse a ver el partido de fútbol entre España y Albania. El primer balón que llegó a los pies de Piqué fue recibido por parte del público con el habitual cariño con que la “afición” trata al hereje. No pude resistir más la actitud de aquella turba enloquecida frente al futbolista catalán y me quedé sin fútbol.

Piqué - por José Antonio Déniz *

La otra noche me dispuse a ver el partido de fútbol entre España y Albania. El primer balón que llegó a los pies de Piqué fue recibido por parte del público con el habitual cariño con que la “afición” trata al hereje. No pude resistir más la actitud de aquella turba enloquecida frente al futbolista catalán y me quedé sin fútbol. Porque aquello, la irracionalidad que nos domina, no es la punta del iceberg, ni siquiera la punta de la punta, ni, aun, la punta de la punta de la punta, de lo que, en este país, entre su gente, se ha convertido el asunto catalán. Entre la masa vociferante del estadio, masa maquillada en su rostro con el rojo de la sangre y la ictericia del odio; el “a por ellos” que con tanta gracia y salero se entonaba al paso de los guardias que partían hacia Cataluña; la magistral lección sobre el cumplimiento de la ley que nos ofreció el Borbón; pensé si ese reino es de este mundo. Del mío, no.

JOAQUÍN ASTOR LANDETEEl juez Astor Landete ofrece, en información recogida por la prensa de hoy sábado, un interesante paralelismo entre las formas de actuar de algunas clases dominantes en Cataluña y en Santa Cruz respecto a la aceptación del acatamiento de la ley. No soy nacionalista ni independentista (Dios me libre). Y, claro, no comulgo con el burdo y pepitesco nacionalismo que nos acosa desde tiempo ha, desde cierta prensa, con el fin de que la justicia no entre en el cortijo de Las Teresitas. Y rechazo con el mismo énfasis el camino por el que unos aventureros de la política, presuntos delincuentes, cuyo objetivo inicial radicaba solamente en salvar las vergüenzas de los Pujol, los Mas y unos cuantos más con su tres por ciento, han conducido a una parte importante del pueblo catalán. Intento de manipulación, fracasado en nuestro peñasco y, chapuza a medio ejecutar, en Cataluña. Manipulación, en ambos casos, ejercida por el mismo perro con distinto collar, por distintos medios y procedimientos, sobre los sentimientos de la gente honrada del pueblo canario o catalán.

En definitiva, que cuando escuché el embrutecedor y embrutecido concierto que, sobre el futbolista Piqué, la televisión nos ofrecía, en directo desde Alicante, me identifiqué con él muchacho y se me vino a la mente la imagen de un gran serrucho construido y empuñado por Borbones, Rajoyes, Puidgdemones y demás comparsas, cortando por el Ebro el mapa y la topografía de este país.

http://cadenaser.com/emisora/2017/10/06/radio_club_tenerife/1507301340_306582.html

* En La casa de mi tía por gentileza de José Antonio Déniz

JOSÉ ANTONIO DÉNIZ RESEÑA