Buscar
viernes, 01 de julio de 2022 23:18h.

El Planeta en llamas - por Franklin Ledezma Candanedo

 

F LDEZM CANDANEDO

El Planeta en llamas - por Franklin Ledezma Candanedo, escritor y periodista

Gracias a la existencia de los Trump  y los Bolsonaro universales, lo mismo que una sociedad que globalizó la indiferencia, el planeta entero está en llamas, de acuerdo con evaluaciones hechas por expertos, quienes advirtieron que las peores consecuencias de la emergencia climática no se pueden evitar si las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera continúan aumentando.

Cifras alarmantes.

En marzo, los polos norte y sur tuvieron temperaturas récord; en mayo nueva Delhi alcanzó los 49C, la semana pasada en Madrid 40C; en el polo norte también se registraron temperaturas igualmente inusuales, asombrosas para la época del año en que el Ártico debería estar emergiendo lentamente de su congelación invernal. En esa región fue más de 3 ° C más cálida que su promedio a largo plazo.

Los científicos del hielo advirtieron que inducir una ola de calor en un polo puede considerarse como una advertencia; las olas de calor en ambos polos a la vez comienzan a parecerse mucho a la catástrofe climática.

Se informó que una ola de calor azotó India y Pakistán en marzo, causando las temperaturas más altas en ese mes desde que comenzaron los registros hace 122 años. El clima abrasador ha continuado en todo el subcontinente, provocando desastres para millones de personas.

Se dio a conocer que un estudio publicado el mes pasado mostró que la ola de calor del sur de Asia se hizo 30 veces más probable que ocurriera por la influencia humana en el clima. 

Friederike Otto, profesora titular de ciencias del clima en el Instituto Grantham del Imperial College de Londres, dijo que las olas de calor solo en Europa habían aumentado en frecuencia en un factor de 100 o más, causadas por las acciones humanas en el vertido de emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Aseguró que este tipo de calor representa una seria amenaza para la salud humana, directamente porque ejerce presión sobre nuestros cuerpos, e indirectamente ya que daña los cultivos, causa incendios forestales e incluso daña nuestro entorno construido, como carreteras y edificios.

Puntualizó que los pobres son los que más sufren, ya que son los que están en los campos o en las fábricas, o en la calle sin refugio en medio del calor, y carecen del lujo del aire acondicionado cuando llegan a casa.

Advirtió que el aire acondicionado en sí mismo es una faceta más del problema: su creciente uso y consumo masivo de energía amenaza con acelerar las emisiones de gases de efecto invernadero, al igual que necesitamos reducirlas urgentemente. 

Por su parte Radhika Khosla, profesora asociada de la Escuela Smith de la Universidad de Oxford indicó: "La comunidad global debe comprometerse con el enfriamiento sostenible, o arriesgarse a encerrar al mundo en un ciclo de retroalimentación mortal, donde la demanda de energía de enfriamiento impulsa más emisiones de gases de efecto invernadero y resulta en un calentamiento global aún mayor".

El cambio climático en América Latina.

América Latina se proyecta como una de las regiones del mundo donde los efectos e impactos del cambio climático serán más intensos, como las olas de calor, la disminución del rendimiento de los cultivos, los incendios forestales, el agotamiento de los arrecifes de coral y los eventos extremos del nivel del mar. 

Consecuencias del cambio climático que ya son visibles en latinoamérica:

-Fenómenos meteorológicos extremos: Huracanes, tornados, inundaciones, 

 deslaves y terremotos, entre otros.

-Sequías.

-Incendios.

-Aumento del nivel del mar y acidificación del océano

-Aumento de temperaturas.

-Cambios en los patrones de precipitación y tormentas.

-Un marcado retroceso de los glaciares.

-El deshielo de los polos se acelera.

-Deshielo de la codillera de los Andes a una de las tasas más rápidas del planeta.

Formas recomendadas de reducir los impactos para las personas y de adaptar nuestras ciudades:

Pintar los techos de blanco en los países cálidos para reflejar los rayos del sol, cultivar hiedra en las paredes de las regiones más templadas, plantar árboles para la sombra, fuentes y más áreas verdes en las ciudades. 

Indicaron, además, que las medidas de adaptación más pesadas incluyen el cambio de los materiales que utilizamos para edificios, redes de transporte y otras infraestructuras vitales, para evitar que las ventanas se caigan de sus marcos, las carreteras se derritan con el calor y los rieles se doblen.

Recalcaron, sin embargo, que estas medidas solo pueden ser un yeso pegajoso: solo los recortes drásticos en las emisiones de gases de efecto invernadero evitarán el caos climático. Las olas de calor actuales están ocurriendo a medida que la tierra se ha calentado en aproximadamente 1.2 ° C por encima de los niveles preindustriales.

Los científicos del clima recordaron que las naciones acordaron en la cumbre climática de la ONU Cop26 celebrada en noviembre de 2021, tratar de no dejar que aumenten en más de 1.5 ° C. Más allá de eso, advirtieron, que los cambios en el clima serán demasiado grandes para superarlos con árboles sombreados o techos blancos, y a 2 ° C se estima que 1.000 millones de personas sufrirán calor extremo y la muerte irremediablemente.

Recalcaron, para concluir, que "si continuamos con las emisiones de gases de efecto invernadero como de costumbre, no hay adaptación que sea posible. Simplemente no puedes". 

Que nadie olvide que el planeta está en llamas; que el nuestro no es un discurso retórico para alarmar a incautos, sino verdades que deben ser asimiladas por la sociedad en general, antes que las llamas que afectan a la casa común, vuelvan cenizas a quienes son –y serán- cómplices de un no lejano apocalipsis.   

Mensaje final.

Hora es de la identificación solidaria con la Madre Tierra, del combate frontal a los Trump y Bolsonaros universales y mercaderes corruptos, depredadores incorregibles de la Casa Común, del ambiente, de los recursos naturales y de todas las especies, que le rinden tributo al becerro de oro y siervos son de la genocida bestia -666- hegemónica imperialista.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Franklin Ledezma Candanedo

 

FRANKLIN LEDEZMA CANDANEDO
FRANKLIN LEDEZMA CANDANEDO

 

 

MANCHETA MAYO 22