Buscar
lunes, 04 de julio de 2022 00:00h.

La Plataforma "Las guaguas no se tocan" ante la deplorable situación de TITSA - por Concepción Pérez Mendoza

Este es el nombre de nuestra Plataforma Ciudadana, a favor del servicio público y, en especial, en contra de los recortes en el servicio de guaguas que algunos barrios y la isla han sufrido.

La Plataforma "Las guaguas no se tocan" ante la deplorable situación de TITSA - por Concepción Pérez Mendoza, miembro y co-fundadora de la Plataforma “Las guaguas no se tocan”.

Este es el nombre de nuestra Plataforma Ciudadana, a favor del servicio público y, en especial, en contra de los recortes en el servicio de guaguas que algunos barrios y la isla han sufrido.

La misma surgió en el período de la última Reordenación, allá por el año 2012, que el Ayuntamiento de Santa Cruz y la empresa TITSA aplicaron, de forma injusta, insolidaria y perjudicial para las personas usuarias de la guagua, sobre todo en los barrios periféricos que fueron los grandes afectados.

Hemos leído el artículo de el periódico El Día, sobre la situación actual de TITSA y no podemos por menos que decir, “¡¡¡teníamos  razón!!!”, y a la vez también “…que pena nos da tenerla”.

En nuestra Plataforma no participan personas técnicas en la materia, pero sí personas que somos usuarias fijas o circunstanciales de las guaguas. Además de eso también la componen activistas, que luchan a diario en varios frentes sociales, lo cual nos permite tener una visión  amplia, formada y experta de la realidad que nos rodea a este respecto. 

Desde que el ex presidente del Cabildo, señor Melchior, comenzó a tomar el timón en pro de poseer un tranvía, hace bastante tiempo, algunas personas dijimos: Esto no va a resultar beneficioso sino, a la corta y larga, muy perjudicial para la ciudadanía y sector empresarial del comercio incluido.

Las características geo-orográficas de nuestra ciudad, no permiten que llegue a los barrios de la periferia, por lo cual el servicio de guaguas sigue siendo imprescindible.

Comenzamos a estudiar, incluso con la ayuda de personas expertas en la materia, si realmente compensaba la inversión tremenda que suponía, con el trayecto a cubrir, que es Santa Cruz-Laguna, consultamos con ellas muchos y variados aspectos, les expusimos nuestras dudas y temores, reafirmándonos cada vez más en ellas.

Como nos querían vender la idea de que el comercio que estuviera en la zona del tranvía iba a crecer, y nosotras seguíamos viendo que esta promesa no se correspondía con la realidad, nos dispusimos a luchar, armadas de sombreros, collares y camisetas verde TITSA, con eslóganes hechos a mano y la ayuda del ruido de unos molestos pitos.

Intentamos por activa y por pasiva, que se nos escuchara, pero eso no sucedió, es más, curiosamente, hasta vecinos/as llegaron a decirnos que estábamos en contra del progreso….. y era en parte cierto, estábamos en contra del progreso económico que les iba a reportar a unos pocos, en contraposición a las pérdidas que supondría para la muchos/as.

Nosotras manteníamos, que con un carril bus y más disponibilidad de guaguas, el transporte público estaría garantizado, y esto con una mínima parte de la inversión que iban a realizar con el tranvía.

Año tras año, por desgracia, se han ido cumpliendo nuestras temerosas predicciones. Se han cerrado comercios porque la línea de tranvía no facilita el paseo para compras, máxime, cuando no hicieron, ni siquiera, pasos de una acera a otra para ir a una tienda. Además el precio es mas caro, con la paradoja, que da igual que vayas de una parada a otra, como si haces todo el recorrido hasta La Laguna. No tiene lógica alguna que paguemos lo mismo por un recorrido de una parada, ejemplo: Fundación a Guimerá que por todo el recorrido completo.

Es totalmente cierto también lo que denunciamos de que a la gente de los barrios no les sirve, porque tienen que hacer trasbordo a la guagua y eso si es que les pilla bien.En fin, todo una gran mentira y despropósito lamentable a nuestro juicio.

Y la segunda parte es el perjuicio a TITSA y a los/as usuarios/as, porque se hace una remodelación, que cuentan que es en aras de mejorar el servicio, a lo que nosotras proponemos bajar costes y seguir manteniendo el tranvía. Aún a sabiendas de que causaban un daño a las personas usuarias, y a la clase trabajadora que vive de su puesto de trabajo en las guaguas.

En ese momento, hubo una contestación importante, de los vecinos y vecinas , sobre todo, en el Barrio de la Salud, y nació la plataforma “Las Guaguas no se tocan”, tras una dura batalla, en la que dos activistas fuimos detenidas y juzgadas, por hacer una manifestación, y parar dos horas el tráfico en la ciudad. También estuvimos unas 15 personas a diario, delante del Ayuntamiento, exigiendo que se cambiara esa remodelación nefasta.

Con todo esta lucha logramos reconducir algo el tema, aunque no todo lo que se debía y deseaba. Y ahora al salir esta información, que viene a darnos la razón, y que el Sr. Alonso, sigue, en las mismas, sin importar el daño a la ciudadanía pensamos que ya está bien, elegimos a los/as políticos/as para que defiendan nuestros intereses, no para que, pisoteándolos, hagan obras faraónicas  que ensalcen sus egos o llenen sus bolsillo, a nuestra costa.

Escribo este artículo de opinón, sin ser técnica en la materia, pero sí experta en el uso del transporte público, con la intención de que se vayan despertando conciencias. La ciudadanía tiene de una vez que ser consciente de que la política no es para las personas que a ella se dedican,  la política es la que marca como vivimos y eso lo debemos  decidir nosotros y nosotras, con nuestro voto y con el control, a los que ponemos al frente de nuestro dinero.

Cada persona ha de reflexionar, sobre cómo quiere vivir, elegir e involucrarse en la forma en que decidimos a quiénes queremos que nos representen y a quiénes “colocamos” para esto.

Solo les dejo una reflexión. Un reducido grupo, decidido y sin miedo, consiguió mucho y estamos muy orgullosos/as, ¿que hubiéramos conseguido si toda la vecindad afectada hubiera tomado la misma actitud de lucha?......Y Presidente, señor Alonso, usted también tiene mucho que reflexionar, si quiere servir a Tenerife, a su gente, o ¿quiere ser político de profesión, y hacer “grandes cosas” que vayan en contra de ellas?. Si nosotras, sin ser técnicas, pudimos ver la realidad, no me digan que ustedes no la vieron, teniendo un ejército de técnicos y eruditos a su servicio.  

* En La casa de mi tía, por gentileza de Concepción Pérez Mendoza y la Plataforma “Las guaguas no se tocan”.