Buscar
22:22h. Sábado, 14 de diciembre de 2019

Playas de Gran Canaria: Libertad para andar desnudo y vestido - por Carlos Gallo Garavano

Nota de Chema Tante:
Este artículo me lo remitió su autor el 17 de febrero, pero mis conocidas limitaciones técnicas enredaron el correo y lo perdí. Ahora, Carlos Gallo me lo  vuelve a enviar. Y aunque la desdichada anécdota que inspira el texto haya quedado olvidada, el problema que evidenciaba sigue lamentablemente muy presente. Por eso publico ahora lo escrito hace unas semanas.
Mis disculpas por el retraso 

Playas de Gran Canaria: Libertad para andar desnudo y vestido - por Carlos Gallo Garavano (*)                    

17 de febrero de 2013

Hace dos días se generó una polémica o debate por las declaraciones del Secretario Ejecutivo de FECAO al referirse a la autorización ilimitada de ejercer el nudismo en las playas de Gran Canaria, declaraciones que analizadas fríamente son muy poco (o nada) acertadas o le faltan muchas matizaciones para poder aceptarlas.

En 1980 todavía vivía en Argentina y comencé a contactar con radioaficionados de Canarias, detalle que me permitió conocer que en algunas playas y en forma acotada se practicaba el topless y el desnudo, modalidades prohibidas y penadas en mi país de origen.

También chocaba radicalmente con mi educación cívica y religiosa que había recibido durante años, pero al vivirlo en directo cuando me radiqué en el Sureste de Gran Canaria en el año 1986, descubrí que en realidad era una nueva libertad personal y social, que no me habían enseñado.

Aprendí que podía ver a vecinas o conocidas desnudas o en topless, pero que eso quedaba delimitado a los minutos vividos en la playa y para nada era trasladable a la vida cotidiana en el pueblo. Fue una muy importante lección sobre la libertad y respeto a las personas.

Es muy difícil la adaptación y cambio de las personas, cuando la enseñanza no se realiza con naturalidad, desde el primer día de vida del bebé, pero debemos saber adaptarnos al año en que vivimos y para ello qué mejor ejemplo que el móvil e internet, tecnologías que la mayoría de los habitantes de Canarias conocen bastante bien en forma independiente de la edad.

Atención, debemos recordar que lo esencial es la libertad de las personas, la educación, la justicia y el turismo del cual vivimos básicamente, por lo tanto es fundamental tener en cuenta que por lo motivos que sean, que no debemos valorar, hay muchas personas que viven en Canarias y turistas que llegan para disfrutar de unos días de vacaciones, que no desean visualizar cuerpos desnudos en la playa y para ser justos, si por un aparente problema de educación toman esa decisión, debemos respetarla en su totalidad, puesto que no genera ninguna complicación ni conflicto con el resto de la sociedad.

Las autoridades de gobierno que autorizaron la práctica ilimitada del nudismo en las playas deberían modificar un poco la reglamentación para asegurar que la entrada a las mismas garanticen el uso general, para entendernos para personas vestidas y a partir de un sitio identificado con el correspondiente cartel de “Zona de libertad en la vestimenta”, ante lo cual cada persona decide si a partir de ese punto mantiene la vestimenta para disfrutar de un día de playa. Esa libertad nos obliga a colocar el cartel opuesto al anterior donde exprese “Por favor, a partir de aquí vestidos”.

Conclusión: Hay que potenciar la libertad de todas las personas, fomentar los espacios en las playas para uso libre de vestimenta, evitando las zonas exclusivas para nudistas y garantizando la entrada a las playas para uso general.

(*) morongps@hotmail.com - Carlos Gallo Garavano, reside en el Sureste de Gran Canaria