Buscar
12:52h. miércoles, 02 de diciembre de 2020

PP, tira la piedra y mete la mano - por Odalys Padrón

Actualmente, según las revistas especializadas, todos los psicólogos reconocen que hay una parte de nuestro cerebro que juega un papel muy importante en los procesos del pensamiento: el subconsciente. Según Freud cuando decimos lo contrario de lo que queríamos decir se debe a una disonancia entre lo que creemos que debemos decir y lo que realmente queremos decir, poniéndonos así al descubierto. Se revela el pensamiento que queremos ocultar.

PP, tira la piedra y mete la mano - por Odalys Padrón, coprimera secretaria de ALTERNATIVA SOCIALISTA y secretaria general de SOCIALISTAS POR TENERIFE *

Actualmente, según las revistas especializadas, todos los psicólogos reconocen que hay una parte de nuestro cerebro que juega un papel muy importante en los procesos del pensamiento: el subconsciente. Según Freud cuando decimos lo contrario de lo que queríamos decir se debe a una disonancia entre lo que creemos que debemos decir y lo que realmente queremos decir, poniéndonos así al descubierto. Se revela el pensamiento que queremos ocultar.

Un ejemplo lo tenemos en algunos dirigentes del Partido Popular: Ana Pastor, Ministra de Fomento, preguntada por la trama de corrupción del PP en Valencia, con parsimonia y convicción contestó: “es incompatible estar en política y ser honrado. La gente lo tiene que saber”; también Mª Dolores de Cospedal, durante la celebración de un mitin, en abril del año pasado, declaró: “Hemos trabajado mucho para saquear a nuestro país”. Como dijeron en las redes sociales, arrebatos de sinceridad.

Mientras seguimos la información de la trama valenciana, la hemeroteca nos recuerda las palabras de Rajoy, presidente del Partido Popular:”se puede confiar. Donde nos han dejado gobernar como en Valencia las cosas han ido como en ningún sitio”, palabras ratificadas por el Vicesecretario nacional del Partido Popular que jaleaba en un mitin: “El PP de la Comunidad valenciana y el Gobierno valenciano se han convertido en grandes buques insignias del proyecto popular en toda España, sentimos sana envidia de lo que habéis hecho y os miramos con afán de superación”… El tiempo dirá si tras cuatro años gobernando España han superado la “gestión valenciana”. Cuestión nada baladí.

El gobierno en funciones mantiene ocultas las declaraciones de patrimonio de altos cargos, como los Ministros, cesados y actuales, Ruiz Gallardón, Ana Mato, Wert, Catalá, Alonso o Méndez de Vigo, alegando un vacío legal que el ejecutivo de Rajoy se ha cuidado de no subsanar pese a que aseguraron que la norma estaría en vigor antes de las elecciones generales de diciembre. Según datos del Ministerio de Hacienda, a 30 de junio de 2015, había en activo 649 altos cargos obligados a formular declaración. También, en estos días, hemos visto más ejemplos de las formas y maneras de actuación de los cargos del Partido Popular. La Teniente Alcalde del Partido Popular en Alcañiz, Teruel, Anabel Fernández se ha hecho con el puesto de técnico de Intervención convocado en noviembre por el Ayuntamiento para reforzar el área que ella preside. En el proceso sólo fueron admitidos siete aspirantes de los 17 que se presentaron. En el primer examen obtuvo la segunda mejor puntuación pero, curiosidades del destino, en el segundo ejercicio fue la única de los cinco aspirantes que quedaban que logró aprobar como confirmó ella misma. La regulación de las causas de abstención y recusación en el ordenamiento administrativo español forma parte del procedimiento administrativo común desde la constitución de 1978 como una de las garantías de la objetividad de la Administración y de la imparcialidad de los funcionarios con que cuentan los ciudadanos. Este caso es, en absoluto, algo excepcional sino más bien habitual. Por ejemplo El Canal de Isabel II, responsable del suministro de agua en Madrid, ha sido una fuente de empleo para amigos, familiares y antiguos cargos del Partido Popular mediante un convenio colectivo que permitía que el 1% de la contratación no se hiciera por concurso o cualquier otro proceso abierto de selección.

Como dijo el Premio Nobel de Literatura, Alexander Solzhenitsin “en Occidente, hablar hoy de moral, proponer las categorías de verdad o mentira, de bien o mal moral, ha pasado a ser simplemente un chiste” y lo corroboran las palabras de Cospedal cuando aludiendo al “Caso Bárcenas” nos mostró el monólogo “la indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido…de simulación de simulación…o de lo que hubiera sido en diferido…de lo que antes era una retribución, tenía que tener la retención a la seguridad social, es que si no hubiera sido…” Ahora Bárcenas declara, ante el Juez, que la responsable de dar la orden de borrar los discos duros de los ordenadores, que ponían de manifiesto la existencia de una contabilidad B en el Partido Popular, es Dolores de Cospedal, abogada del estado y por tanto conocedora de la ley y sus implicaciones.

Lo curioso, por no decir insultante, es que pretendan hacernos creer que Rajoy no sabía nada como Rita Barberá y tantos otros dirigentes imputados, investigados y señalados del Partido Popular. Personajes que pasan de ser gobernadores inflexibles y férreos a cortesanos bobalicones y analfabetos. Barberá es conocida como la Thatcher española. Fuentes periodísticas relatan su talante “dictatorial, impropio de maneras democráticas” donde “los funcionarios estaban acojonados” y “uno de ellos la llevó ante los tribunales por acoso” Ahora, aforada, parece ser la viva imagen del Dr. Jeckyll y Mr. Hyde. La amnesia política le impide recordar que fue el cargo electo que más cobró donde sus ingresos brutos llegaron a ser de 156.000 euros; o como utilizó los gastos de representación que, durante un mandato, ascendieron a más de 278.000 euros, con partidas de 57.000 euros en billetes de avión, 41.000 euros en comidas, 81.000 euros en hoteles y 25.000 euros en gastos navideños; o sus declaraciones ante el supuesto regalo, valorado en 900 euros, de “El Bigotes”,el principal nexo de unión entre la trama Gürtel y el PP valenciano, “un bolso de Louis Vuitton es un regalo absolutamente habitual. Todos los políticos y funcionarios de este país reciben regalos. Ya está bien de tanta hipocresía. Yo misma he recibido regalos de los medios de comunicación”; o de sus actuaciones al margen de los procedimientos de contratación y publicidad que exige la ley al detectarse, en la última etapa de su gobierno, fraccionamiento de facturas por un valor de 2,6 millones de euros burlando de manera irregular los controles y la fiscalización.

El Partido Popular está inmerso en muchísimos casos de corrupción. Con unas pautas y comportamientos que se repiten, sorprendentemente, en todos ellos. Ha abocado, a las clases trabajadoras, a estados de pobreza alarmantes. Ha amparado la privatización y devastado los derechos y libertades. Su política les ha llevado a convertirse en convidados de piedra en la negociación para constituir un gobierno de progreso. El Partido Popular está deslegitimado para formar parte de un gobierno que reconstruya el asolado paisaje político que nos ha dejado.

Necesitamos, es crucial, un gobierno de progreso, la antítesis de lo que hemos sufrido estos cuatro años. Un “equipo” que sepa resolver los problemas y las inquietudes cotidianas. Que restablezca la libertad sindical, los derechos laborales y las prestaciones a los parados. Que luche contra el desempleo y la consecución de sueldos dignos. Que defienda los servicios públicos, de calidad, universales y accesibles que atiendan con eficacia las necesidades de la ciudadanía, sobre la base del principio de igualdad. Que consolide un pacto de estado contra la violencia de género, por la reforma de la justicia y que garantice la ley de dependencia. Que defienda el sistema público de pensiones. Que abogue por la remunicipalización de los servicios públicos. Que garantice el derecho a la vivienda paralizando los desahucios. Que actúe, de manera contundente y consecuente, contra la firma de los tratados, negociados de manera antidemocrática, secreta y con total oscurantismo, TTIP y TiSa. En definitiva, que anteponga las persona a los intereses espurios.

Es necesario un entendimiento entre las distintas fuerzas políticas de centro izquierda porque la realidad, en estos momentos, es que asistimos a ruedas de prensa donde se habla más de los vetos y las discrepancias que de los puntos de posible confluencia o entendimiento. El futuro se presenta desolador…abocándonos a unas nuevas elecciones.

* En La casa de mi tía por gentileza de Odalys Padrón