Buscar
lunes, 04 de julio de 2022 00:00h.

Del PP y sus palmeros - por Javier Doreste

En el pleno de constitución del nuevo ayuntamiento, aquél que se celebró en el Auditorio, me llamó la atención la buena disposición que los grupos de la oposición reflejaron, incluido el alcalde saliente, Juan Cardona.

Del PP y sus palmeros - por Javier Doreste / Primer teniente de alcalde de Las Palmas de Gran Canaria *

En el pleno de constitución del nuevo ayuntamiento, aquél que se celebró en el Auditorio, me llamó la atención la buena disposición que los grupos de la oposición reflejaron, incluido el alcalde saliente, Juan Cardona. Poco ha durado esa buena disposición. Verdad es que del PP no esperaba que durase mucho, pero de Ciudadanos y Unidos si esperaba una oposición más constructiva. Lo más que han hecho ha sido copiar cosas del programa que llevamos a las elecciones como lo de los presupuestos participativos. Pero pasado ese pleno las cosas se van poniendo en su sitio. Así queda Ciudadanos como un partido Popular tuneado. En cuanto a Unidos han vuelto a ser fieles escuderos del conservador Juan Cardona. Un ejemplo lo tenemos en las reacciones suscitadas cuando comentamos en una entrevista, de pasada, que una buena idea era llevar las guaguas por la rambla de Mesa y López dejando el carril de subida con un pavimento continuo para la peatonalización. Dijimos que era una idea, sólo eso, y que además quedaba sujeta a la redacción del Plan Director de Mesa y López y al debate con los vecinos. Los de Unidos saltaron como perenquenes denunciando que solo actuábamos en la parte baja de la ciudad ¡cuando aún no habíamos actuado y cuando decíamos que había que actuar en los barrios altos de la ciudad en la misma entrevista!, y los de Ciudadanos clamaron al cielo que era un disparate hacerlo sin redactar primero el Plan Director. ¡Necesidad que nosotros citábamos en la entrevista! Quedó patente que ninguno de los dos sabe leer un periódico, o peor, no quieren. Por cierto, ejemplo de la parálisis de la gestión del conservador Cardona es que en sus cuatro años de mandato no se ha redactado ningún plan director para ninguna de las zonas comerciales abiertas de la ciudad. De hecho sólo tenemos el Plan director de Puerto-Canteras, redactado bajo el mandato de Saavedra y el de Triana, de mucho antes.

En cuanto al PP se ha limitado a esgrimir tres argumentos contra mi gestión, visto el poco caso que le hacíamos a su sospechosa perreta acuífera.

1. Cierre del Ayuntamiento por vacaciones. El concejal de guardia del PP, Jaime Romero ha recorrido emisoras declarando esta mentira. Ni el ayuntamiento se ha cerrado por vacaciones ni todos los concejales nos hemos ido. Al revés, nos hemos turnado y algunos, como yo, solo nos hemos ido ocho días. Me fui el miércoles 5 y estaba en el ayuntamiento el jueves 13. Por cierto, ese día me crucé en la puerta con el concejal de guardia Jaime Romero. Todavía espero que rectifique sus mentirijillas sobre mis vacaciones.

2.Pérdida del dinero de La Cicer. Eso ha repetido hasta la saciedad en un par de artículos y declaraciones el conservador Cardona. Se olvida de que no dejaron sino un proyecto y no movieron ni un solo papel de los muchos que conlleva cualquier obra en el ayuntamiento. Esa obra será financiada por el Cabildo mediante el Plan de Cooperación de 2015. Como Juan Cardona no dispuso lo necesario para que la obra se agilizase hemos tenido que hablar con los responsables del Cabildo, Ángel Víctor Torres y Carmelo Ramírez y estos han accedido a guardarnos el dinero y no descontarlo del Plan de Cooperación de 2016. El dinero no se ha perdido. Está a la espera que terminemos con el papeleo.

3. Retraso de la carreta de Tafira. El conservador Juan Cardona olvida que dejó el proyecto con la burocracia a medio hacer. Nos reunimos con vecinos para ponernos de acuerdo en los últimos detalles y a todo meter, cumpliendo los plazos que nos obliga la ley, esperamos que esa obra empiece el próximo miércoles. No olviden que antes ha tenido que ser adjudicada, que esa adjudicación tiene que publicarse en el BOP y hay que esperar a las alegaciones de alguna empresa que se sienta perjudicada. Todo eso son plazos por imperativo legal. Como queremos que nuestra gestión sea escrupulosamente legal y no terminar como en el asunto de la biblioteca, puede que algunas cosas no vayan al ritmo que queremos, pero no nos queda más remedio.

Y no me olvido de sus declaraciones referentes a que yo había dejado para septiembre una reunión con los directivos de Endesa para tratar la sentencia que los obliga a cerrar la estación de Las Canteras. Ponía como ejemplo de mi dejadez el dejar esa reunión para ese mes. Falso de toda falsedad. Fue la propia Endesa la que pidió que la reunión fuera en septiembre.

Pero del asunto del Convenio del Guiniguada el conservador Juan Cardona no dice nada. Sabe que el 13 de mayo, siendo alcalde, el Cabildo le envió un escrito solicitando que liberase los millones que estaban bloqueados por el caduco convenio del Guiniguada para poder emplearlos en la circunvalación. A cambio el Cabildo y el Gobierno autónomo compensarían con obras por ese importe al municipio. El papel de marras quedó en el absoluto olvido cardonil y hemos sido nosotros quienes hemos liberado ese dinero del cabildo, no solo pensando en las ventajas de la circunvalación sino en los puestos de trabajo que se generan en esa obra. Saco esto como otro ejemplo de la parálisis del mandato popular. Si uno revisa en que ha quedado la ciudad del mar y demás inventos peperos, observa que no hay nada. Mucha fanfarria, mucho ruido y pocas lapas. Lo mismo ocurre con su exigencia sobre el istmo o el Parque de Santa Catalina. Estuvieron cuatro años sin hacer nada en la zona, excepto el follón de los carnavales con unos vecinos, y ahora vienen poniendo el grito en el cielo. No hemos encontrado ningún proyecto sobre el istmo, que conste, salvo el amado acuario.

Cuando escribo estas líneas llevamos 70 días de gobierno. En esos días hemos liberado el dinero de la Circunvalación (con su papeleo), impulsado la obra de la GC 111 (con su papeleo), impulsado la ralentizada obra de las 72 viviendas de Tamaraceite, puesta en marcha de varias obras de mejora en barrios, reunido con varios colectivos de vecinos y trabajadores, con gobierno autónomo y cabildo buscando el dinero que está ciudad necesita, seguido el asunto del Confital, etc… Piensen los lectores que cada obra municipal no sólo debe llevar el proyecto urbanístico correspondiente sino los informes jurídicos, de intervención, etc… y que cada informe lleva su tiempo, la administración pública impone sus ritmos. Lo más que podemos hacer, y claro que podemos, es impulsar, impulsar e impulsar. Por suerte contamos con técnicos muy buenos en la corporación y no nos hace falta traer a nadie de fuera para el área.

En fin, me gustaría que la oposición se dedicase a fiscalizar y no a mentir. Pero el PP abrió ese camino y por él han entrado los de Ciudadanos y Unidos, como palmeros en tablao.  

* En La casa de mi tía por gentileza de Javier Doreste