Buscar
01:46h. Lunes, 17 de Diciembre de 2018

Presentación del libro de Antonio Aguado en Agaete - por Erasmo Quintana

FRASE ERASMO

Presentación del libro de Antonio Aguado en Agaete - por Erasmo Quintana *

Texto del discurso de Erasmo Quintana para presentar el libro “Desde la coherencia. Democracia, Socialismo y República”.

Estimados Alcalde Juan Ramón Martín Trujillo y consejera y concejala de Cultura Inés Miranda; señores concejales, también el entrañable exalcalde Javier Tadeo, amigos todos que nos acompañan, sean bienvenidos a este acto de presentación del libro de Antonio Aguado.

tomás morales huerto de las floresAmigas, amigos: hoy, ahora, nos encontramos en un lugar que me emociona por lo que para mí representa. Cerca de este lugar, la Casa de la Cultura, hállase el Huerto de las Flores, donde se celebraban encuentros culturales por aquellos poetas de la modernidad en Gran Canaria: esa tríada maravillosa que formaron Tomás Morales, Alonso Quesada y Saulo Torón. Cerca de aquí pues se discutía y disertaba sobre “Poemas de la Gloria, del Amor y del Mar”, del cantor del Atlántico, o del “Lino de los sueños”, de Alonso Quesada. Reuníase todo el mundo poético insular: los vates de Telde Fernando González y Montiano Placeres; Agustín Millares Carlo, Luis Benítez Inglot, Claudio de la Torre, Luis Doreste Silva, etc. Lo más granado de la avanzadilla cultural grancanaria. Saber esto es lo que me emociona, ustedes me perdonarán la licencia que me permito.

antonio aguadoeligio hernández 3Estamos aquí, en la Casa de la Cultura de Agaete para presentarles el libro que ha publicado mi medio hermano Antonio Aguado (como ya me están diciendo por ahí), cosa que hago encantadísimo. Me acompaña otro gran amigo y compañero, el exfiscal general del Estado, Eligio Hernández Gutiérrez, el que a pesar de que nos vemos con poca frecuencia, el afecto que nació entre nosotros hace más de treinta años, se mantiene incólume, como el primer día.

Conocí por primera vez a Eligio, precisamente, por Antonio Aguado, que le había preparado una conferencia en el Club Prensa Canaria, del periódico La Provincia, allá por los comienzos de la década de los 80 del siglo pasado. Antonio me dijo algo así: “Erasmo, vas a conocer a un compañero, gran promesa del partido, un mirlo blanco, preparadísimo y una bellísima persona”. Las espectativas se cumplieron. Ante una sala totalmente abarrotada el éxito fue rotundo. Aquel fue el momento que no solo yo descubría a Eligio, lo descubrió toda la audiencia, que como yo, lo oíamos por primera vez. Algo más tarde, el compañero Javier Tadeo, siendo alcalde de esta hermosa Villa, lo invitó a que diera una conferencia en el Huerto de las Flores, y me pidió a mí que fuera quien lo presentara, cosa que tuve el honor de hacer. En mis cortas y torpes palabras dije que la manera de actuar y de ser de Eligio lo aproximaba mucho al humanismo cristiano, cosa que noté le agradó, porque así me lo manifestó.

FUNDACIÓN JUAN NEGRÍN 2Andando el tiempo, una vez que nos reunimos un grupo de compañeros y amigos con las mismas inquietudes inscribimos ante notario la Fundación Juan Negrín, Eligio sustituyó en la presidencia a Agustín Millares Cantero, que fue el primer CARMELO PADRÓNpresidente. En definitiva, cada vez que coincidimos en algún acto, el último en el homenaje en el Cabildo a nuestro malogrado y querido compañero, Carmelo Padrón, renovamos el afecto y aprecio que nos tenemos. Como ahora, que nos reúne la presentación del libro del común compañero y amigo Antonio Aguado, que titula “Desde la coherencia. Democracia, Socialismo y República”. Hacerlo es algo que me llena de auténtica satisfacción, porque se trata de un amigo con el que he compartido mucha militancia, alegrías y tristezas que tienen que ver con el avatar de una organización, un partido político, el PSOE, al que siempre hemos amado, viendo en él el instrumento que soluciona los grandes problemas de la sociedad, si está en manos de personas responsables, serias y rectas quiero decir. Organización que queremos compuesta de miembros trabajadores y coherentes, cuya meta sea siempre el bien común; luchando contra las injusticias, ayudando al desvalido, a los desheredados de la fortuna, olvidados del sistema. Este idealismo de izquierdas es lo que ha forjado a Antonio Aguado, durante años, convertido en un duro e incansable luchador social. Se ha manifestado en numerosas ocasiones, incluso atándose con cadenas, cuando lo que reivindicaba así lo exigía. Allí donde no había justicia social y las personas eran oprimidas por el capricho del poderoso, también podíamos ver a Antonio. La solidaridad en él asimismo es bien conocida. Es todo sinceridad: lo mismo le oímos decir ahora que siempre, y la hipocresía y doblez en el trato no se le conoce. Destila sinceridad en todo lo que emprende, y es un amigo leal. En su presencia nadie puede hablar mal de un compañero.

Tiene una cualidad que no he visto se haya comentado de él, y ahora lo hago yo. Antonio es una persona sensible, se emociona con facilidad, pero al mismo tiempo es duro, exigente al máximo, y es sabido que quien se exige tanto a sí mismo, es igual de exigente con las personas de su entorno. Sus arranques, a veces durísimos, con compañeros que no respetan la línea y los postulados socialistas, le granjean rechazoPABLO IGLESIAS POSE y enemistad. Aquí no admite medias tintas: las cosas son blancas o negras. No se casa con nadie; para no renunciar a las verdaderas esencias del partido que fundó Pablo Iglesias Posse, no le importa que no se cuente con él para ocupar cargos de marioneta. No le interesa la deriva por la que vienen llevando al partido desde la tirada por la borda de ideales progresistas, que no empezó con Zapatero, que también, sino con Felipe González. Se escandaliza viendo que son legión los advenedizos, los hipócritas y los no coherentes. Tiene razón. Todos sabemos la cantidad de gente que llega al partido, sobre todo en víspera de elecciones, lameculos buscando el cargo (perdóneseme la expresión), gente que lo mismo le da un partido que otro. No van por sus ideales porque no los tienen, van buscando la solución a sus vidas. Es por ésto que viene Antonio luchado tanto en el partido, siendo sus principales enemigos todos aquéllos que de socialistas nada tienen.  

Ya lo tengo dicho, que este libro que hoy presentamos en este emblemático lugar obra de Antonio Aguado, encontramos al veterano y coherente socialista en esencia pura y al genuino republicano. En todas sus páginas, de principio a fin destila un profundo idealismo progresista y un gran desprendimiento personal, lejos de toda afectación de aprovechamiento personal. Entre líneas se adivina que lo único que mueve al autor es la rectitud de intenciones de lo que se hace en política; el acatamiento a las reglas y normas básicas que emanan de los Estatutos orgánicos; la seriedad e integridad personal a ultranza; el ejemplo personal y la correcta actuación pública que se hace en las instituciones desde y en nombre del partido. Por cierto, corren aires nuevos en el PSOE. Así como veíamos a Pedro Sánchez un poco veleta, parece que los pasos que está dando como nuevo presidente van en la buena línea, formando un Gobierno mayoritario de mujeres preparadísimas y experimentadas, al  tiempo que rescatando al exministro y expresidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, hombre serio, inteligente y trabajador por el bien público. Con la hipocresía y doblez Antonio es un radical intransigente. Sé de sobra que por esto se hace antipático y se gana más de un enemigo en los que se aprovechan de la coyuntura en forma de eternos cargos públicos. Pero no únicamente por ello se ve que lo detestan, sino que además tratan de destrozarlo criticándolo inmisericordemente con la táctica del boca a boca soterrada entre sus adláteres.

A Antonio es necesario comprenderlo bien. A él le tiene sin cuidado las personas que integran la organización. Lo que de verdad le preocupa es el partido, y que los que estén allí, dirigiéndolo, lo conviertan en un verdadero instrumento para cambiar la sociedad fría e insolidaria que tenemos. Que el PSOE recupere sus orígenes y los principios fundacionales, con ese toque de necesaria utopía (ya sabemos que la utopía ha sido siempre el motor que ha cambiado el Mundo), al tiempo que dejando el posibilismo insolidario para aquellos partidos que quieren instrumentalizar la precariedad y necesidad de la gente en su propio beneficio. Sueña Antonio con dignificar la política española, esa misma que los políticos han encanallado tanto, en los últimos tiempos, en todos los sentidos.

En este noble idealismo, yo te digo, Antonio, que no estás solo. Sé que por ello, precisamente, hay muchos amigos, conocidos o compañeros que han abandonado el partido, que te aprecian, te respetan y te siguen en todo cuanto escribes. Y yo, para terminar, estando en un lugar tan emblemático de la Cultura de esta hermosa Villa de Agaete, insular y la Canaria, eco sonoro de la mejor poesía identitaria, que es ese Huerto de las Flores, me quiero despedir con un breve poema que dedicó el oriolano poeta del pueblo, Miguel Hernández, en la muerte de su amigo Ramón Sijé, pero que quiero, Antonio, recibas como algo personal mío:

 

A las aladas almas de las rosas

del almendro de nata te requiero,

que tenemos que hablar de muchas cosas,

compañero del alma, compañero.

Casa de la Cultura – Villa de Agaete – 7 de junio - 2018

desde la coherencia 2

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA RESEÑA

 

 

MANCHETA DONACIONES