Buscar
20:06h. Viernes, 22 de Junio de 2018

El problema catalán: hoy como ayer - por Erasmo Quintana

 

frase erasmo

 

El problema catalán: hoy como ayer - por Erasmo Quintana *

Como internamiento carcelario preventivo ha sido mi estancia en la Unidad de Cirugía Cardiológica -Cirugía Toráxica- del Hospital Dr. Negrín durante casi una quincena. Comparar sin embargo aquel recinto hospitalario con algo parecido a una mazmorra, comprenderán mis amigos que cae de lleno en la exageración. De cárcel, nada, cuando es una de las más completas dotaciones hospitalarias (la más importante de Canarias) y con un plantel de profesionales mejor preparados, cosa que ponen día a día de manifiesto multiplicando sus esfuerzos, canto sonoro de los héroes del sistema. Ello sin embargo no les exime de ser víctimas de la mala gestión administrativa, extremo que está a la vista de todos con los impresentables e injustificables recortes en el Presupuesto Sanitario Nacional.

El motivo de mi ingreso fue resolver una disfunción de la válvula aórtica, que desde hacía tiempo tenía calcificada, por lo que mi corazón trabajaba haciendo doble esfuerzo. Para resolverlo, se procedió a la cirugía de sustitución valvular aórtica por prótesis biológica. La intervención, según el jefe del equipo de Cirugía de Cardio, Dr. López Ruiz, fue un completo éxito: el corazón no sangró y todo discurrió sobre ruedas.

El tiempo de permanencia hospitalaria me obligó a poner freno a la vorágine en la que tenía convertida mi vida cotidiana, poco recomendada o adecuada si se quiere tener bien cogidas las riendas de los deberes autoimpuestos. Así, con la pachorra debida me dediqué a desempolvar viejas lecturas que tenía aparcadas para un mejor momento. De dicha coyuntura salió lo que aparece a continuación:

    Silverio Lanza, seudónimo de Juan Bautista Amorós y Vázquez de Figueroa, fue un madrileño que nació en 1856 y murió en 1912, en Getafe, donde residía. Personaje enigmático al que adoraba Pío Baroja, con su mezcla también de rechazo. Frecuentó poco las tertulias de café de la Generación del 98. Serio, taciturno y radical, cobró fama como “el solitario de Getafe”. Se ganó la admiración de Azorín y de Ramón Gómez de la Serna. Fue procesado (como hoy sucede) por escribir libros, y lamentó haber sido preso en un país, España, en el que escaseaban los que saben escribir y leer.

Sobre la secular cuestión catalana también escribió, con tintes que hoy parecen de rabiosa actualidad:

  “Madrid y Barcelona son esponjas hinchadas con sudor de aldeanos. Si vence Madrid, aprenderán los catalanes honrados que la redención está en el amor a los honrados hombres de Castilla, que admiran las virtudes catalanas: en la reconquista honrada por procedimientos honrosos. Si vence Barcelona, será productivo hermosear Sevilla y alzarse con ella y con la tierra andaluza.

    Madrid [Rajoy] es la mancha de la mora madura, y acaso la quite Barcelona [el Independentismo] que es la mora verde.

     -Resultarán (dice el vulgo) dos manchas que no salen.

     -¿Y a fuerza de puños? (preguntan los quisquillosos).

     -Tampoco. Lo mejor es dejar la prenda para usarla en ca sa.

     -O no usarla nunca. Barcelona [precariedad en la atención social]y Madrid [deficientes los servicios sociosanitarios] no abrigan el alma y el cuerpo de ningún español desdichado, porque nuestra hambre, nuestra sed, no se aplacan con una mora añeja ni con una mora verde.

      Es hambre y sed de justicia.”                                  

(De “La rendición de Santiago”)

la rendición de santiago

 

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA RESEÑA