Buscar
19:04h. Viernes, 19 de julio de 2019

Cuatro promesas del Gobierno canario - por Nicolás Guerra Aguiar

 

FRASE AGUIAR

Cuatro promesas del Gobierno canario - por Nicolás Guerra Aguiar *

 

El Gobierno de Canarias entra en 2018 con, entre otras, cuatro promesas: el nuevo edificio del instituto Saulo Torón (Gáldar); la prohibición de las peleas de gallos; la creación de veinte mil puestos de trabajo y el inicio de la segunda fase para enlazar sin peligro alguno Agaete con La Aldea por carretera.

CLAVIJOMuy arrecho, pues, el presidente señor Clavijo Batlle. Y sobre todo convincente para muchos, crédulos mortales a quienes envidio su crédito a palabras no escritas. Porque a estas alturas no me sirven más que documentos oficiales notariados por el funcionario correspondiente para dar fe conforme a las leyes. Lo cual no pone en duda, por supuesto, la buena disposición del señor Clavijo para cumplir compromisos adquiridos ni, en absoluto, mi esperanza en su responsabilidad.

  Pero con años de experiencia en el seguimiento de tradiciones y forzando a tope las cuatro células grises que permanecen en mi capacidad de entendimientos, he llegado a la evocación de un dicho muy popular en Sardina de Gáldar cuando los barquillos se acercaban peligrosamente al veril: “¡Al golpito; déjense dil al golpìto pa no trabucá!” (verbo trabucar que solo en Canarias significa ‘hundirse’). Uno ha perdido la inocente ingenuidad de creer las promesas, es decir, voces desprovistas de verdades o cargadas con ilusiones hechas para dar en la mar, qu’es el morir manriqueño.

Obviamente, el adjetivo “arrecho” –muy extendido en Hispanoamérica- lo empleo con el tercer significado (Diccionario de uso del español, de María Moliner): ‘Valiente’. E, incluso, con la sexta acepción del Diccionario de la lengua española (RAE) pues, a fin de cuentas, el señor Clavijo aún rebosa serena juventud: ‘En lenguaje juvenil, espectacular, sensacional’. (A pesar de las apariencias gráficas, nada que ver -por el momento- con arrechucho, ‘Indisposición repentina y pasajera’.)

pezNo obstante –me invita la condición lagunera del señor presidente- recuerdo un refrán (“Por la lengua muere el pez. Piensa antes y habla después”) memorizado allá por el milenio anterior en “lugar sagrado y a más acogedor”, sacrosanta institución hoy derruida: el bodegón La Oficina (“Contra la sed ardorosa / es muy buena medicina / la inyección intravinosa. / Para informes, La Oficina”). Un azulejo de los varios colgados en las paredes junto a poemas de Gutiérrez Albelo, Nijota, Manuel Verdugo… perpetuaba tal costumbre de personas lingüísticamente desarretadas.  

la oficina verso

INSTITUTO SAULO TORÓNAsí, por ejemplo, sobre la construcción del nuevo edificio para el instituto Saulo Torón de Gáldar. Desde mis años en su claustro (cuatro décadas atrás) el actual ya casi era edificación arqueológica, habitáculo en apariencia cercano a las edades de la Cueva Pintada cuya policromada decoración la sitúa el carbono 14 en torno a los siglos XI – XIII. Sin embargo es algo más joven: ronda los 45 años. Pero el tono adquirido con el uso le ha dado el carácter añejo y marchito propio de estampas románticas.

Hace dos décadas que se habla de lo mismo. Días atrás volvió a ser noticia: el Gobierno canario promete (¿dónde está el acta notarial?) la modificación del proyecto para “integrar los restos arqueológicos aparecidos en el terreno”. (“Restos”, por cierto, nada extraños en la zona del apasionado Barranquillo, hoy Barrio Hospital). Óyese decir, entre murmullos y MATRACAplácemes, que las obras serán licitadas en 2018. Ya se vuelven a limpiar los badajos campaniles de la iglesia galdense para acompasar los ritmos sonoros exigidos para tales milagros anunciados… pero non fechos. Acaso, y según es tradición en las promesas de gobiernos canarios con el instituto, lo único que resonará por vigésima vez será lo de siempre: “Ya vuelve esta gente con la misma matraca”.

Segunda. Fue noticia destacada incluso en la prensa de más allá de la raya y muy comentada en toda la canaria: el Gobierno regional decide modificar la ley (1991) con la idea de prohibir las peleas de gallos, actividades que llegan de América (el nobel García Márquez las refleja en algunas novelas) y arraigan en Canarias (un cuadro de Antonio Padrón lleva el título de “Pelea de gallos”). Incluso así, y con todos mis respetos para quienes reclaman su regularización, las muertes violentas de animales no pueden ser elementos identificadores de la cultura de un pueblo.

PELEAS DE GALLOS

Mas para la prohibición absoluta (la ley actual permite ciertas excepciones) deben considerarse varios nimios aspectos sobre las pretensiones: están en “fase de anteproyecto”; seguirá la “fase de solicitud simultánea de diversos informes internos, de instituciones, de otras administraciones, de entidades y órganos”; después vendrá la “fase de información pública y audiencia” y culminaría con el pronunciamiento de Hacienda. Por tanto, “¡Cuán largo me lo fiáis, amigo Sancho!”.

CEJAS CIUDADANOSTercera. El señor presidente quiere crear 20 000 puestos de trabajo “de calidad”. Y da muestras de buen hacer, vive Dios, con los iniciales experimentos para su consecución. Así, según el señor Cejas, portavoz autonómico de Ciudadanos, “es alarmante el coladero de COATICIÓN CANARIAcargos de CC en el Gobierno de Canarias" pues, por ejemplo, un santaluceño cconcejal fue nombrado asesor en organismo oficial. (Tal sucedió, también, con otro cconcejal herreño contratado como “asistente de vivienda del presidente”: ejerce su ajaxpinosa labor de limpieza… desde El Hierro.) Pero que “calidad, coladero, cargos” y CoATIción Canaria empiecen por la misma letra es, simplemente, coincidencia cósmica, casualidad; pero no coña.

carretera la aldea 2Su cuarto compromiso: declarará de urgencia las obras para finalizar la nueva carretera Agaete – La Aldea. Muy astuto, usa forma verbal en futuro y no un inmediato presente como “yo declaro ante notario”.  Además, hay un apéndice cual vía escapatoria: “Las obras podrían iniciarse en agosto o septiembre… si no se presentan dificultades que lo impidan”. (Así, precisamente, se desriscó la madre de la baifa.)

  En definitiva: cuatro promesas. Tres de ellas (nuevo instituto, creación de empleo –digno- y carretera) arrancan casi desde el Big Bang o Gran Explosión, hace ya algunos añitos. Los mismos que CoATIción lleva en el poder.  Sin embargo, necesito creer en la palabra del señor presidente: como al poeta gomero Pedro García Cabrera, “la esperanza me mantiene”

.LA ESPERANZA ME MANTIENE

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Nicolás Guerra Aguiar

NICOLÁS GUERRA AGUIAR RESEÑA