Buscar
20:02h. Viernes, 10 de abril de 2020

Propuesta de organización de las Asambleas Ciudadanas - por Eloy Cuadra

 

 

asamblea sctf

eloy cuadraA propósito de la 2ª Asamblea Ciudadana Abierta y Participativa que se celebra este miércoles a las 19.00 horas en el Centro Cultural de Santa María del Mar, en Santa Cruz de Tenerife, Eloy Cuadra me manda una propuesta de modelo organizativo, para valorar entre todas las personas asistentes.

 

 

Propuesta de organización de las Asambleas Ciudadanas - por Eloy Cuadra

-.Principios  básicos.-

 (para echar a andar)


I.- Todo el mundo es bueno hasta que se demuestre lo contrario. Se trata de darle un voto de confianza a todas las personas que asisten a las asambleas, ya sean de colectivos, de partidos o lo estén a título particular. Da igual que ya los conozcamos, que nos hayan dicho tal o cual cosa o tengamos algún precedente. Borrón y cuenta nueva, empezamos de cero. Respeto, honestidad, ganas de trabajar, saberse dentro de un proyecto compartido, un plus en positivo por estar. Buscar los puntos en común y construir sobre ellos, no sobre las cosas que nos diferencian. Para corregir y separar ya habrá tiempo, si la cosa se complica.


II.- Sin prisas, pero sin pausa. Desde Asamblea por Tenerife, hace ya muchos años (con el paréntesis del 15M), no hay en Tenerife un movimiento cívico-político organizado capaz de plantar batalla, no hemos por tanto de tener prisas por organizarnos y ser operativos. No se trata de ganar un debate o convencer, tratamos de construir un movimiento que empodere a la ciudadanía, así, hemos de ser pacientes, abrir debates, explicar,  mostrar, escuchar, hacer pedagogía, invitar a la participación, con cada problemática que abordemos. No pensemos en resolverlo todo en una asamblea o dos. No somos un grupo de acción rápida, las acciones llegarán, pero tendrán más repercusión y probabilidades de éxito si son participadas, bien explicadas y compartidas por la mayoría.


III.- Actuamos en lo local, de momento. La iniciativa parte de colectivos sociales, vecinales y plataformas que tienen su radio de acción en el área metropolitana de Santa Cruz de Tenerife, las asambleas se celebran en asociaciones de barrios de Santa Cruz, y la mayoría de colectivos que participan o tienen intención de hacerlo son del mismo área metropolitana. Así las cosas, aunque algunos tengamos interés en avanzar en luchas globales parece conveniente empezar por problemáticas locales, con repercusión insular o autonómica, pero asuntos locales, preferentemente. Por esta vía iremos cogiendo fuerza, engrasando y cohesionando la iniciativa, y a la vez es más probable movilizar a la gente, con temas concretos que les afectan directamente, y será más fácil obtener resultados en las acciones.


IV.- Quien mucho abarca poco aprieta. Cada colectivo, grupo, partido o persona a título individual de las que participan en las asambleas, de seguro tendrán otras muchas historias y actividades particulares a sumar a lo que se proponga en las asambleas ciudadanas, de modo que será bueno, para no acabar desbordados, lanzar sólo las iniciativas para las que contemos con unas mínimas garantías de participación. Dicho de otra manera, de nada sirve debatir mucho en las asambleas y crear muchas comisiones o grupos de trabajo si luego no hay gente suficiente para desarrollar el trabajo y ocupar esas comisiones.

 

V.- Estamos juntos sin obligar. Partimos de la libertad de cada persona o colectivo participante, a participar o no en las decisiones que se tomen en la asamblea, según se esté o no de acuerdo con lo que se acuerde. No hay obligación de participar en la acción si no se estima oportuno, no se trata de imponer ideas ni discursos o teorías ideológicas, intentamos resolver problemas prácticos que afectan a las personas.

 

-.Organización de las asambleas.-

-Puede haber asambleas informativas y deliberativas, o asambleas en las que se busca tomar decisiones. Pensando en estas últimas, para obtener un resultado bien participado y fuerte, hemos de tener en cuenta pasar previamente por la información y la deliberación o el debate, para lo que podremos celebrar asambleas previas. 

-Por regla general se harán presentaciones de las personas participantes, y en calidad de qué -individual o colectivo- participan en la misma.

-Se designarán una o dos personas para tomar acta de la asamblea (dependiendo de la extensión) y tres personas como moderadoras-dinamizadoras, una para tomar los turnos de palabra y dos para avanzar los temas a tratar y controlar los tiempos para cumplir unos objetivos mínimos. En cada asamblea cambiarán las personas para no tomar excesivo protagonismo. 

-Las asambleas tendrán un orden del día fijado previamente, con cuestiones a tratar bien concretas. 

-La duración de las asambleas será de un mínimo de una hora y un máximo de dos (aprox.), con turnos de palabra que limitarán su extensión al número de personas asistentes y a las palabras pedidas (entre 2 y 3 minutos como máximo), recomendando a las personas que intervienen que tomen nota previa de lo que quieren decir, para no extenderse o divagar demasiado. 

-Si la cuestión a abordar no ha sido lo suficientemente participada o debatida o requiere de más tiempo, finalizaremos la asamblea emplazándonos para una próxima.  

-En la toma de decisiones se priorizará el consenso sobre el voto de las mayorías, procurando acomodar en la decisión adoptada a todas las voces y opiniones expresadas. 

-Si no hay posibilidad de consenso se optará por votar, procurando reducir las propuestas a votar. La mayoría vinculante deberá ser como mínimo de 2/3 de los asistentes. Con esta fórmula las acciones parten más reforzadas, y a la vez se hace más complicado que un determinado grupo intente imponer su criterio de manera monopolística llevando mucha gente a la votación.

-Son asambleas ciudadanas donde se intenta dar voz y empoderar al ciudadano, de modo que independientemente de en calidad de qué se esté en la asamblea, por regla general se vota por persona no por colectivo, en la forma de una persona un voto. Ahora bien, para hacer más operativas las acciones, existe la posibilidad de optar entre dos formas de decisión y presentación de las mismas: 

a) Como asamblea ciudadana. Por esta vía todos y todas cuentan solo a título individual, una persona un voto, y el resultado de lo que se decida se defiende como asamblea ciudadana sin que figuren nombres de colectivos, sindicatos, plataformas o partidos, pudiendo salir de la asamblea ya una decisión concluyente y definitiva. Con esta fórmula ningún grupo, partido o colectivo puede sacar rédito o protagonismo, pues no figuran por ningún sitio.

b) Como asamblea de colectivos.  Esta opción se toma cuando se entiende que es mejor que se visibilicen los grupos, por las peculiaridades de la acción a llevar a cabo. En esta caso se votará de la misma manera que en la anterior opción, una persona un voto, y también podrán votar las personas que acuden a título individual, con una salvedad: solo podrán votar un máximo de 3 personas por colectivo o grupo. Con este límite evitamos que un grupo lleve a personas de manera masiva para decantar la votación hacia su opción. Para esta segunda modalidad como es lógico, el voto de los miembros de los colectivos estará casi siempre supeditado a la confirmación de su voto afirmativo o no, manifestada con posterioridad en sus respectivas asambleas u órganos de decisión. Para la decisión definitiva se dará un plazo máximo de ocho días. 

-En asambleas donde participan colectivos, partidos, sindicatos y personas a  título individual, es factible que a veces se den intentos de manipulaciones interesadas, una fórmula ya apuntada, lo de sumar mucha gente para decantar la decisión hacia una opción. Aquí partimos de la buena voluntad de todo el mundo, confiando en que ningún grupo lo intente. Algunos mecanismos hay no obstante en el borrador para minimizar este riesgo (2/3 para la mayoría, máximo 3 por colectivo). En último caso, si a pesar de todo se dieran estos intentos de manipulación, y fuera muy evidente, cualquier participante de la asamblea podrá alegarlo, y previo debate argumentado se podrá posponer la votación para una futura asamblea.   

-Las asambleas acabarán cuando estén claras las acciones, los tiempos y las personas que se encargan de cada cosa.   

 

-.Algunas propuestas para trabajar en las asambleas.- 

Si después de este miércoles hemos conseguido fijar una manera medianamente buena para funcionar como asamblea, tendremos que ponerle un nombre a la iniciativa o movimiento, y creo que asuntos y problemáticas no nos van a faltar. 

La primera asamblea que da lugar a esta iniciativa parte de la necesidad de organizar una respuesta ciudadana a la Ley del Tercer Sector, esa ley que pretende institucionalizar la caridad y las redes clientelares. Por eso, creo que podríamos avanzar acciones de denuncia que desmonten el discurso oficial sobre la precarización de la sociedad punto por punto, acabando con propuestas alternativas en problemáticas tan graves como: el derecho a la vivienda, el derecho a una alimentación digna, las redes clientelares que perpetúan a los corruptos, el derecho a un trabajo digno, la protección de los mayores, los derechos de los menores, reforma de la Ley Electoral Canaria, la especulación del territorio (Ley del Suelo), el derecho al Medio Ambiente, las pensiones, Sanidad, Educación, y un largo etcétera.  

Una tarea ésta complicada por muchos motivos, pero nadie dijo que iba a ser fácil. 

Y acabo como empecé, recordando que... Todo el mundo es bueno hasta que se demuestre lo contrario. Se trata de darle un voto de confianza a todas las personas que asisten a las asambleas, ya sean de colectivos, de partidos o lo estén a título particular. Da igual que ya los conozcamos, que nos hayan dicho tal o cual cosa o tengamos algún precedente. Borrón y cuenta nueva, empezamos de cero. Respeto, honestidad, ganas de trabajar, saberse dentro de un proyecto compartido, un plus en positivo por estar. Buscar los puntos en común y construir sobre ellos, no sobre las cosas que nos diferencian. Para corregir y separar ya habrá tiempo, si la cosa se complica.

En Santa Cruz de Tenerife, un 27 de noviembre de 2017

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Eloy Cuadra

 

ELOY CUADRA