Buscar
19:07h. Lunes, 17 de Junio de 2019

El Sí se Puede vota "en contra" de una moción por la Renta Básica - por Eloy Cuadra

Imaginen que un señor va paseando junto a un río y de repente escucha cómo le grita otro señor desde el agua para que lo salve, y el señor que pasea no hace nada aduciendo que el necesitado de auxilio no se lo ha pedido por favor, y además ayer le habló mal, y no le cae simpático.

El Sí se Puede vota "en contra" de una moción por la Renta Básica - por Eloy Cuadra *
 
Imaginen que un señor va paseando junto a un río y de repente escucha cómo le grita otro señor desde el agua para que lo salve, y el señor que pasea no hace nada aduciendo que el necesitado de auxilio no se lo ha pedido por favor, y además ayer le habló mal, y no le cae simpático. Al final el señor se ahoga y estamos de acuerdo, el paseante no le empujó ni hizo nada para que se cayera al río, pero, no estuvo nada bien que no hiciera nada, aduciendo motivos de forma u otros asuntos personales. Pues algo parecido es lo que ha escenificado el partido Sí se Puede en el Pleno que da por acabado el año 2014 en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Se abstuvo, sí, como lo leen, el Sí se Puede, ese partido de ecosocialistas, asamblearios de la auténtica izquierda y últimamente muy enamorados de Podemos se abstuvo en una Moción por la Renta Básica que traía el concejal de XTF José Manuel Corrales, aduciendo un defecto de forma, por no contar en su redacción con los colectivos que trabajan desde hace tiempo por la Renta Básica, además de por parecerles oportunista y vaya usted a saber si por unas cuantas razones más. ¿Pero qué es eso de abstenerse? O estás a favor o estás en contra de algo, y a los políticos se les vota para que se manifiesten, a favor o en contra de las cosas, aún a riesgo de equivocarse, no para optar por el silencio, y menos en este caso, porque al final abstenerse es como votar en contra. Y es que no se puede ser neutro en cuestiones que afectan a la vida y la dignidad de las personas. No, señores, no. Quizá se les olvida que no se votaba sobre si plantamos unos árboles en la plaza del pueblo o no, se votaba sobre las personas que lo pasan mal en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife y en el país entero.
 
Y aclaro que esta propuesta nos llegó, a mí y al colectivo en el que participo -la Plataforma por la Dignidad-, como le llegó a otros muchos colectivos que trabajan por la Renta Básica, y también nosotros intuimos que la forma pudiera no ser la adecuada, y nos hubiera gustado participar en el redactado, y sabemos de las luces y las sombras del señor Corrales, y sabemos que ha estado ya en unos cuantos partidos, y sabemos muchas cosas más, pero no nos importó, porque más allá de formas y simpatías no se puede mirar para otro lado y dejar de aprovechar la ocasión de gritar lo que está pasando y avanzar en pos de una Renta Básica de ciudadanía, mejor o peor redactada y presentada, no cuando hay 2 millones de parados en este país que no volverán a trabajar en el resto de sus vidas, no cuando en Canarias tenemos a más de un tercio de la población bajo el umbral de la pobreza con unas 45.000 familias isleñas que no reciben prestación alguna. Por eso, por responsabilidad, apoyamos la moción, porque al fin y a la postre lo que el señor Corrales propuso al terminar su intervención fue que se votara a favor con el compromiso de desarrollar la iniciativa con más detalle a posteriori con las aportaciones y modificaciones que se estimaran necesarias, atendiendo a lo que demanda la sociedad. Y por eso, por responsabilidad, accedí a hablar en el Pleno, aún a sabiendas de lo que pasaría, a pesar del mal cuerpo que me provoca ir a estos teatros de la impostura en que se han convertido los Plenos de nuestras instituciones en este país. Señoras del Sí se Puede, voten ustedes a favor y ya después tendrán tiempo de rectificarle a Corrales lo que no vean bien, pero no hagan esto, y menos cuando en la moción se incluye la participación de un colectivo ciudadano que nada tiene que ver con sus porquerías políticas. Y si ustedes han empezado ya su campaña electoral y Corrales les estorba, no utilicen estas feas maneras porque quedan muy mal. 
 
Así, al final, sólo el señor Corrales y el señor Guigou votaron a favor de una moción que pedía algo que es de justicia y que están reclamando como agua de mayo muchos miles de familias en España, y en Santa Cruz también, con el voto en contra de CC, PP y PSOE y la abstención cómoda y cobarde de los que ya he nombrado, con no pocos ataques a la persona del señor Corrales, que a tenor de lo visto pareciera que ha matado a alguien en su discurrir por la política. 
 
 Y este es el relato, triste relato, que puedo hacer de lo sucedido este viernes en el Pleno de la capital tinerfeña, opereta bufa en la que un partido antepuso la forma al fondo, lo particular a lo general, la realpolitik al bien común, votando "en contra" (abstenerse es lo mismo que votar en contra en este caso) de una propuesta por la que sin embargo apuestan a nivel colectivo en otros espacios y momentos. Me pregunto cómo podrán los del Sí se Puede explicarles esta votación suya a tantas madres de Santa Cruz que no tiene ni para dar de comer a sus hijos. Fea imagen, fea, algo que les será recordado durante mucho tiempo por los que allí estuvimos. Y al final van a tener razón los que afirman que el principal enemigo de la izquierda es la propia izquierda. Entretanto, los de la derecha partidos de la risa. 
 
En fin, esto es lo que hay, y ahora, como cada vez que voy a un acto donde los protagonistas son los de nuestra clase política, otra vez tardaré tres o cuatro días en recuperarme de las nauseas, los vómitos y el malestar general que me provocan semejantes espectáculos.  Y tal vez no sea casualidad que el libro que me acompaña estos días sea una biografía recién editada de Henry David Thoreau. Él, se fue a vivir a los bosques de Walden, a escribir y meditar con los árboles y los animalitos, hastiado de la sociedad que le había tocado vivir. ¿No será acaso esta lectura una señal también para mí?     
 
* Publicado con autorización del autor