Buscar
06:18h. Lunes, 09 de diciembre de 2019

¿Quién nos salvará de más manadas? : Menos el poder, lo demás es ilusión - por Maribel Santana

 

FRASE MARIBEL

 

¿Quién nos salvará de más manadas? : Menos el poder lo demás es ilusión - por Maribel Santana, trabajadora, activista y licenciada en Historia

Los sucesos acontecidos, con el fallo de los jueces navarros a favor de La Manada y dejando a la víctima en el peor de los casos, refleja el poder del sistema patriarcal capitalista con sus leyes.

Desde luego no puede haber justicia en este sistema, ni para hombres y menos para mujeres, que somos doblemente explotadas. Las otras “mujeres de la guerra”, como las llama Tita Barahona: Thatcher, Theresa May,  Gina Haspel -directora de la CIA- Clinton la otanica (ella no traga al Trump por ¿machista?) Adelet Shaked -ministra judía-, las Koplowitz, reinas, duquesas y demás ricas, están contentas con este sistema, porque en otro no vivirían a cuerpo de reinas. Por tanto, como vemos no es un problema de sexo ni de machos o hembras, sino un problema de intereses de clases determinadas.

Esto es una guerra contra la pobreza en general.

Si no se cambia es sistema, no se cambia nada, solamente se parchea, y esto rompe por otro lado:

 1) se habla de más años de cárcel

2) se habla de más presupuesto para amparar a las mujeres.

3) se habla de educación desde pequeños

Pero esto es la base del problema. ¿Los capitalistas, con su poder, sus guerras, sus leyes, sus burócratas, su ejército y sus policías cambiarán el sistema para que los/as explotadas seamos salvadas? ¿Dónde quedarían entonces  sus beneficios?

Si las mujeres y los hombres tuviéramos un poder de igualdad, posiblemente esto no pasara, porque (no hablo de matemáticas, de números exactos) quien controla, cuida, decide y participa seríamos todos y todas. En el sistema capitalista lo controla todo el capital (o sea, quien fomentan la guerra el machismo, la desigualdad, la explotación, la división entre hombres y mujeres. No es un problema de  maldad, ni de sexualidad y machismo a secas (aunque el sistema capitalista vomita esta lacra inherente a su filosofía). Este no es el problema, el problema es de clase.

Las mujeres chinas (feministas de clase) decían que “querían la mitad del cielo”, porque la otra mitad la tenían los hombres. Esto es el poder (salvo el poder, todo es ilusión), y es que en la China comunista, las mujeres eran respetadas porque ellas mandaban.

¿Ésto quiere decir que desaparece el machismo en el sistema socialista?  Claro que no, de la noche a la mañana, claro que no, pero lo diferente es que las mujeres, al llevar las riendas de su destino, la participación y decidir en todas las esferas de la vida, económica, cultural política... se van relajando, y desapareciendo estas conductas por parte de los hombres, ¡más les vale porque desde luego, no tienen todo el poder!.

No se trata de las reivindicaciones “quiero llegar sola a casa y borracha” creo que no es ése el objetivo, sino de cuestionarse por qué  no podemos, al igual que ellos.

Estamos pidiendo y reivindicando dentro del sistema patriarcal y machista derechos, que no son sino migajas que se nos pueden conceder parcheando el asunto.

Pero qué derechos se nos van a conceder en la manada del capital, si, como hemos dicho su filosofía es la ganancia y su sed es el capital a costa de divisiones, explotaciones y abusos. El capital es ciego, sordo y mudo, por tanto no entiende que hay que despojarle de sus intereses de clase para que la sociedad funcione mejor y con igualdad; y que el control lo tengan los pueblos trabajadores y populares. No se puede solucionar la humedad de la pared, pintando y pintando cada vez que sale. Hay que derribar la pared, poner los cimientos y levantar la estructura sana y salva, para poder vivir en la casa (sociedad).

 

* La casa de mi tia agradece la gentileza de Maribel Santana