Buscar
02:38h. Lunes, 18 de noviembre de 2019

Aunque lo quiera VOX, el nombre del Hospital Doctor Negrín, no se cambia - por Antonio Aguado

 

frase aguado

Aunque lo quiera VOX, el nombre del Hospital Doctor Negrín, no se cambia - por Antonio Aguado, coherente veterano militante socialista. Cofundador y exsecretario de la Fundación Juan Negrín * 

En vísperas de las pasadas elecciones autonómicas, el médico Carmelo González que se presentaba como candidato por el partido político VOX  al Parlamento de Canarias, hizo unas declaraciones expresando que de lo primero que haría, seria proponer el cambio del nombre del Hospital Dr, Negrín, por el del empresario evasor de capital y defraudador de impuestos Amancio Ortega.

Es cuestión de informarle a éste retrogrado señor y algunos que aun piensan como él, lo muy arraigado que el nombre del Hospital Dr. Negrín está en la población. Todo empezó cuando como consecuencia de su necesidad, debido a que el antiguo Hospital Nuestra Señora del Pino, se había quedado obsoleto y era manifiestamente insuficiente con la gran demanda sanitaria experimentada en la isla.

Para hacerle frente a la situación constituimos en octubre de 1988 la Comisión Promotora del Nuevo Hospital. Estaba compuesta por profesionales de la sanidad, bastantes del referido Hospital del Pino y sindicatos del sector, en mi caso representaba al mío la UGT. Elegimos como portavoz al médico Juan Ramos, que realizó una magnifica labor. 

Después de convencer a la Sociedad y contar con su apoyo acerca de la necesidad de dotarnos de un nuevo hospital,  el siguiente paso fue reivindicarlo ante las instituciones pertinentes. Todavía la Sanidad no estaba transferida (se transfirió en 1994) y contábamos aún con el INSALUD. Estaba al frente de la Dirección Provincial el doctor Francisco Presa, que estando de acuerdo con la reivindicación, empezó a hacer todas las gestiones necesarias para su materialización y en ese sentido, el Ministerio de Sanidad dio su visto bueno y aprobación.

El siguiente paso fue el más arduo, difícil y problemático y era encontrar los terrenos adecuados y después de barajar varias posibilidades con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria presidido por el alcalde Emilio Mayoral, debido a la importancia del proyecto que se pretendía y la necesidad de contar con un espacio amplio y que estuviera bien comunicado, se opto por éste donde está situado.

El comienzo de la obra fue el 23 de noviembre de 1994 y la inauguración del hospital se produjo el 17 de mayo de 1999. Tuve una idea para su denominación y tomando la iniciativa según consta en acta, la llevé el 2 de julio de 1998 al Consejo de la Fundación Juan Negrín del que formaba parte como cofundador y secretario. La propuesta fue muy bien recibida y se aprobó por unanimidad. En esa misma reunión igualmente propuse tener un primer encuentro con los responsables institucionales: Román Rodríguez y Diego Falcón, ambos médicos, director general del Servicio Canario de la Salud y director gerente de la obra del hospital en construcción respectivamente.

A la reunión asistimos el presidente de la Fundación José Medina, vicepresidente Eligio Hernández y yo. Nos conocíamos todos y teníamos entre nosotros una buena relación. La propuesta del nombre para el hospital no la esperaban y al principio se quedaron algo sorprendidos. Nos informaron que ya se estaban barajando dos nombres, uno propuesto por un colectivo de profesionales fundamentalmente médicos del antiguo Hospital del Pino, que pretendían denominarle Pino Dos y el otro, Hospital de Gran Canaria. Ésta propuesta partía de un partido político que se gestó por aquel entonces y tenia esa denominación,. En principio había tomado cierta consistencia siendo bien recibida por Román Rodríguez y Diego Falcón. Acordamos que delante del nombre Dr. Negrín introdujéramos Gran Canaria y así quedo: Hospital Universitario (tiene ese rango) de Gran Canaria Dr. Negrín .

Debido al desconocimiento de Juan Negrín por parte de la población o peor aún, el interesado negativo concepto que mediante infame propaganda el régimen franquista le había creado, era cuestión de contrarrestar esa burda y miserable campaña. Me propuse que el nombre saliera de abajo hacia arriba con el apoyo y participación de la Sociedad. En ese sentido, tuvimos a las asociaciones de vecinos, sindicatos, colegios profesionales, instituciones, siendo las más determinantes el Cabildo de Gran Canaria,  que presidido por María Eugenia Márquez, llevo al pleno una moción que fue aprobada por unanimidad. Lo mismo ocurrió con el Parlamento de Canarias, presidido por José Miguel Bravo de Laguna. Estos dos últimos pronunciamientos y apoyos fueron los definitivos y cerraron las gestiones que hicimos desde la Fundación Juan Negrín para reivindicar y felizmente conseguir el nombre del Hospital.

Intentó la ultraderecha contrarrestar el nombre y al principio se dedicaron a llamarle exclusivamente Hospital de Gran Canaria, pero afortunadamente eso lo superamos, después de campañas con múltiples actos desde la Fundación de divulgación y concienciación sobre la gran figura y obra de nuestro insigne paisano Juan Negrín . También ha sido fundamental todas las conferencias, artículos, declaraciones y libros escritos por afamados y prestigiosos historiadores como Ángel Viñas, Gabriel Jacksón, Juan Marichal, Enrique Moradiellos, Ricardo Miralles etc.

Lo cierto es que el nombre del hospital se ha hecho tan familiar, que ya las personas de Canarias en general y de Gran Canaria en particular lo hemos adoptado como propio y por ejemplo al coger un taxi, nos limitamos a decirle al taxista: “por favor, lléveme al Negrín”.

Afortunadamente la ultraderecha perdió este pulso y ha primado la sensatez y la justicia en la Sociedad Canaria, reconociendo (salvo ese grupúsculo reaccionario) el buen nombre de nuestro paisano Juan Negrín, del que todas las ciudadanas y ciudadanos de bien nos sentimos muy orgullosos.


 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio Aguado Suárez

ANTONIO AGUADO RESEÑA           

 

mancheta 10