Buscar
17:46h. Jueves, 15 de Noviembre de 2018

Te recuerdo Amanda… - por Nicolás Guerra Aguiar

 

FRASE GUERRA

Te recuerdo Amanda… - por Nicolás Guerra Aguiar *

víctor jara

La Justicia chilena acaba de dictar sentencia, por más que esta llegue con cuarenta y cinco años de retraso (pero llegó, a pesar de todo): nueve militares son condenados a penas que van desde los dieciocho a los cinco años por causas seguidas contra ellos.

Para ocho, la condena suma homicidio y ”secuestro simple”. Para el noveno, encubrimiento de secuestros y secuestradores. Los detenidos y asesinados fueron Víctor Jara (cantautor, profesor, militante del Partido Comunista) y Littre Quiroga, exdirector de Prisiones hasta el 11 de septiembre de 1973.

VÍCTOR JARA LITTRE QUIROGA

ALLENDE EN LA MONEDAPINOCHETEste día la mayor parte del Ejército chileno se subleva contra el poder establecido tras las elecciones de 1970 (triunfo de Unidad Popular) y da un golpe de Estado. Durante el bombardeo al palacio presidencial muere Salvador Allende, presidente, quien había rechazado la oferta de exilio. El general Pinochet rompe su promesa de fidelidad a la Constitución democrática y a quien lo había nombrado comandante en jefe de las Fuerzas Armadas el mes anterior. Con el apoyo de EE UU se convierte en presidente y general-generalísimo con capa y sable: es la herencia española.

Eliminada la democracia parlamentaria, el paso siguiente consistió en la sangrante persecución a sus oponentes políticos (partidos comunista, socialista; dirigentes obreros… y voces reconocidas por el pueblo chileno como la de Víctor Jara (“Si molesto con mi canto / a alguien que no quiera oír / le aseguro que es un gringo / o un miembro de este país”).

represión chile

manosVíctor Jara fue detenido al día siguiente junto a profesores y alumnos; secuestrado, torturado –le machacaron las manos que acariciaban la guitarra- y asesinado por cuarenta y cuatro balas disparadas por oficiales del Ejército. Así sentencia la Justicia de su país “en vista de causas de derechos humanos”.

 

MANOS DE JARA 2

miguel hernándezANTONIO MACHADOFEDERICO GARCÍA LORCAFue la barbarie de sus asesinos. Jara había escrito y cantado “Nunca habrá pensado usted / que si las manos son nuestras / es nuestro lo que nos den”. Las manos ya trituradas simbolizaron, pues, la represión a las palabras de un cantautor plenamente identificado con la bandera repúblicaUnidad Popular chilena, otra coincidencia más con España: Miguel Hernández, Federico García Lorca, Antonio Machado… fueron voces poéticas del Frente Popular español. El primero murió a causa de palizas y de la tuberculosis contraída en cárceles franquistas; del segundo aún se desconoce el lugar exacto donde fue asesinado y abandonado; Machado murió en un pueblito de la frontera francesa: sus amigos lo obligaron a huir para no caer en manos de los rebeldes…

En efecto, la historia española de 1936 se reprodujo, casi con rigurosa fidelidad, en el Chile de 1973: gobierna el poder constitucional; intereses de otros incitan al levantamiento militar y lo apoyan; varios generales se proclaman con derecho a la intervención para arrollar la voluntad ciudadana; un general-generalísimo se irroga el poder… y comienza la represión. Con balas, simas de Jinámar, patitos a la mar, pozos tenoyenses, Mar Fea, campos de concentración (La Isleta, Lazareto, Fyffes, Los Rodeos, Vilaflor…) o el Estadio Nacional chileno: todos son antesalas de la muerte…

comisaría luis antúnez 2SIMA JINÁMARMONUMENTO ASESINADOS LA LAJAmonumento Fyffes

Comisaría Luis Antúnez, Sima Jinamar, Monumento en la Mar Fea, Monumento Fyffes

 

FERNANDO EGEAEDUARDO SUÁREZLo leí el jueves en el diario Hoy (Las Palmas, 1936): “La ejecución de los comunistas Fernando Egea y Eduardo Suárez. A las seis de la mañana quedó cumplida la sentencia de muerte.- La ejecutó un piquete de Artillería […] como autores de un delito de rebelión militar”. Fue lo que el poeta grancanario José María Millares llama “Uniformadas sombras. / Pelotón voluntario de muerte” (Antología Cercada, 1947). Y en La Provincia -1937- leo: “La sentencia dictada por el consejo de guerra de oficiales generales celebrado en Tenerife condena a la pena de muerte a 21 procesados entre ellos dos mujeres”.

ANTOLOGÍA CERCADAJOSÉ MARÍA MILLARES

Para las vidas de poetas hubo los mismos comportamientos: cunetas de montes próximos a donde viven (Granada, por ejemplo) o los arrabales de Santiago de Chile, da igual: lo importante son los resultados, los impuestos silencios… Muerto el perro se acabó la rabia.

Los poetas son, además, muy peligrosos: sienten. Y tienen palabras para trasmitir sus pensamientos, no siempre acordes con las responsabilidades cívicas que dicta el Poder. Ya lo había escrito Francisco de Quevedo (siglo XVII): “No he de callar por más que con el dedo / ya tocando la boca o ya la frente / silencio avises o amenaces miedo”.

no he de callar

Otras veces callan forzosamente frente a la exterioridad sensible y se exilian interiormente: surge entonces, por ejemplo, la poesía existencial. Así, “Madrid es una ciudad de más de un millón / de cadáveres según las últimas estadísticas”, escribe Dámaso Alonso (1944). Este es el “gemido largamente expresado en la noche” del propio Dámaso. O contemplan, desde la impotencia, el desmoronamiento cultural y social del país: “Unos hombres sin más destino que / apuntalar las ruinas” (Blas de Otero, 1950).

DÁMASO ALONSOBLAS DE OTERO

Como contrapunto a ellos se impone el espíritu nacional, el canto a la España imperial (“Del Pirineo hasta Tejeda –España / del Atlántico, allá, fuerte y remota”) o la exaltación del guía espiritual de Falange Española (fusilado en Alicante) a través de un libro, Corona de sonetos a José Antonio Primo de Rivera (1939), canto fúnebre e ideológico.

dionisio ridruejo

CORONA SONETOS JOSÉ ANTONIO

Sí, los poetas son en momentos voces para el pueblo. Víctor Jara lo anima a la posesión de las tierras encerradas entre alambres (“Que la tierra es nuestra / es tuya y de aquel”). A fin de cuentas, ¿quién la hace parir? (Pero… ¡qué torpeza la de Víctor Jara! Una gran parte de su tierra estaba registrada a nombre de International Telephone and Telegraph Corporation, General Fire… y otras multinacionales del cobre, nitratos…)

Igual de ingenuo que el español Miguel Hernández: “¿De quién son esos olivos, / andaluces de Jaén”?, les pregunta. La respuesta es revolucionaria, inaceptable: les pertenecen al sudor, al trabajo, a quienes tuvieron “los pies y las manos presos, / sol a sol y luna a luna”…

MIGUEL HERNÁNDEZ

Por la oscuridad solo rechinan rasgueos de guitarras. Las voces de los grillos machadianos le cantan a la luna. Los otros silenciaron a cantores… pero quedan las palabras. (Y la ensoñación.)

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Nicolás Guerra Aguiar

NICOLÁS GUERRA AGUIAR RESEÑA

 

MANCHETA DONACIONES