Buscar
sábado, 02 de julio de 2022 00:04h.

¡Derribemos el Sistema!

Reflexión sobre la abstención - por Isidro Santana León

 

F I S L

Reflexión sobre la abstención - por Isidro Santana León *

Como muchos quieren hacer ver, la abstención no es una opción caprichosa, sino oportuna y eficaz, si se quiere y se es valiente para cambiar el estatus. Vivimos bajo el dominio de un Sistema que, ayudándose de las técnicas más sofisticadas de la comunicación e información, controlan a los seres humanos cada movimiento que hacen en sus vidas, desde el momento en que nacen hasta cuando quieren que mueran. Se nos obliga a pasar por el redil y rendirnos ante los intereses mezquinos del FMI, Banco Mundial, Banco Central Europeo, oligopolios de la alimentación, de la energía, de la telefonía, del libre albedrío y usura de la banca, de los mercados prestamistas, los grupos de presión etc., asesoradas estas sectas mafiosas con profundos y detallados estudios sociológicos, antropológicos, psicológicos y de mercado. Es la nueva forma de esclavizar sin el látigo, pero que aherroja a la humanidad sin que exista forma alguna de romper esta cadena que velozmente se ha apoderado de nuestra débil libertad.

De todos es sabido y de muchísimos padecido, las injusticias que se cometen en Canarias, en España y en Europa, amparada toda esta criminalidad sobre los pueblos con un régimen diseñado para que nadie lo pueda mover ni cambiar. Si miramos detenidamente los ejemplos de Grecia, Portugal, España… no podemos obviar que, aún votando a representantes políticos con aparentes ideologías antagónicas, todos terminan al servicio, no del pueblo que los elige para que defienda sus intereses, sino de los grupos mafiosos arriba mencionados, ya que son los que les marca la política a seguir, lógicamente a cambio de privilegios: de ahí toda la corrupción institucional. El Sistema está perfectamente blindado para que nadie que participe de él se salga de la fila, pues, tenemos como uno de los ejemplos al Juez Silva que, o traga con la corrupción o es víctima de ella.

No estamos ante un problema ideológico o de partidos. Los electos por el pueblo, inexorablemente perderán esos principios, que dicen defender en campaña electoral, desde el primer momento que empiezan a formar parte del Sistema: se convertirán en sus gestores. Observando y analizando que el Régimen no se puede cambiar desde dentro, que con él no se puede combatir de forma limpia ni honorable a través de las urnas ni de las instituciones llamadas “democráticas”, esto es, si queremos un futuro mejor para las venideras generaciones hay que derribarlo. La única forma de abatir un Sistema tiránico que se ha podrido hasta la médula y no tiene vuelta atrás, es delegitimarlo: no autorizarlo con tu voto o participación. Por eso, los imperiosos llamados de los partidos a la participación, aunque sea en blanco o nulo –hasta los muertos a veces votan– es porque conocen a la perfección que nuestro voto es la firma o documento notarial que les autoriza sus fechorías.

Hay quienes dicen alegremente que la abstención obedece a una actitud de desinterés, comodidad o anomía, cuando abstencionistas conscientes quizás haya más de lo que se creen: miren el índice de participación, ahí es dónde tiemblan. Yo también puedo decir y casi constatar, que la mayoría de los votantes lo hacen por manipulación y sin conciencia alguna de sus actos, pues no se puede concebir que quienes ayer votaron a la “izquierda” después lo hagan a la derecha sin la más mínima reflexión. En lo práctico, el gran aparato de propaganda está en manos del Sistema y es más probable que éste influya sobre los participantes que sobre los abstencionistas. Sé que hay mucho miedo a la abstención porque la clase política al servicio del capitalismo ha perdido toda la credibilidad. Esto es en términos generales.

Particularmente en Canarias, el hecho de participar en estas u otras elecciones no sólo nos va a seguir eternizando esta vida de esclavitud física y moral, sino que, además de estar legitimando un colonialismo abusador impuesto por España, también se hace con el neocolonialismo europeo que nos llama eufemísticamente RUP (Región Ultra Periférica). Por la parte que me toca, es doloroso ver cómo algunos grupos denominados independentistas se presentan a estas elecciones, pasando rápidamente de “soberanistas” a ultraperiféricos. El destino y la libertad de Canarias, nuestra independencia y soberanía nacional, no se alcanza precisamente en el marco europeo, ya que somos una colonia: un territorio extralimitáneo de España y con un enclave geográfico axiomático en África. Nuestro derecho a la soberanía se demanda en el marco de las Naciones Unidas y en otros estamentos internacionales -con la conscienciación y apoyo popular- que no es precisamente en la metrópoli ni usando su adulterada constitución. Por todo lo dicho, de forma democrática, le pido a mi pueblo la abstención. ¡No votes!. Si lo prefieres con sinónimo de abatimiento: ¡Derribemos el Sistema!

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Isidro Santana León

isidro santana león reserña

 

MANCHETA MAYO 22