Buscar
22:07h. Jueves, 09 de abril de 2020

La relación de pareja ya no es lo que era, a propósito del Día de los Enamorados - por Erasmo Quintana

 

frase erasmo

La relación de pareja ya no es lo que era, a propósito del Día de los Enamorados - por Erasmo Quintana *

 

Resultado de imagen de gender violenceHoy todo son malas noticias. Con lo de la crisis de entendimiento Gobierno-oposición del tripartito PP-Vox-Cs, la preocupación mundial del coronavirus, más importante (por peligroso) que el terrorismo, así como el soterrado, al pertenecer al ámbito de las alcobas, drama de convivencia de muchas parejas, que se suelen resolver con el salvaje maltrato a la mujer. Fenómeno tremebundo, pues van más allá de las mil asesinadas por sus parejas, ganándole en crímenes cometidos a la extinta banda ETA por goleada. Al parecer, nuestro país es el lugar de Europa donde más matrimonios se celebran anualmente, y Canarias tiene el dudoso mérito de ser la Comunidad con más separaciones matrimoniales. Algo debe tener la bondad de nuestro clima que no es bueno para la fidelidad y promesa de eterno amor que se juran los enamorados delante de un sacerdote, alcalde o en quien delegue, con los correspondientes testigos.

Resultado de imagen de muñequitos bodadivorcio

Ya antes de la aparición sin paliativos de la pasada crisis económica se veía la tendencia, pues cada vez prolifera más las “uniones de hecho” de parejas, mientras todo el mundo lo ve ya la cosa de lo más natural que los jóvenes de hoy no pasen por la Vicaría, y me atrevo a asegurar que son más sólidas y parejaestables que las uniones “amarradas” por un certificado del Juzgado o la bendición de la Iglesia. Todo cambia, y en este campo de Cupido no iba a ser menos. Hay más sinceridad y mayor la naturalidad en el contacto sexual de la pareja. Ya no se esconden para dar rienda suelta a sus efluvios amatorios, y no hay doblez ni hipocresía como antes, en nuestros no tan remotos tiempos. Se ha vuelto, más o menos, a la antigua costumbre anglosajona del siglo XVI (lo que demuestra que nada hay nuevo bajo el sol), donde la ceremonia consistía en un apretón de manos para convertirse en marido y mujer, y si nacía algún vástago durante el año siguiente al apretón de manos, ya no podían renunciar al matrimonio.

Resultado de imagen de marriage handshake

Resultado de imagen de boda católicaLa Iglesia católica por aquí se erigió en gendarme de la honestidad y pacatas costumbres, invadiendo las vidas privadas, lo cual alcanzaba al último rincón de las alcobas. Ello dio en la costumbre de las comadres calcular la fecha del primer hijo con los dedos, todo lo cual, si los días eran inferiores a lo normal, la pareja era acusada de relación pecaminosa. Aquellos jóvenes, sabiéndose espiados por una sociedad hipócrita y gazmoña paseaba por las calles y plazas públicas modosos y bien separaditos, siendo el culmen del amor que se tenían, pararse en el puesto de golosinas en la esquina de un cine cualquiera, para comprar dos raciones de palomitas de maíz, de las que daban buena cuenta viendo, mejilla con mejilla y juntas las manos, una comedia americana.

Resultado de imagen de palomitas cine pareja

 

De la película, la verdad es que se enteraban poco, porque allí la privacidad era la penumbra de la sala, que posibilitaba la mayor intimidad y consiguiente acercamiento físico, consistente en las caricias y cadena de besos que en ningún otro lugar eran posible darse.

Resultado de imagen de pareja viendo pelícculas cine

Resultado de imagen de violencia de géneroA día de hoy se ha puesto de moda un cambio descomunal en esas relaciones. El hombre, poniendo de relieve su lado más animal cuando aparecen los problemas de convivencia (algo de lo más natural en las parejas), en vez de gestionarlos civilizadamente, lo primero que hace es maltratar o incluso dar muerte a la mujer, creyendo con eso hacer algo que lo reafirma como hombre por los cuatro costados. Ello es sin duda un gesto de lo más cobarde que lo lleva indefectiblemente a una celda de cárcel por algún tiempo. Machismo en toda regla. Lo malo para esta sociedad estupefacta es que, tal como están las leyes, es un fenómeno que seguirá produciéndose, porque estas bestias suelen portarse bien entre rejas, con lo que se les reduce sustancialmente la pena, y pronto los vemos paseando tranquilamente por las calles, tal vez saludando atentamente a la madre que perdió a su hija más querida, como si nada malo hubieran hecho. 

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA RESEÑA

 

MANCHETA 16