Buscar
07:36h. martes, 28 de septiembre de 2021

No se puede tomar la parte por el todo

Residencias de Mayores de Canarias, colores, tiempos... - por Ajó Tedote, desde la Residencia de Mayores La Dehesa, de Santa Cruz de La Palma

 

frase tedote

Residencias de Mayores de Canarias, colores, tiempos... - por Ajó Tedote, desde la Residencia de Mayores La Dehesa, de Santa Cruz de La Palma

 

Una residencia de mayores de Tenerife mantenía a todos los residentes “chutados” para que no molestasen DIARIO 16

El Diputado del Común destapa nefastas condiciones en residencias de mayores: ratas, chinches y cucarachas  LA PROVINCIA, 07/09/2021

Informe extraordinario sobre centros de atención residencial para personas mayores en Canarias

Medios comprados, políticos cobardes, mafias y centros de mayores - por Eloy Cuadra La casa de mi tía

Querido Chema: Abuso otra vez de tu amabilidad, para que me permitas expresar mi opinión sobre el Informe emitido por la Diputación del Común, en 2020, sobre una investigación hecha en 2019 y que se publica y comenta ahora, en septiembre del 2021.

A mí me parece que los comentarios que se han suscitado sobre el informe no tienen mucha justicia, primero, porque generalizan; segundo, porque tratan ahora de una situación de hace dos años; y tercero, porque no se establecen diferencias entre las residencias públicas y privadas.

Yo no puedo hablar sino de esta Residencia donde vivo. Y sostengo que es injusto que las referencias en prensa no destaquen que todos y cada uno de los cuestionamientos que se hicieron en su día en el informe fueron subsanados ampliamente, como incluso se declara en el propio informe.

Lo que yo quiero que se sepa es que las muchas deficiencias que se encuentran en algunas, muchas o pocas, residencias, no pueden adjudicarse a todas ellas. Si en alguna o algunas residencias han aparecido ratas, cucarachas suciedad, restos de comida, no puede decirse que estos horrores ocurran en todas. Del informe se desprende que son hechos reprobables, pero aislados. Las informaciones periodísticas deberían hacerlo constar. 

Porque lo que yo veo es que a una investigación que se ha hecho con un criterio metodológico cualitativo, se le pretende presentar como cuantitativo. No se puede aceptar que se presente como un hallazgo la presencia de "ratas, cucarachas, suciedad", que solamente aparece en determinados casos. Exponer la parte como el todo suele funcionar, cuando se pretenden resultados alarmistas, pero no es tolerable, cuando un documento técnico riguroso no lo hace.

En mi caso particular, puedo decir que todo el tiempo que llevo en esta Residencia La Dehesa, este el día en que vea una cucaracha, una rata o alguien con sarna. Que la ropa de cama, mesa y personal se lavan a diario. Y eso hay que decirlo, se tiene que saber. 

Y, ya que estoy, volveré a declarar que por lo que yo veo en esta residencia y por lo que me entero de lo que pasa en otras públicas en Canarias, el bienestar y la seguridad de las y los residentes no es mérito del Gobierno, es fruto del buen o mal hacer de las personas que directamente gestionan cada centro. En general, y puedo dar fe de que es lo que ocurre en esta Residencia de Mayores La Dehesa, en Santa Cruz de La Palma, la atención que recibimos es de muy buen nivel. Gracias a la profesionalidad, pero sobre todo, a la buena disposición y al sentido de la solidaridad de toda esta gente. A todos los niveles, estas personas van más allá de lo que les exige el deber.

De manera que a este Informe de la Diputación del Común, yo creo que le caben muchas lecturas, pero, sobre todo, que es un Informe que ha perdido vigencia. Sería muy deseable que se realizara otro trabajo de campo, con un enfoque metodológico que diferencie las características de los centros, que compruebe si se han subsanado las deficiencias detectadas en este de ahora y, sobre todo, que se publique en el momento oportuno. No dos años más tarde de la recolección de la información. Lo que nos cuenta este Informe es lo que pasaba en 2019, que puede ser mejor o peor que lo que esté pasando ahora. Y con una pandemia por medio, para mayor confusión.

Y dejo a la conciencia de cada cual la reflexión sobre si esta publicación ahora y no cuando correspondía, no obedecerá a motivaciones poco santas.

Es necesario que la sociedad canaria sepa la obligación de contar con el número necesario de plazas residenciales para mayores. Y eso es una responsabilidad pública. Los centros privados, aunque sean concertados, no son convenientes.

Para terminar, diré que lo que habría que investigar es lo que ha pasado en las Residencias de Mayores de Canaria por la pandemia. Se han convertido en auténticos centros de reclusión incomunicada, en condiciones mucho más rigurosas que als que han aplicado al resto de la población. Las y los mayores serán culpables de muchas cosas, pero todavía no han sido sentenciadas a cadena perpetua por ningún tribunal.

 * Gracias a Ajó Tedote

 

ajó tedote

 

 

mancheta 37