Buscar
17:07h. Sábado, 14 de diciembre de 2019

Salud y Sonrisas - por Antonio Cabrera de León 

 

FRASE CABRERA

Salud y Sonrisas - por Antonio Cabrera de León 

El jueves 28 por la tarde estuve en Fuerteventura para dar una conferencia sobre sistemas sanitarios. Me invitó, como suele hacer periódicamente, una asociación de pacientes que se llama “Salud y Sonrisas”. Me honro en pertenecer simbólicamente a la misma desde su fundación.

salud y sonrisas

Santo y seña de esta asociación son dos vascos, Izaskun y Eduardo, afincados en la isla desde hace muchos años. Quizá sean dos vascos porque los canarios somos poco asociativos. Tal vez tengan que ser dos vascos porque hemos abandonado la cultura de combatividad política que un día tuvimos. Lo cierto es que ellos dos, Izaskun como paciente de cáncer y Eduardo como paciente de una artritis severa, son tan canarios como el que más y aportan mucho a la sociedad majorera.

“Salud y Sonrisas” tiene convocada una manifestación “En defensa de una sanidad pública digna” para la tarde del sábado 30 de noviembre. No es la primera que convocan, ni será la primera que tenga éxito. Ya hubo una ocasión, en la anterior legislatura, en que reunieron a más del 10% de la población de la isla. Cada uno que saque las cuentas de cuántas personas sería ese 10% en su isla o en su ciudad. Así entenderá su apoyo.

La sanidad pública se defiende con las asociaciones de pacientes que alcanzan la fuerza cívica y moral de “Salud y Sonrisas”. En realidad, hoy no sobreviviría sin ellas. Ése es el cauce que la sociedad ha encontrado para la participación comunitaria y para ejercer la tarea de supervisión. Por eso frecuentemente resultan incómodas para los responsables políticos que en cada momento gobiernan. Mi amigo José Joaquín O’Shanahan dedicó gran parte de su vida profesional a intentar que la Administración impulsara la participación comunitaria mediante los consejos de salud. Gran labor, pero fue inútil porque a los responsables nunca les convino. Está muy claro que Canarias necesita una nueva ley de ordenación sanitaria y las fuerzas gobernantes deberían ser conscientes de que este es el momento.

Diría yo que cuando “Salud y Sonrisas” u otra asociación resulta incómoda es porque lo está haciendo bien. Y diría también que a los políticos gobernantes no les cabe otra actitud ética que la del diálogo, la escucha, la explicación y el acuerdo. Es la que espero y de momento no puedo decir que no exista. En el pasado viví otras actitudes como la amenaza velada, el reproche y la censura, que no llevan más que al fracaso político. Con motivo de mi relación con “Salud y Sonrisas”, recibí llamadas de un consejero y mensajes de un director del Servicio Canario de la Salud de distinto color político. Y no fueron para felicitarme. La arrogancia marcó la trayectoria de uno y el chalaneo la del otro. Allá ellos. Yo elegí no callarme desde que tengo uso de razón.

No conozco manifestaciones en favor de la sanidad privada. Quizá Machomán las convoque pronto, pero yo no iré. De momento las que conozco en España son a favor de la sanidad pública y si puedo voy. Recuerden: “Salud y Sonrisas” convoca una manifestación “EN DEFENSA DE UNA SANIDAD PÚBLICA DIGNA PARA FUERTEVENTURA” en la tarde del sábado 30 de noviembre. Quien esté en la isla no encontrará nada mejor que hacer.

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio Cabrera de León

ANTONIO CABRERA DE LEÓN RESEÑA

MANCHETA 10