Buscar
05:42h. Martes, 13 de Noviembre de 2018

La senadora y el diputado. El cuento de la inmigración - por Rafael Juan Rodríguez Marrero

 

frase rafael

La senadora y el diputado. El cuento de la inmigración - por Rafael Juan Rodríguez Marrero, Docente,  director del CEIP Tarajalejo. Insumiso *

En el último barómetro publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de septiembre de 2018 se le pregunta a la ciudadanía  encuesta, entre otras, si creen que en el Parlamento se discuten los problemas que realmente preocupan a los/as españoles/as. Tres cuartas partes de las personas entrevistadas responden que en esa institución (donde se dice reside la representación del pueblo soberano) se presta demasiada atención a problemas de poca importancia; tan sólo en un 14% de las respuestas se afirma que en el Parlamento se discuten los problemas que realmente preocupan a las gentes.

La opinión reflejada en la encuesta citada es corroborada por la actuación de algunos de nuestros parlamentarios; ocurre, por ejemplo, con la representante al Senado (del Partido Popular) por Fuerteventura.

esther hernándezEl pasado viernes se hacía eco un medio escrito canario de la aprobación por parte de la institución senatorial de la cobertura de plazas vacantes de la Guardia Civil en varios destacamentos en la isla majorera. Indica el subtítulo de la noticia que “la senadora Esther Hernández denunció la falta de efectivos y exigió su aumento”. Hasta aquí la noticia.

Si nos atenemos al barómetro del CIS, las preocupaciones de las personas distan muchísimo de la preocupación que muestra la senadora conservadora. El paro, la corrupción y el fraude y los problemas de índole económica (los tres principales problemas que indican las personas encuestadas) no parece vayan a resolverse con lo aprobado en esta ocasión por el Senado.

Y es que, además, la demanda de más efectivos de la Guardia Civil que solicita la senadora lo es para evitar la llegada de pateras (combatir la inmigración irregular) y el tráfico de drogas, como indica la web de la Cámara Alta.

Enorme la preocupación de la senadora ante un problema que perciben como tal tan sólo un 15% de las personas encuestadas por el CIS. Muestra, además (qué duda cabe) un notable “tufillo” xenófobo. No en vano, quienes tratan de arribar en pateras a nuestras islas es población pobre y mayormente de piel negra.

Los turistas llegados a las islas de Lanzarote y Fuerteventura, durante el pasado mes de septiembre (última cifra disponible en las estadísticas del ISTAC) ascendían a casi 380 mil personas. Mientras, la población censada en ambas islas (en 2017)  ascendía a 257 mil personas. La preocupación de la señora senadora debiera ser, si acaso, la invasión foránea-turística con los problemas medioambientales que genera; asunto este que dejamos para otro debate.

No sé si es por falta de sensibilidad o por desconocimiento (o por ambos motivos a la vez) pero la señora senadora no parece (o no quiere) percibir que la llegada de personas de manera irregular a nuestras costas, jugándose la vida en el recorrido oceánico, se debe básicamente al expolio que en sus territorios de origen vienen realizando algunos países europeos, las trasnacionales y los gobernantes satélites africanos impuestos por aquellos.

Viene informando desde hace algunos años la ONU del enorme crecimiento de las migraciones; personas de diversas regiones, acosados por la miseria que provocan las guerras y el cambio climático, se mueven hacia lugares en donde poder garantizar, al menos, sus vidas. Dos causas, las guerras y el cambio climático que provocamos desde el Norte opulento están detrás de esos fenómenos migratorios. Ante ello, la respuesta del anterior gobierno (en manos del Partido Popular) y la del nuevo (del PSOE) es la que todas conocemos: adherirse a la UE ampliando presupuestos para el cierre de fronteras y para aumentar los presupuestos de gasto militar. Muchos medios de comunicación, además, demonizan a los inmigrantes (una de las razones que podría explicar el auge de la extrema derecha en Europa)

En la misma página de prensa que nos relataba la noticia del acuerdo senatorial aparecía otra nota que delata, cuanto menos, la hipocresía de sus personajes: “CC busca apoyo en las instituciones contra las maniobras de la Armada” reza el título, en referencia a los ejercicios militares Gruflez-18 que la OTAN va a desarrollar durante los próximos días en aguas de Fuerteventura. El secretario general de CC, Mario Cabrera, muestra su enojo ante las mentiras de Defensa; y es que el ministerio, tras las maniobras de 2002 (que provocaron la matanza de cetáceos) se había comprometido a paralizar entrenamientos militares en nuestras aguas.

mario cabreraLoable la denuncia que hace el parlamentario canario; extraña, cuanto menos, que la denuncia venga de una persona, secretario general de la organización política que gobierna en Canarias desde hace décadas (apoyados una veces por el PP y otras por el PSOE) y que en todo este tiempo casi nada ha dicho, en sentido crítico, respecto a la presencia de la OTAN en nuestro Archipiélago. Ciertamente, en los tiempos de Asamblea Majorera se alzaron muchísimas voces (entre ellas las de Mario Cabrera) contrarias a esa organización de muerte que es la OTAN; pero tras su dilución en CC, las denuncias contra la organización militar por parte de los pseudo-nacionalistas parecen más producto de la coyuntura política que de convicción pacifista y/o anti-militar. No olvidamos que ATI, socio mayoritario en CC, se abstuvo en el referéndum OTAN de marzo de 1986; una consulta donde la población canaria mostró su claro rechazo a nuestra pertenencia  a esa organización militar.

Llama también la atención que el secretario general de CC muestre preocupación por los cetáceos (algo en absoluto reprobable) pero no haga referencia al hecho de que las maniobras que denuncia tienen por objetivo adiestrar a las tropas para seguir interviniendo en África. Unas intervenciones que provocan, como “efecto colateral”, la llegada de esos inmigrantes que tanto preocupan a la senadora majorera del PP (socio de CC en el gobierno de Canarias)

Sólo me queda sugerirle al secretario general de CC que extienda su denuncia a los ejercicios de defensa aérea “Ocean Sky 18” que, el Ejército del Aire español y fuerzas militares de otros países encuadrados en la OTAN, pretenden desarrollar durante el mes de noviembre desplegándose desde la Base Aérea de Gando, en Gran Canaria. Noticias aparecidas en algún medio de prensa estatal apuntan a que tales ejercicios no se podrán realizar, “por no haber presupuestos para dietas” (noticia que Defensa no ha confirmado). Añade ese medio madrileño que de no celebrarse ahora se realizarían a inicios de 2019.

Y es que la maquinaria de destrucción, barbarie y muerte (la OTAN) no para.

Tales ejercicios bélicos tienen luego su demostración práctica en el continente africano (que es para lo que han sido diseñados). Mientras, a aquellos que se atrevan a arriesgar sus vidas saliendo de su tierra y desde África se acerquen a Canarias,… pues, la opción defendida por la senadora majorera: más guardias civiles para frenar la llegada.

¡¡Cuánto humanitarismo se desprende de algunas/os “representantes públicos”!!

 

           En Fuerteventura, a 3 de noviembre de 2018

 

* La casa de mi tía agradecer la gentileza de rafael Juan Rodríguez Marrero

RAFAEL JUAN RODRÍGUEZ MARRERO reseña

 

MANCHETA 3