Buscar
07:59h. Lunes, 21 de Mayo de 2018

El señor Antona puede ser poeta - por Nicolás Guerra Aguiar

 

FRASE AGUIAR

El señor Antona puede ser poeta  -  por Nicolás Guerra Aguiar *

 

Anda medio encochinado el señor Antona Gómez porque la Cadena Ser Canarias le niega su legítimo derecho como bilbaíno. Y es que quienes nacen en Bilbao son beneficiarios de los dioses: “Un bilbaíno nace donde le da la puta gana, ¡cagoén…!”.  Y si en su historial algún enteradillo leyó que había nacido en La Palma, ¡pues nació en La Palma! ¿Alguna objeción?

asier antona ficha

   El señor Antona, además de político, puede ser poeta: su privilegiada capacidad de universal nacimiento le permite echar una mirada a recuerdos infantiles almacenados en el subconsciente y, de paso, relacionarlos con lugares donde nació y vivió las primeras vidas. Y si quiere centrarse en la Isla Bonita, tiene autorización del Parnaso: su ficha personal del Parlamento de Canarias dice “nacido en La Palma”.

TOMÁS MORALES   ANTONIO MACHADOFEDERICO GARCÍA LORCAPor tanto, el señor Antona puede poetizar sus primeros pálpitos vitales como lo hicieron Tomás Morales, Antonio Machado o Federico García Lorca. Consecuentemente: que haya volatilizado su lugar de nacimiento y optara por otro no le impediría, por ejemplo, transmitir a sus feligreses ideológicos vivencias infantiles. Y como Tomás Morales, recordaría la casa de Moya, “el breve rincón de un pueblecillo” inundado de sol y jardín dominado por limoneros en flor mientras “una pequeña rubia” y “un audaz rapazuelo” se entretenían con juegos pueriles.

casa tomás morales moya

   También conseguiría emular al noventaiochista Antonio Machado, poeta de sangre jacobina pero manantial sereno: “Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla / y un huerto claro donde madura el limonero”. Como en el vate moyero, su niñez se relaciona con patios y cercados llenos de luz y despertares a la vida –acaso la Naturaleza renacentista en estado puro-.

antonio machado

tomás morales huerto de las flores

 

   E incluso sería el poeta granaíno cuando el gitano “Antonio Torres Heredia, / hijo y nieto de Camborios” usa la libertad para hacer caminos hacia Sevilla (“a ver los toros”) y metamorfosea las aguas del Guadalquivir: “Cortó limones redondos / y los fue tirando al agua / hasta que la puso de oro”. (Bien sabía Lorca del fruto, presencia viva en huertas de Granada…)

antonio torres heredia

federico garcía lorca fuente vaqueros   Así, impactos de infancia son elementos comunes a los tres poetas: el limonero en flor y el limón refuerzan las claridades frente a la oscuridad. A fin de cuentas la luz en poesía es símbolo de vida. La sombra, de muerte.  (No siempre el limón lorquiano está relacionado con la Naturaleza pura, la correspondiente a la experiencia infantil en Fuente Vaqueros. Cuando escribe el verso -“los pedazos de limón seco bajo el negro duro de las botellas”- (“Intermedio”) Federico contempla la realidad de Nueva York, donde la Naturaleza ha sido marchitada por la industrialización.) 

   No obstante lo anterior, que tal desajuste geográfico (La Palma / Bilbao) se haya mantenido como cierto resulta llamativo: ¿qué guarda el inconsciente del señor Antona de su primer egu non (‘buenos días’) escuchado en suelo vasco… para renegar supuestamente de Bilbao? ¿Podría obedecer al intencionado interés de romper con su pasado, acaso los primeros balbuceos? 

   ¿O tal vez fue el impacto emocional que La Palma produjo en el púber bilbaíno cuando pasó de la industrializada ciudad vasca a la isla sobre la cual el doctor Salvador Caja había hablado en algún Curso de Estudios Canarios (Universidad lagunera), clase magistral titulada “La Palma y La Graciosa, sustancias novelescas”?

GREGORIO SALVADOR CAJA

   También puedo suponer que, al ser la Isla un lugar algo lejano, el señor Antona estimó poco apropiado para su legítima ambición política divulgar tal condición peninsular, aunque esa exclusiva característica no define al godo en Canarias. (Salvo, claro, que por aquello de la doble personalidad cualquier ramalazo godil lo traicionara, algo impropio del señor Antona.)  

   Dícese que no somos de donde nacemos, sino de donde nos hacemos. Y el señor Antona se hizo en La Palma, isla a la que debió de llegar a muy temprana edad pues allí inició la primaria y terminó el Bachillerato según información de Wikipedia.  (Pero, ¡horror!, comienza con una matización: “Este artículo tiene referencias, pero necesita más para complementar su verificabilidad”.)

   Sin embargo, no preciso “verificabilidad”: el señor Antona ni utiliza el pronombre personal de segunda (vosotros) ni pronuncia la c ante e / i a la manera castellana, es seseante. Y se desenvuelve con absoluta naturalidad en ambas características –y otras- del habla canaria. (Dos observaciones: cincuenta años atrás, el uso de la forma pronominal vosotros era frecuente en algunos universitarios palmeros de Garafía y Barlovento, sobre todo: lo descubrí en La Laguna. Hoy, sin embargo, en el Norte palmero casi ha desaparecido. Quizás se deba a la influencia de la norma canaria e, incluso, a la consideración de que pertenece al habla peninsular. No obstante –es el contraste- se impone entre hablantes jóvenes de Gran Canaria.)

   También es cierto que el acento palmero (‘Particularidades fonéticas, rítmicas y melódicas que caracterizan el habla de […]’) no está marcado en el señor Antona lo cual, dicho sea de paso, tampoco es novedad: la cadencia musical tan característica (“parece que cantan en vez de hablar”) se ha ido perdiendo, al menos en la capital.

VOSOTROS

   El señor Antona tiene derecho a definirse como canario y a considerarse nacido en La Palma... sentimentalmente. Lo avalan el profundo arraigo personal y la vinculación sensitiva con la Isla después de tantos años y en donde –aquí no falla el currículo- continuó la actividad política iniciada en el País Vasco durante su etapa universitaria.  (¿Reencuentro afectivo con su nombre, Asier, literaturizado en una novela vasca?)

  Pero no es avispado el fácil recurso a la ignorancia, como si los demás fueran o fuesen sanacas: su afirmación de que no sabe exactamente el motivo de tal desliz no me seduce (con todos mis respetos). Tal irregularidad se ha mantenido en el tiempo durante mucho tiempo como para culpar de conjuras a dioses o tecnologías. 

   El señor Antona, en fin, cambia su lugar de nacimiento (¿por qué?). Y variados canarios su habla (aspectos fónicos, gramaticales…) desde que llegan a Madrid. El primero lo hace por la razón de la sinrazón; los segundos son guanajos, toletes.

guanajo tolete

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Nicolás Guerra Aguiar

NICOLÁS GUERRA AGUIAR RESEÑA