Buscar
05:48h. domingo, 23 de enero de 2022

ha llegado la hora de pensar y construir alternativas

Sigue el lio en la izquierda parlamentaria andaluza - por Carlos Martínez

 

Frase martínez

Sigue el lio en la izquierda parlamentaria andaluza - por Carlos Martínez, politólogo, secretario general del PSLF, miembro del Comité Científico de Attac *

 

Andalucía en la izquierda vive esa situación muy bien definida en aquel dicho de cuando el gato no tiene nada que hacer, mata moscas con el rabo. La derrota del PSOE-A dejó a toda la izquierda oficialista descolocada, veamos, el PSOE-A ganó pero la suma PP, Cs, VOX daba para gobernar y así se instauró el trifachito andaluz. El trifachito, más comedido que el PP de Madrid y su histriónica presidenta, una digna representante del pijerio trumpista madrileño, ha sido más inteligente y las ha matado callando. El PP y Cs han ido a lo suyo, enchufado personal con total desvergüenza y destrozado en solo un año todo lo que han podido de la sanidad y la educación pública, pero la oposición más fuerte a su gestión han sido los diversos sindicatos, las asociaciones feministas y vecinales y los movimientos populares o las mareas verde o blanca. 

El PSOE andaluz no sabe hacer oposición, demasiados años en la poltrona, con una lideresa sin fuerza ni credibilidad además de muy quemada. Pero hábil maniobrera se ha pasado a Pedro Sánchez sin ningún rubor, es una pura y dura profesional de la politica y no sabe hacer otra cosa que marrullerías. Por ello en el PSOE-A hay una crisis y los sanchistas que denuncian con razón las carencias de todo tipo del susanismo burocratizado y sin ideas, ligado a las estructuras de poder y corrupción heredadas, no han sido capaces de organizarse con efectividad debido a la miopía o el abandono de Ferraz. Con Susana revolcón asegurado y eso deja a la izquierda andaluza muy débil.

IU más Podemos es decir Adelante Andalucía no van a la zaga en desconcierto. Pero miremos el panorama, puesto que IU y el PCE en Andalucía PCA tenían más fuerza e implantación que en el resto del estado, con un número importante de alcaldías, poder y experiencia local, también de gobierno eran imprescindibles para obtener votos y sumaban a Podemos. Pero muchos y muchas de los militantes comunistas han sufrido, se han visto entregados a Podemos sin más y con muy poco a cambio. Podemos con más votantes en las ciudades cuenta con poca implantación en el poderoso poblacional y políticamente territorio rural y el sistema de agro-ciudades andaluzas. Luego los comunistas andaluces han sufrido un trágala y ahora encima ven como sus dirigentes territoriales han sido los puntilleros en un golpe no solo discutible, sino antidemocrático contra el sector anticapitalista y representantes de parte del andalucismo de izquierdas coaligado en Adelante Andalucía y que ha tomado partido por Teresa Rodríguez en un acto de mayor coherencia que IU-A. Pero el vodevil no ha terminado, la mesa ha vuelto atrás en su acuerdo y ahora gracias a Cs y PP solicita más papeles a los parlamentarios de IU que han contado con el apoyo de VOX y del PSOE.

Cierto que Adelante Andalucía se nutrió en voto urbano del empuje de Podemos y sus líderes nacionales, la pareja Iglesias/Teresa, pues el sector anticapitalista al que pertenece Rodríguez y su compañero Chiki alcalde de Cádiz y la provincia del mismo nombre no suman lo suficiente. Sin IU y Podemos los votos hubieran sido muchísimo menores, cierto, pero Teresa fue ganado posiciones y tuvo un control interno inflexible y autoritario sobre Podemos Andalucía que perdió y/o abandonó. Sus diferencias con Madrid y un antipesoismo militante la han distanciado de la formación de Iglesias. Teresa precede de la izquierda trotskista digamos blanda, ligada a las tesis políticas de lo que fue la LCR francesa y de Jaime Pastor en España, diferenciadas de otros sectores del trotskismo obrerista tradicional con más voluntad de trabajar con el movimiento socialista y obrero. Es por ello que los anticapitalistas fueron fundadores de Podemos y trabajaron mucho por su expansión. Tal vez calcularon mal sus fuerzas cuando contaron para su aventura con los líderes del SAT, pero estos también por tradición e ideas, primero no tienen nada que ver con el trotskismo sino con el maoísmo es decir agua y aceite y tienen una larga historia de relaciones amor odio con el PCA y eran de IU, por lo que se han posicionado con Iglesias aunque haya sido con cierto disimulo, o no.

Podemos, que es un partido fuertemente verticalizado y centralizado, no podía consentir un verso suelto como Teresa Rodríguez y su gente y han actuado con contundencia apoyados por sus peones de confianza de IU-PCA, deseosos igualmente ambos sectores de mantener los ingresos parlamentarios en su casa, logrando IU-A que VOX, PP y Cs hayan apoyado su expulsión parlamentaria por aquello de destruir la izquierda y dañarla como dignos representantes del franquismo andaluz mientras un PSOE-A burocratizado, gripado y sin ideas del susanismo pesoista harto de lecciones de una Teresa con una cabeza muy bien amueblada, pero fría, distante y muy poco capaz de hacer amigos más allá de sus fieles, han encontrado su particular venganza y esperan, reforzarse de la crisis podemita. Todos se han vengado contra un intento de construir una fuerza andaluza ubicada en la izquierda y sin mácula de corrupción.

La venganza se sirve fría y la izquierda de la izquierda oficial cainitamente auto-destruida, será incapaz de lanzar una opción politica de victoria. Ha sido un golpe de estado permítaseme el símil, parlamentario, un golpe de salón que nunca se debía haber producido y habla muy mal de sus impulsores de los aparatos coaligados de UP es decir PCA más Podemos. Sin más.

El problema ahora es el pueblo trabajador andaluz, sin una izquierda potente y armada de ideas, que sea capaz de derrotar al trifachito que está gobernando en favor de los constructores, los especuladores, las ordenes y congregaciones religiosas, la sanidad privada y sin otras alternativas que el turismo y el ladrillo. Una derecha tan señoritil como lerda e inculta, pero que sabe hacer caja y colocar a su gente. 

El andalucismo de izquierdas oficialista no es alternativa, lleva años viviendo de otros y Anticapitalistas carece de organización y musculo pues confundir Andalucía con Sevilla o Cádiz tan solo, es un tremendo error político y electoral. Andalucía es grande, es una nación más grande que varios estados europeos de la UE y necesita de un andalucismo potente, reivindicativo, popular, obrero y socialista.

Así pues a pesar de la nueva tregua de la mesa del parlamento cuyos letrados no están de acuerdo con la expulsión de Rodríguez y sus amigos, ante el incremento del lio interno que aumenta el desastre de  la izquierda oficialista en crisis ha llegado la hora de pensar y construir alternativas, que por cierto nunca podrán estar fuera del movimiento de los socialismos, socialista y profundamente andalucista con un pueblo andaluz harto de engaños y corrupción.      

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Carlos Martínez

CARLOS MARTÍNEZ PSLF

 

MANCHETA 21