Buscar
00:37h. Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Por un soclalismo de izquierda en Europa II - por Carlos Martínez

 

FRASE MARTÍNEZ

Por un soclalismo de izquierda en Europa II - por Carlos Martínez, politólogo, miembro del Partido Socialista Federal y del Comité Científico de Attac

Hay ciertamente todo un esfuerzo coordinado para acabar con el socialismo. Si, una conspiración que no es nueva. Si el socialismo es la antítesis del capitalismo y predica una sociedad diferente, lógicamente quienes se oponen a estos ideales, ya sea por interés económico o ideas autoritarias, pues el socialismo es democrático y se construye en democracia, están por su desaparición. Pero el mayor triunfo de quienes desean ver desaparecido el ideal socialista es el haber encontrado en el interno de los partidos socialistas y socialdemócratas a sus principales aliados y colaboradores.

Si desde dentro, no se introducía un caballo de Troya era difícil destruir las ideas que no solo habían prendido en la mayor parte de las clases obreras sino que muchas personas ilustradas también apoyaban. Cierto es que en el socialismo convivieron varias escuelas. Cierto que el gran modernizador del concepto es Carlos Marx y en él se reconocen todos los iniciadores y fundadores de partidos socialistas. Cierto que desde sus inicios ya aparecen tendencias moderadas o burocratizadas en su seno. Cierto que el socialismo tiene grandes debates internos entre las alas más obreristas o laboristas y las más orientadas hacía el parlamentarismo. También la escisión comunista ya en los años veinte del siglo pasado, la cual en su práctica se aleja cuando llega al poder de los modos democráticos del socialismo obrero, también de sus corrientes internas en pos de la unicidad de mando y doctrina.

Pero el socialismo en democracia alcanza grandes victorias en ampliación de derechos democráticos, nacionalización de servicios públicos y creación de grandes sistemas de protección pública. Pero en esas vitorias, se comienza a estancar.

Es precisamente cuando con el triunfo de la contra-revolución conservadora, que no fue flor de un día, surgen ya con nitidez las primeras voces y los primeros dirigentes que orientan la socialdemocracia y el socialismo hacía el liberalismo, la colaboración con los poderosos, la sumisión a los poderes financieros y el apoyo a proyectos e iniciativas puramente burguesas. La colaboración de clases y de ahí a la ausencia de ideas o la adopción pura y simple de ideas conservadoras, con una leve pintura de propuestas más sociales y un concepto de igualdad liberal que no socialista.

Es la lucha de clases en el seno de lo que fuera el movimiento obrero socialista y el asalto de los profesionales frente a las y los militantes.

La socialdemocracia queda sin ideas y sin matices, luego ya no tiene función alguna, luego los tink tank del pensamiento capitalista inician su destrucción. Ya no les es útil.

¿Pero por qué? Pues muy sencillo, una ideología que lleva en sus raíces propuestas de cambio social, de fortalecer lo público por delante de lo privado, nacionalizar sectores estratégicos, repartir y buscar la justicia fiscal y la democracia republicana y organizar a las clases trabajadoras, puede resucitar, dar sustos o renacer.

En estos momentos en el socialismo anglosajón hay dos ejemplos muy claros y del siglo XXI de dar el susto al menos y son los de Corbyn y Sanders. Dos socialistas. Dos personas que en medio de dos estado padres del capitalismo ha surgido la madre de un renacimiento socialista. Sanders y un DSA que está creciendo exponencialmente en los EE.UU y que pudo haber derrotado a Trump y no la neoliberal y presuntamente corrupta Hilary Clinton. Un Corbyn que a pesar de su moderación ha puesto de los nervios a la City y al Grupo PRISA. Pero es que para peor, el socialismo adopta con gran entusiasmo el feminismo y el ecologismo y eso ya es demasiado. Cierto que en la causa de las mujeres, fue pionero.

Ahora, estos meses, la rebelión de los JUSOS o juventudes del partido socialdemócrata alemán SPD y las bases de izquierda del partido opuestas a la gran coalición, que han vuelto a renacer con la idea de hacer unas políticas diferentes de la colaboración burguesa.

Los jusos y el Forum Linke del SPD han tenido una lucha sin cuartel en solitario. La silenciada y colaboracionista II Internacional y sus partidos, no movieron un dedo en favor de Sanders, no lo hacen en favor de Corbyn y han dado la espalda a los JUSOS y a la izquierda del SPD. Pero su delito es más grave al haber permitido la destrucción del Partido Socialista Francés protegiendo los traidores a Hamond al objeto de apoyar al ultra-liberal Macron.

Hay grupos y partidos socialistas resistentes en Italia, Alemania, Francia, Gran Bretaña en apoyo al corbinismo así como en Noruega y en España el Partido Socialista Federal y grupos y corrientes de la izquierda socialista. La internacional de los poderes financieros no ha conseguido destruir el socialismo. Si ha conseguido que el populismo campe en su lugar. Se está favoreciendo a diversos populismos en lugar de las izquierdas y le viene muy bien el populismo de extrema derecha. De lo que queda de la socialdemocracia, sus propios miedos se encargarán.

Es por ello que en estos momentos y contando también con el DSA de los EE.UU y otros partidos de países de otros continentes y/o en vías de desarrollo de la II Internacional, los partidos y corrientes socialistas críticos y no cooptados por el liberalismo, vayamos tejiendo una tupida red socialista, pues a diferencia del populismo, nosotras no tenemos patria, tenemos ideas y tenemos la voluntad de afrontar los problemas internacionales de un mundo que ya no es sino una aldea global cada vez más injusta y amenazada de autodestrucción. Pero también tenemos la voluntad de ser solidarios unos con otros y otras. Muchas y muchos hemos apoyado con todas nuestras fuerzas a los JUSOS y la izquierda del SPD pues sabemos que el triunfo de la Gran Coalición en Alemania es más austeridad y recortes, peores salarios, peor trabajo y privatización de las pensiones en España. Por eso nos urge colaborar en agrupar el socialismo de izquierdas europeo.

 Artículo anterior:

 

 

Por un socialismo europeo en la izquierda

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Carlos Martínez

carlos martínez attac