Buscar
22:18h. lunes, 24 de enero de 2022

Soria y los ángulos muertos - por Odalys Padrón

La política como organización social tiene cierta similitud con la organización vial.

Soria y los ángulos muertos - por Odalys Padrón, co-primera secretaria de Alternativa Socialista *

La política como organización social tiene cierta similitud con la organización vial. Peatones y conductores interactúan con ella. Como en botica, encontramos de todo. Desde peatones que no quieren conducir, aquellos ciudadanos que dicen no interesarse por la política, pero conocen la existencia de la circulación y al cruzar la calle miran a la izquierda y a la derecha. Hasta conductores que utilizan el coche ocasionalmente, habitualmente o son profesionales del volante, estaríamos ante los ciudadanos que, de manera esporádica, participan en política, aquellos que se integran en organizaciones o los políticos cuyas decisiones y actos influyen directamente sobre nuestras vidas.

Cualquier conductor o pasajero, ocasional o habitual, conoce la importancia de la visibilidad para realizar las diferentes maniobras que la conducción conlleva. En una sociedad democrática la transparencia y la rendición de cuentas son herramientas indispensables para conocer y evaluar la gestión gubernamental y el desempeño de los servidores públicos. Las superficies acristaladas del vehiculo junto con los espejos retrovisores son los elementos que nos permiten obtener información visual y de manera constante durante la conducción. Es fundamental, en un estado democrático, que el ciudadano pueda conocer de manera nítida lo que hace el gobierno y sus integrantes, así como mirar por el espejo retrovisor y ver su pasado.

Cuando falla la visibilidad aparece un riesgo más o menos preocupante, como en el caso de los ángulos muertos de los espejos retrovisores. El ángulo muerto en política sería aquello que el político esconde, que no quiere que se vea. Estos días ha aparecido en la palestra política el vergonzante viaje vacacional a la República Dominicana del Ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, del Partido Popular. En mi opinión, debería dar ejemplo eligiendo un destino turístico dentro del territorio español como responsable de esta área. Pero lo más deleznable y preocupante es que, según relatan los medios de comunicación, ha sido invitado, por cuarto año consecutivo, por un hotelero propietario de un hotel declarado ilegal por la justicia española. El refranero español dice “nadie da duros a cuatro pesetas” y menos un empresario cuyo leitmotiv es obtener beneficios. Ésta es la cuestión ¿cómo aumentan más los beneficios del empresario cobrándole la estancia o invitándolo y agasajándolo? Este sería el ángulo muerto que, en el caso de Soria, parece ser todo un butrón a las arcas públicas.
El cohecho es un delito, tipificado en el código penal, consistente en la aceptación o solicitud de una dádiva, por parte de una autoridad o funcionario público, a cambio de realizar u omitir un acto inherente a su cargo. La doctrina manifiesta que el bien jurídico protegido en el delito de cohecho es el principio de imparcialidad de la actuación administrativa como medio para alcanzar una satisfacción igual y objetiva de los intereses generales.

Aunque sea una obviedad, el conductor debe ajustar adecuadamente los espejos retrovisores para ver lo más y mejor posible hacia atrás. En el caso del ministro echar una mirada a casi 30 años de cargos políticos puede ser muy significativo. En esa retrospectiva podremos encontrar su querencia, según relatan, a dejarse lisonjear por empresarios. Durante tres años ha veraneado en el hotel Volcán de Lanzarote, de cinco estrellas, declarado ilegal por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias en la época en que José Manuel Soria, Partido Popular, era vicepresidente y consejero de hacienda del Gobierno de Canarias. En 2005 viajó a Noruega y Austria, junto a su mujer y su hijo mayor, en el jet privado del empresario turístico Bjrn Lyng, para asistir a un concierto en el afamado festival de música de la ciudad austriaca y conocer la pesca del Salmón en uno de los lugares más tradición del país nórdico. Según la justicia, que archivó el caso, no existe relación entre la aceptación del viaje y la actuación desarrollada por el Cabildo Insular para declarar de interés general el anteproyecto presentado por el grupo del anteriormente mencionado empresario.

Tampoco parece haber relación entre la estancia, con su familia, en el complejo turístico Anfi del Mar, cuyo propietario era el mismo citado anteriormente, y el posible trato favorable para la ampliación de 3.600 camas turísticas. Cuando los medios hablaron de estancia no remunerada Soria, como Rajoy, alegó “malas experiencias” en el pago con tarjetas, motivo por lo que pagó, según dice, en efectivo unos 4.000 euros. Que mintiera a la jueza y esté documentado parece ser un hecho intrascendental. Cuando en el juzgado se le pregunta si había participado en la Sesión del Parlamento de Canarias en la que se debatió la autorización para la ampliación de esas 3.600 camas, el actual Ministro del Partido Popular, contesta que “no” mientras las imágenes de la sesión plenaria muestran que está presente y que vota a favor del proyecto dado que los diputados, a petición del Presidente del Parlamento, se pusieron de pie para votar. Soria se levantó y dio su voto afirmativo a las camas de Anti Tauro. Las imágenes no ofrecen lugar a dudas.

Parece ser que tampoco es relevante que en 2009, años antes que Bárcenas, Soria, Presidente del Partido Popular Canario, asegurase, ante la jueza, que cada miembro de su grupo parlamentario percibía sobresueldos de 600 euros mensuales, mediante talón o en efectivo. Como tampoco parece ser digno de mención la información aparecida en algunos medios de comunicación sobre una red de transacciones y pagos millonarios en Suiza y Holanda a políticos y empresarios de Canarias, entre los que podría encontrarse José Manuel Soria.

Para evitar el ángulo muerto, durante la conducción, el mejor consejo es girar lentamente la cabeza para echar un vistazo rápido al lateral del coche y ver directamente lo que el espejo no es capaz de mostrar. Así podríamos ver que siendo Soria Alcalde de Las Palmas de Gran Canaria tras el viaje a Suiza de su Concejal de Hacienda, como relata un medio de comunicación, su equipo aprobó el pliego de condiciones para adquirir una vieja factoría tabaquera, llamada La Favorita, abandonada y con problemas de aluminosis e inservible para albergar el parque móvil y los talleres municipales por doce millones de euros, siete por encima del precio que, un año antes, se ofertaba en el mercado inmobiliario. Parece evidente la connivencia con un empresario que previamente compró el complejo industrial por cinco millones y tras pasar un tiempo salió a concurso “a la medida” y lo vendió al Ayuntamiento por doce millones de euros. En el camino “se perdieron” siete millones de euros.

Y siendo Soria Presidente del Cabildo disfrutó gratuitamente, según relatan medios de comunicación, de un chalet de lujo, propiedad del empresario portuario Javier Esquivel, para residir mientras le edificaban una fabulosa mansión en el lujoso barrio de Tafira Alta. Los libros de contabilidad de la empresa tenedora del chalet certificaban que la deuda atribuible a la familia Soria habría sido satisfecha en su totalidad por el generoso empresario al que algunos relacionan con la concesión dada en el muelle de Arinaga para la instalación de unas turbinas de energía eólica.

Hoy en día casi todos los coches montan espejos con cierta curvatura (convexos) para mejorar un poco el ángulo de visión y abarcar más campo visual, dejándonos ver un poco más y reduciendo todo lo posible el ángulo muerto. Depende de nosotros, como conductores, la seguridad en las carreteras. Asimismo es nuestra responsabilidad como integrantes de una sociedad regida por la política exigir buena visibilidad y estar pendientes de las informaciones que aparecen para actuar consecuentemente.

Desde Alternativa Socialista (AS) hemos exigido transparencia y participación ciudadana en las administraciones públicas porque consideramos que sin visibilidad no hay conducción de igual manera que sin transparencia no hay democracia real.

http://blogs.publico.es/odalys-padron/2015/08/14/soria-y-los-angulos-muertos/

* En La casa de mi tía por gentileza de Odalys Padrón