Buscar
05:14h. Viernes, 24 de Mayo de 2019

Televisión Española en Canarias, también para Tenerife - por Erasmo Quintana

 

FRASE QUITANA

Televisión Española en Canarias, también para Tenerife - por Erasmo Quintana *

¿Qué ha pasado en los últimos tiempos con la Televisión Pública Española en Canarias después del cambio de su directora regional (Las Palmas de Gran Canaria) por un veterano periodista televisivo (Tenerife)? ¿A qué viene la distinción que le ha concedido el Gobierno de Canarias a la directora cesante, cuando es una empleada del Gobierno Estatal? Desde el comienzo de la televisión pública en blanco y negro, allá por los años sesenta del siglo pasado, los estudios principales de ésta en Canarias siempre estuvieron en Las Palmas de GC, y la Casa del Marino su ubicación. De aquí pasarían al chalet de la Plazoleta de Milton, donde estuvieron muchos años, y por último, de éste a unas amplias y modernas instalaciones de Ciudad Alta. La enorme y principal antena que la hacía posible se instaló en Las Cañadas del Teide, así como desde sus comienzos los estudios principales de Radio Nacional de España, también en Tenerife.

En estas últimas fechas, han desaparecido los profesionales grancanarios que ponían su imagen y su voz en los espacios de Noticias regionales y, fundamentalmente, de Gran Canaria. ¿Qué ocurre con ellos, dónde están? ¿Los jubilaron anticipadamente? ¿Qué hacen en este tejemaneje nuestros políticos grancanarios -de todos los partidos-, como si nada fuera con ellos? Es descarada la deriva del poder político, centrándose todos sus resortes en una de las dos Islas capitalinas, de suerte que por una u otra razón Tenerife se ha convertido de facto en la única capital de Canarias. Y además, han contado desde siempre con la Televisión Canaria, pues ¿quién duda que la misma se ha gobernado y gobierna desde Tenerife? Al estar desde un principio los Estudios centrales de TVE en Gran Canaria, el poder fáctico tinerfeño no cejó en contrapesar esta deriva, procurando que las direcciones de las televisiones privadas (Antena3 y La Cinco) radicaran en Sta. Cruz de Tenerife. La Antena3 empezó a emitir con dos direcciones: Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz. Tanto anduvieron, hasta que se cerró la de Las Palmas, quedando para toda la Comunidad canaria la de Tenerife -es muy notorio que en los espacios muertos, las imágenes que pasan, sobresale Tenerife y muy pocas veces ponen a Gran Canaria y el resto de las Islas-. Pues bien, ahora tenemos que todas las televisiones: regional, nacional y privadas están bajo el control de Tenerife.

Las rencillas entre las dos Islas capitalinas aparecen y desaparecen dejando lagunas remansadas para la inevitable introspección y el rumiar de los que le sacan buena tajada en provecho propio. El actual presidente Fernando Clavijo está haciendo bueno a su predecesor, Paulino Rivero. Puede que me engañe, pero apuesto doble contra sencillo a que éste jamás actuaría de igual manera. El sutil proceder de Clavijo es a la rivalidad regional cual si se clavaran las espuelas en los ijares de un caballo. Y mientras no haya medidas justas de verdad (justicia), transparencia (luz y taquígrafos) y un exquisito equilibrio entre islas por los que ponemos ahí para que nos gobiernen haciéndolo bien, existirá el “pleito insular”, entendiendo por equilibrio tratar desigual a los desiguales. ¿Es justo que el Gobierno ayudara con la misma cantidad a unos padres de la misma extracción social con dos hijos que a otros con diez? Queda claro que esta última tiene muchísimos más problemas para llegar a final de mes. Siempre lo digo: los problemas gordos están allí donde habita más gente.

Se filosofa y teoriza acerca de la tortilla pero no se habla del huevo, y es que ahora resulta que lo de Gran Canaria es victimismo insularista -¿victimismo?-. ¿Es victimismo denunciar el pitorreo que se traen usando paisajes grancanarios para promocionar turísticamente a Tenerife? ¿Es victimismo denunciar el traslado de las sedes del Gobierno de esta Isla capitalina a hacia la otra, donde está el poder político (Tenerife), que estatutariamente pertenecen a Gran Canaria? ¿Es victimismo que se hayan llevado con nocturnidad y alevosía -entre todo lo que han podido llevarse- el Registro Civil y Telefónica Nacional? Y si algo queda por aquí en Gran Canaria, tranquilos, tienen “comisarios” que lo controlan todo. No le demos más vueltas: mientras persista la zancadilla, el lívido ventajismo, y no se busque un perfecto equilibrio entre todas las Islas, de buena fe y sin trampa, por mucho voluntarismo papamoscas que haya, tendremos “pleito insular”.

Los políticos con sus actuaciones se retratan; y en el caso que nos ocupa de aplicar la “triple paridad” es una lagartija sin rabo que desestabiliza la equidad y la justicia entre las Islas, introducida por el ventajismo revanchista (anhelo sempiterno por la lejana pérdida de la capitalidad única en 1927), de los prebostes políticos tinerfeños, más astutos y sagaces que los nuestros, los cuales están instalados en la displicencia bobalicona: representantes grancanarios de poco fuste. En una democracia que no sea bananera como la nuestra, el presidente de todos los canarios, por su imputación (durante algunos años) en el Caso Grúas, ya se hubiera apartado de su cargo de presidente hasta que judicialmente se hubiera aclarado el grado de su responsabilidad en el caso que se le imputa, no contaminando a la alta institución que representa. Fue lo que hizo nuestro querido y malogrado amigo Carmelo Padrón, desvinculando así de toda responsabilidad a su partido el PSC-PSOE. Después de trece años sobrellevando el “sambenito” de corrupto, la Justicia lo eximió por completo de toda responsabilidad, declarándolo inocente. Pero parece que no todos tienen la vergüenza y ese alto valor moral que se necesita.

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA RESEÑA




 

 

mancheta 10