Buscar
01:34h. Sábado, 25 de Noviembre de 2017

“La teoría comunista es buena, pero el hombre en la práctica la hace mala” - por Ramón Armando León Rodríguez

 

ramón armando león rodríguezYa hemos visto a través de la historia que el ser humano es incapaz de vivir en paz, el egoísmo, la codicia, la soberbia y la explotación del hombre por el hombre es más poderosa que la solidaridad y la convivencia en paz. 

“La teoría comunista es buena, pero el hombre en la práctica la hace mala” - por Ramón Armando León Rodríguez *

KRUSCHEVNikita Serguéievich Jruschov secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) en 1964. Fue el auténtico comunista utópico, creía que era posible erradicar la delincuencia sin represión y sin cárceles. En cierta manera la culminación del comunismo es una especie de “anarquía” donde no son necesarias las fuerzas del orden con carácter represivo. Los ciudadanos de conciencia serían los responsables de evitar que otros ciudadanos se dedicaran a la delincuencia corrigiendo sus inclinaciones hacia otros actos que no fueran delictivos. Está claro que las ideas de Nikita eran irrealizables. Según Nikita la sociedad en Rusia debía ser un ejemplo para el mundo como se relata en el libro El siglo de la revolución, de Josep Fontana: 

"Ésta había de ser una sociedad armónica y estable, Sociedad comunista. cuyos ciudadanos no tendrían estímulo alguno para delinquir. Se basaba en la idea de que nadie es incorregible, ni siquiera los opositores políticos y los criminales. Los únicos enemigos reales eran los capitalistas, movidos ante todo por la codicia; pero éstos habían desaparecido ya de la Rusia socialista. En el interior, en la sociedad soviética había que usar la corrección para reemplazar la represión y eliminar el encarcelamiento. En la paz social del comunismo los crímenes serían tan raros que quienes los cometiesen serían considerados como enfermos mentales. No sólo pensaba que era posible un futuro sin cárceles, sino que creía que se estaba en condiciones de alcanzarlo.

Para facilitar la reeducación que había que ir reemplazando a la cárcel, un decreto de 2 de marzo de 1959 creaba brigadas voluntarias en cada fábrica y en cada explotación agraria del país para que se encargasen de patrullar las calles, identificar a los perturbadores del orden e informar de su conducta a su lugar de trabajo, y eventualmente a la policía. Se reformaban a la vez los «tribunales de camaradas», como elementos de una opción que lo que pretendía no era detener o encarcelar, sino reeducar a través de la reprobación pública".

Ya hemos visto a través de la historia que el ser humano es incapaz de vivir en paz, el egoísmo, la codicia, la soberbia y la explotación del hombre por el hombre es más poderosa que la solidaridad y la convivencia en paz. 

JOHNSONHace más de 50 años Lyndon Baines Johnson, dijo estas palabras:

"Nunca he visto un esfuerzo real y significativo para ayudar a los más pobres que no haya tropezado con apóstoles de la codicia que encuentran siempre razones por las cuales no puede hacerse”.

No podemos decir de Johnson que fuera un defensor de las clases más desfavorecidas, aunque esta declaración tuviera un matiz solidario con los pobres.

…¿O no?

* Del muro en FACEBOOK de Ramón Armando León Rodríguez

ramón_InPixio