Buscar
17:10h. Viernes, 26 de Mayo de 2017

TVE-C y la Semana Santa - por Erasmo Quintana

 

erasmo quintanaLa TVE-C está demostrando ser un desastre a todos los niveles.

TVE-C y la Semana Santa -por Erasmo Quintana *

La TVE-C está demostrando ser un desastre a todos los niveles. No solo la estatal la han convertido en un panfleto de partido: hoy es el NO-DO del PP con descaro, pues vean que sus responsables no se arrugan a la hora de hacer propaganda del partido en el Gobierno, sino que el rigor no forma parte de su quehacer diario para elaborar los informativos. En uno de los días de esta Semana Santa dieron un rápido repaso a las más célebres procesiones de la Península utilizando imágenes salidas de la gubia del murciano Francisco Salzillo (al que nombraron), y en un visto y no visto aparecieron el Cristo Crucificado de la Sala Capitular y la Dolorosa de Las Mantillas, en la Plaza de Santa Ana,

crucificado y dolorosa luján pérez

El Cristo Crucificado y la Dolorosa, de Luján Pérez, en la procesión de las Mantillas, en Las Palmas de Gran Canaria

obras de nuestro gran imaginero José Lujan Pérez, mientras daban noticias de la santa celebración luján pérezen La Laguna, imágenes de Luján que mezclaron con otras del tinerfeño Fernando Estévez, curiosamente discípulo de Luján. Por tanto, al darse la noticia de las procesiones tinerfeñas, las imágenes de la Plaza de Santa Ana con pasos de nuestro Luján, a los televidentes peninsulares les quedaría claro que el Palacio Episcopal que se vio al fondo y todas aquellas imágenes eran de Tenerife. Para los impresentables redactores de TVE-C, Gran Canaria “no existe” y Luján  Pérez, un irrelevante imaginero canario, y si no lo saben, guíense de nacimiento, para más señas. Si en medio del despropósito hubieran nombrado al principal escultor de imágenes sacras de Canarias, como sí lo hicieron con Salzillo, la noticia hubiera quedado un  poco más aclarada. Pero, evidentemente, no podemos pedir peras al olmo. Quedaron como lo que son: unos monumentales paletos, analfabetos de tres al cuarto. ¿Será necesario instruirlos? Pues ahí va: José Luján Pérez nace en Guía de Gran Canaria mediado el siglo XVIII. Es el máximo representante regional de la estatuaria que se relaciona con la Semana Santa. Aunque el principio de su arte tuvo que ver con el barroco, al entrar en contacto con la arquitectura acabó siendo de carácter neoclásico. Su maestro será Diego Nicolás Eduardo, arquitecto de la Catedral de Santa Ana. A la muerte de éste se hizo cargo de la conclusión de las obras del frontispicio, las torres, el coro y el cimborrio. También del desaparecido Puente de Verdugo, sobre el barranco Guiniguada y los cementerios de Las Palmas en Vegueta y San Roque de Guía. Su prolija obra se encuentra, aparte de la de la Iglesia de su patria amada, Guía de G.C., en la mayoría de las principales Iglesias de todo el Archipiélago. El auténtico ser social y humano en Luján es un arcano. De él, ciudadano, sabemos muy poco: cómo era en el trato con sus amistades y si fue accesible como persona; qué pensaba del acontecer político en su época de Las Palmas de Gran Canaria y de Guía, su villa natal; si alguna vez se planteó y le preocupaba el Absoluto, el Infinito y el Determinismo filosóficos, tal como se lo planteó su coetáneo francés Pierre Laplace en 1814; cuál era su ideal de sociedad, si es que lo tuvo. Nada sabemos de sus inquietudes, en definitiva. Sí se conoce ampliamente su obra por unos pormenorizados estudios de Santiago Tejera, de la profesora universitaria tinerfeña Clementina Calero Ruiz y del cronista de Guía Pedro González Sosa. A los responsables del ente RTVE-C, permítanme aconsejarles que se hagan con alguna biografía de los autores citados, sobre la vida y la obra del insigne José Luján Pérez.

* En La casa de mi tía por gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA RESEÑA