Buscar
22:22h. Sábado, 14 de diciembre de 2019

Una estrella verde - por Isidro Santana León

Una estrella ha aparecido en el cielo de Canarias,
destacando especial brillo y de color verde esperanza.
¿Será la luz de Cubillo guiando el rumbo a la matria?...
¡Se envolvió en la tricolor para que ondee más alta!
Allá, en el firmamento, quien quiera puede mirarla:
has de hallarla sin rencores y con los ojos del alma,
pues, al fin lleva una ruta y juntos hemos de andarla.

Una estrella verde - por Isidro Santana León

Una estrella ha aparecido en el cielo de Canarias,
destacando especial brillo y de color verde esperanza.
¿Será la luz de Cubillo guiando el rumbo a la matria?...
¡Se envolvió en la tricolor para que ondee más alta!
Allá, en el firmamento, quien quiera puede mirarla:
has de hallarla sin rencores y con los ojos del alma,
pues, al fin lleva una ruta y juntos hemos de andarla.

Va en la gran constelación de los titanes de África,
Casiopea y Orión le sonríen y resguardan, 
de cual maléfico Dios, de españolas puñaladas,
recorriendo el infinito en bravías galopadas.

Al Olimpo, con Bencomo, con Secundino y Lumumba, 
con Neto y con Cabral, con los héroes de ultratumba, 
llegó nuestra verde estrella de insurrectas cinco puntas.

Hay que seguir su luz y que en las conciencias, hogueras,
crepite canariedad, que irradie la nación entera.
Han de erguirse los guanches, hay que truncar cadenas,
hay que abatir monarcas, hay que izar nuestra bandera.

Hay que juzgar traidores y que paguen las condenas,
hay que apresar ladrones, hay que expulsar veletas;
hay que unir corazones, hay que quemar marionetas,
hay que marcar impostores, hay que sacar meteretas.
Hay que expeler la morralla, los celos de la simpleza, 
la envidiosa chatarra, la mugre de su inconciencia,
la deshonrosa metralla que a Canarias avergüenza.

No pudo la bestia inmunda, ni su afilado cuchillo,
parar a este valeroso guanche, desarmado y sencillo,
a nuestro inmortal hermano, primogénito, Cubillo,
mas, si no le mató el godo, lo está el actual fratricidio.

En el cielo de Canarias una estrella ha aparecido,
de color verde esperanza, destellando intenso brillo.
Allá, en el firmamento, quien quiera puede mirarla:
has de hallarla sin rencores y con los ojos del alma,
pues, al fin lleva una ruta y juntos hemos de andarla.

Isidro Santana León 14/02/13