Buscar
08:59h. sábado, 22 de enero de 2022

Una Respuesta a Eloy Cuadra - por Pedro Martínez, Alternativa Antimilitarista, MOC

Pedro Martínez, de Alternativa Antimilitarista MOC, responde al artículo "Canarias 2012: la hora de los guerrilleros", de Eloy Cuadra, de la Plataforma por la dignidad de las personas sin hogar. Ambos son integrantes de la Asamblea de movimientos sociales de Tenerife y reflejan sus inquietudes en la búsqueda de formas de lucha no violenta efectivas para enfrentarnos a la agresión de que somos objeto y liberarnos de la esclavitud a que nos quieren reducir. A mí me parece que todas estas reflexiones son muy importantes y que deben trascender a la sociedad en general, que es la principal afectada y debe tomar el protagonismo de estas acciones. 

He leído con atención el escrito del compañero Eloy y creo que pudiera albergar parte de la razón.

Comparto el análisis de que los movimientos sociales estamos en una situación de debilidad, que nuestras respuestas consiguen movilizar a un sector definido de la población.

Es cierto que quizás no lleguemos a mucha gente, que quizás no usemos las mejores estrategias, los mejores lenguajes. Es cierto que a veces, muchas veces, no hemos estado unidos todo lo que sería necesario. Pero yo me pregunto :

1. ¿Cree alguien tener la receta mágica para conseguir movilizar al conjunto de la sociedad?

2. ¿Podemos acaso obviar el papel del control social y de los medios de manipulación para dominar la mente y la vida de las personas?

 Con respecto al primer punto, no pienso que sea cierto que el trazar objetivos concretos facilite logros concretos.A lo mejor, no solo no conseguimos nada, sino que renunciamos a pedir los deseos.

Es más: pienso que cuando guiados por un enfoque de lo posible,nos negamos el derecho a la utopía, nos negamos a nosotr@s mism@s.

 PREGUNTO¿Por qué renunciar a denunciar públicamente que la reforma laboral del gobierno es una agresión a los derechos de tod@s las personas?¿Por qué renunciar al derecho a promover la huelga general como medio de cambio noviolento?

Con respecto al segundo punto, es obvio que la mayoría social no se moviliza, quizás por miedo a las consecuencias, quizás por que no esté de acuerdo con las reivindicaciones, quizás por resignación, quizás por que ni siquiera se lo plantee..

Y SIGO PREGUNTANDO

¿Que podemos hacer para cambiar las cosas?

¿Por que a través de las diversas experiencias de colectivos y movimientos sociales de la izquierda política se establece la equivalencia movilización igual manifestación?

¿Acaso no existen otros medios para movilizar a la sociedad?

¿Acaso no existen otras formas de lucha más directas, que nos hagan superar el circo de la protesta permitida por el sistema?

¿Por qué conformarnos con desfilar por las calles, corear consignas que poca gente escucha?

Entiendo que debemos mejorar el cómo hacer que nuestro mensaje sea más receptivo, que nuestra presencia tenga mayor continuidad en la calle; tenemos que profundizar en la reflexión y el análisis de los que hemos sido, de lo que hemos hecho, de los errores cometidos, de los aciertos y los logros obtenidos gracias al trabajo conjunto de tod@s.

Pienso que necesitamos trabajar la confianza como medio para cohesionar, para fortalecer la unidad desde la diferencia.

Pienso que necesitamos definir los objetivos que nos planteamos, la identidad que queremos construir, cómo nos vamos a organizar, de qué herramientas en la toma de decisiones vamos a dotarnos...

Habría que buscar una asamblea para tratar las cuestiones de fondo. Evidentemente, después del 29 de Marzo.

Pienso que es fundamental el madurar el proceso, el fortalecer la cohesión para que tod@s nos sintamos partícipes a través del consenso, buscando lo que nos une pero visualizando las diferencias.

Para finalizar, yo a diferencia de Eloy, vivo la esperanza de que este proceso puede generar iniciativas muy bonitas; que el simple hecho de que se dé es positivo en sí mismo, y siento el convencimiento de que la confluencia es siempre una prioridad para tod@s.

Salud.

Pedro Martínez, Alternativa Antimilitarista, MOC