Buscar
08:43h. Viernes, 23 de Junio de 2017

¿Unipolaridad o uso de la fuerza? La desglobalización y la Pascua - por Chema Hernández Aguiar

 

en la colonia

chema hernándezEmergen los Estados-Nación. Primera Parte

¿Unipolaridad o uso de la fuerza? La desglobalización y la Pascua - por Chema Hernández Aguiar *

Emergen los Estados-Nación Primera Parte.

Los días no laborables, casi todos por motivo religioso, acostumbro  a comprar el pan y la prensa temprano, siempre me parece que exprimo mejor estas pausas que, como migajas generosas, nos regala el sistema en el que vivimos.

Mientras compro y espero el pan, siempre hay algún motivo de conversación, hoy me sorprendieron con un asesinato en el Paseo de Chil, de un vecino de la Alcavaraneras, homicidio en la calle, con cuchillo de cocina y frente a los hijos de la víctima. La dependienta, de las canarias que no llora por la esquinas o en la redes, que mantiene siempre ese punto entre optimista e irónico, que guarda sus tristezas para la intimidad de ella y muy pocos de los suyos, comentó: ”Eso es el cambio climático”. Como buena ironía, siempre cabe la duda de si lo dijo en serio.

Pues, debe ser “el cambio climático”, lo que está colocando al mundo al borde de la confrontación bélica, aunque de esto, como de lo otro, no creo que tiene responsabilidad alguna.

Desconozco si es la mística que sugieren estos días pero, tras estas semanas en la colonia, de lluvia de millones y otras machangadas a los que nos tienen acostumbrados, pero hoy me he levantado un tanto místico en esta primera reflexión y altamente alarmado en la segunda, aunque ambas se interelacionan como espero puedan comprobar, si no he perdido el tino por el incienso o me he infligido a mi mismo unos días de ejercicios espirituales, que puede ser y que ya eran antes de que existiera el cristianismo y el eurocentrismo, que todo lo descubre y que lo que descubre ya existía y vivía sin necesitar de ser descubierto por ellos, si esto último fuera cierto.

Primera reflexión

Antes que Jueves Santo para los cristianos fue  “Seder”, la “Cena Pascual”, la fiesta de la liberación de los judíos de la esclavitud egipcia. La “Pascua” (pesah) celebra dichos hechos. Entre los alimentos que están presentes en la mesa se encuentra el “pan  sin ácimos”(matzah), sin levadura antigua, ¡empezar de nuevo!, no recordar nunca más lo malo que se ha hecho.

Ciertamente pensar que el origen del Jueves Santo está en la liberación de un pueblo de la esclavitud resulta reconfortante, por tanto posee sentidos que se esconden o se desvirtúan. Hay culturas e historias más allá de la Europa occidental y el mundo anglosajón, del catolicismo y del protestantismo, que domina la historiografía, el centro de la historia de la humanidad.

El colonialismo europeo  excluyó, tergiversó o aminoró todas las aportaciones de las culturas Egipcia, Mesopotámica, Mesoamericana, Hindú, China, y todas las culturas del continente africano, incluida la cultura amazigh. Obviaron cualquier descubrimiento y desarrollo tecnológico que aportaron al desarrollo de la Europa industrial y al mundo en general.

La globalización produjo y reprodujo el modelo estándar occidental y su historia de la humanidad. Convirtió en parques temáticos el resto de las culturas. Ocultó su Edad Media, avergonzado, bajo las famosas oscuridades o tinieblas.

Esta hegemonía es ofertada como superioridad cultural, así el paletismo cultural canario se reclama europeo, renegando una y otra vez de su africanidad, por participar de la superioridad divulgada por la cultura occidental. Sin embargo dicha hegemonía es una hegemonía geopolítica, asentada en la fuerza y la potencia militar.

En el trasfondo se inhala la tradición xenófoba  del continente europeo que solo ve una parte de la historia y no la historia del sistema mundo( Immanuel Wallerstein )

La globalización consolida el dominio militar primero, económico, político y cultural. Destruye o mete en formol la diversidad de las naciones y pueblos, acaba con la soberanía de las naciones y estados y lentamente vacía las democracias, para que las representaciones elegidas carezcan de poder de decisión alguno. Dinamita los derechos civiles y las sociedades llamadas de bienestar.

No olviden que el neoliberalismo se probó en el Chile de Pinochet. Se hizo bajo las orientaciones de Milton Friedman en su visita a Chile en 1975, y las reformas conocidas como “las siete modernizaciones” de 1979, fueron las medidas más importantes de este modelo económico y social neoliberal que decía ir a una “sociedad libre”, un  libre de restricciones político-ideológicas, es decir y traducido, de ausencia de libertades. Conviene recordar que en la colonia padecemos, por ejemplo, la Ley Mordaza o la perdida de el grueso de los derechos laborales por las normas impuestas por las Españas, además de la ausencia de una democracia legitima y refrendada, por un estatuto impuesto.

Milton Friedman, Hayek y otros serán los gurús del neoliberalismo y asesores directos de Reagan y Thacher.

La economía virtual que ha gestado la globalización, la concentración del poder económico en pocas, muy pocas manos, al tiempo que el poder político, la desvinculación de la riqueza de la actividad económica, la sitaución limite social, la fuga hacia delante del sistema cubierta por una deuda de un dinero que  no responde a nada, solo papel, refleja el estado de putrefacción del modelo.

El neoliberalismo hace aguas; la globalización se desmorona. Es el tiempo de los estados-nación y de la descolonización

Esto último será objeto de la siguiente entrega, la segunda reflexión.

* En La casa de mi tía por gentileza de Chema Hernández Aguiar

chema hernández drago

en la colonia

https://www.enlacolonia.com/unipolaridad-uso-la-fuerza-la-desglobalizacion-la-pascua/