Buscar
09:24h. martes, 22 de septiembre de 2020

¿Van a malversar nuestro dinero destinado a Bankia? -por Antonio Aguado

 

FRASE AGUADO

 

¿Van a malversar nuestro dinero destinado a Bankia? -por Antonio Aguado, coherente veterano militante socialista *

 

Todo apunta en esa dirección. Si Bankia es absorbida por La Caixa, significa que no se va a tener en cuenta nuestra legitima opinión y en su caso, decisión en ésta operación que comportará desprendernos de nada menos que 20.500 millones de euros, de los 24.000 que invertimos en su saneamiento, para que  pudiera ser como pensábamos una banca pública. Esto lo posibilitaría la participación mayoritaria del 60% que tiene el Estado en ésta entidad bancaria.

Vamos a perder una gran oportunidad de disponer de una banca pública, que nos evite seguir soportando abusos y extorsiones de la banca privada. Este sentir está bastante generalizado y en consecuencia, todo gobierno de izquierda y progresista que se precie, debería atender tan legitima aspiración.

Sin embargo, tal y como se están desarrollando los hechos y si no se produce nada que lo evite, la referida absorción de Bankia por la Caixa, será una realidad en corto tiempo. ¿Que podría paralizar y en su caso evitar esa operación?.

En vista de que en el plano político, parece ser todo está atado y bien atado, la única formula que nos queda es actuar a nivel personal, no en vano, pretenden realizar la mencionada operación con nuestro dinero de contribuyentes y al margen de nosotros. Eso podría legalmente estar tipificado como malversación.

Una parte del gobierno (PSOE) le ha venido ocultando a la otra (Unidas Podemos) información, primero sobre el objeto de esta operación y ya cuando se ha puesto en marcha, otros aspectos de la misma. La organización política morada, no estando de acuerdo, pero su oposición ha sido mas bien testimonial, dejando casi expedito el camino a su consumación. 

Viéndolo con perspectiva, ahora puedo comprender, por qué una enmienda que como militante socialista presenté al 39 Congreso Federal del PSOE, celebrado los días 16, 17 y 18 de junio de 2017, en la que reclamaba una banca publica, después de haber sido aprobada en asamblea de mi Agrupación Local de Las Palmas de Gran Canaria por asentimiento de todos los militantes presentes y en el  posterior Congreso Insular de Gran Canaria, obteniendo el voto afirmativo de 195 delegados y tan sólo 5 votos en contra del conjunto de 200 delegados asistentes. Sorpresivamente desapareció y no se sabe que pudo pasar con la misma, debido a que los responsables orgánicos en todos los niveles: local. insular, regional y federal, han dado la callada como respuesta.

Lo ocurrido con toda probabilidad puso en aviso a los altos dirigentes del Partido, sobre la sensibilidad de la enmienda y la exigencia de los militantes socialistas, en clara sintonía con la ciudadanía a favor de la banca publica y en ese sentido, de presentarse y debatirse, tendría todas las posibilidades de ser aprobada, rompiendo la línea política desde las altas instancias establecida. 

Ocurrió lo mismo con otra enmienda, aunque ésta si llegó al 39 Congreso Federal. Fue presentada en la Comisión Política por un grupo de jóvenes delegados de Juventudes Socialistas y estaba referida al deseo y demanda de advenimiento mediante referéndum de la Republica. Fue aprobada en comisión con 98 votos a favor y 69 en contra. Al conocerse el resultado de la votación, de inmediato se produjo un revuelo, e intervino para parar semejante “osadía” tres de los pesos pesados del PSOE: Carmen Calvo, José Luís Ábalos y Adriana Lastra.

El congreso se paralizó por mas de dos horas, tiempo que aprovecharon para en una sala, encerrarse con los jóvenes socialistas y “tratar de convencerles”, acerca de la “inconveniencia e inoportunidad” de la enmienda que habían presentado. Al final éstos desistieron y se optó por presentar al pleno para su definitiva aprobación un remedo de enmienda desdibujada, que prácticamente no contemplaba nada de lo aprobado en la Comisión Política.

El caso es que incomprensiblemente con toda la experiencia que se supone existe en el seno del PSOE y más en sus dirigentes, lo cierto es que,   hicieron una autentica chapuza, saltándose estatutos y sobre todo el reglamento de congresos, que estipula que todas las enmiendas presentadas y aprobadas o no, pero habiendo obtenido más del 20% en las respectivas comisiones, pasan directamente al pleno para ser debatidas y en su caso aprobadas y este proceso debe cubrirse sin ninguna alteración del texto aprobado.

También se contempla que una vez se aprueba una enmienda en comisión, ésta deja de ser de quienes la presentan y pasa a ser de todos los delegados adscritos a la correspondiente comisión. Nada de eso se tuvo en cuenta, pues lo que se pretendía era sencillamente boicotear que se produjera el debate en el plenario, con riesgo de ser aprobada la originariamente enmienda aprobada. 

Lo malo fue la pasividad demostrada por los delegados, tolerando lo que ocurrió y más aún como se produjo, primero mediante la presión de destacados dirigentes ejercida a los jóvenes socialistas y posteriormente, al no haberse  respetado el reglamento que rige los congresos. Se perdió la oportunidad de recuperar uno de nuestros principales valores y señas de identidad el republicanismo, haciéndole honor a tantas compañeras y compañeros que dieron su vida, sufrieron represión y encarcelamiento o el exilio, por haber defendido la II Republica, legalmente establecida.

Debido a la deriva que de un tiempo a esta parte ha experimentado el PSOE (sus jerarcas que lo tienen secuestrado), “tirando por la borda” principios, valores y convicciones, entraba dentro de lo previsible lo que ha ocurrido con estas dos enmiendas de alto contenido ideológico, una a favor de la Republica y la otra por una banca publica. En el caso de ésta cobra plena e imperiosa actualidad y por el bien de la Sociedad debería hacerse realidad. 

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio Aguado Suárez           

 

    ANTONIO AGUADO RESEÑA




 

mancheta 24