Buscar
03:37h. Sábado, 25 de enero de 2020

A ver si lo echan... - por El Padre Báez

el padre báez... ¡mira que es atrevimiento u osadía!

 

A ver si lo echan... - por El Padre Báez, presbítero *

... ¡mira que es atrevimiento u osadía!, un pobre arqueólogo pegado y pagado por el cabildo, que es invitado a dar una charla sobre los guanches, cuyo conferenciante -su nombre lo obvio- dijo, literalmente: “... que los guanches, vinieron (eso no lo sabíamos), y trajeron sus cabras..., para transformar este territorio, a modo y semejanza del suyo, de donde venían, y bla, bla, bla... y el tema o título de la charla fue “Orteosbiografía de los guanches (ellos les llaman “antiguos canarios”, y sucedió el hecho en Agaete, en uno de esos “jueves culturales”, que su joven concejal Don Javier Gil promueve tan acertadamente, como muchas otras actividades de sus muchas otras áreas, que tan atinadamente lleva. Pues, que citar las cabra, cuando pudo hablar de perros y cerdos o cochinos, es un peligro, porque eliminándolas el cabildo, y que uno de los suyos, haga propaganda y publicidad de las mismas, es algo que le puede costar el puesto, y los garbanzos, razones por las que el gremio o casta de arqueólogos comprados y ahora dirigidos por un tal carlos ruíz, de gáldar, se callan; menos este atrevido, y a ver si la charla no le sale más que cara, de expulsión, porque es que no deja de ser una provocación: que el cabildo haya decidido acabar con ellas, y que uno de los (suyos) del cabildo, se dedique a hablarnos de las cabras, entradas o recepcionadas en las islas por los guanches a su par, como que es jugar con fuego, al menos mientras duren ca-brito, y ca-morales.

El Padre Báez, un servidor, que agradece la cita de la charla, pero que advierte al conferenciante, esas cosas las diga a boca chica, y no se graben, porque se está jugando su permanencia en la institución cabildicia y la comida de los suyos -si los tiene- en la mesa, que a lo mejor y hasta sería bueno, porque libre del mutismo impuesto por el cabildo, a lo mejor se suelta y comienza a decir cosas ciertas de los guanches, como un servidor que les pisa el terreno ante tanto silencio e ignorancia, y que lo de “orteosnosequé”, como que: ¿no es pedantería en un lugar como ese del cual se decía está en el culo del mundo y de ahí lo de “culetos” a los del lugar? ¿No pudo ser más fácil decir y poner como reclamo en el cartel anunciador: “Lo que desvelan (o dicen) los huesos de los guanches?

----------------------------------------------

Son cosas que te dicen, y ¡claro, que dan ánimos! Por cierto, del cabildo mutismo total en décadas y décadas; ¿raro, no?

Siga  usted igual tal como es Padre Báez, con su nota de humor y todo; si no, no sería el Padre Báez. ¡Si ya estoy deseando que llegue el miércoles, para ver la grabación! Pero no se ponga muy nervioso, que le puede dar un yuyo; pero todo lo que dice

es cierto: ha visto cosas que yo no he visto, por esos campos. Que siga así por mucho tiempo y que yo lo vea.

Saludos: Teresa.

 

-------------------------------------------------

 

“... caerán los opresores...” (del himno de Vísperas de hoy). / “... aquí viviré... me saciaré de pan...” (salmo 131). / “... se encolerizaron la gente...” (Ap. 11, 17-18; 12, 10b-12a). / “... los dioses y señores de la tierra no me satisfacen... corrupción...” (salmo 15).

 

* Remitido para su publicación en La casa de mi tía