Buscar
17:26h. Domingo, 18 de agosto de 2019

Los viajes de Monago, el dilema y la tragedia de Olga María Henao - por Marcelo Rodríguez

Fueron los realizados, por tanto, no son 16 ni 64.Las matemáticas no son versátiles, a no ser que Monago haya superado el axioma de la aritmética, en cuyo caso debería documentarlo.

Los viajes de Monago, el dilema y la tragedia de Olga María Henao - por Marcelo Rodríguez

Fueron los realizados, por tanto, no son 16 ni 64.Las matemáticas no son versátiles, a no ser que Monago haya superado el axioma de la aritmética, en cuyo caso debería documentarlo.

Monago cambia de versión con relativa frecuencia, entonces si hemos de creerle tendría que explicarnos su dialéctica formal, por si ha dejado atrás la lógica aristotélica.

El Senado es muy respetuoso con sus señorías, no puede controlar sus viajes ni hacerlos públicos a los que los pagamos; pero puede honrar a Monago diciendo que eran de trabajo. Será que Olga María Henao era colaboradora de Monago,como Corina de don Juan Carlos.

Monago ha realizado viajes pagados con su visa, pero no sabe dónde ha ido, por lo que deberíamos preguntar a su amiga cuántas veces viajó con cargo a Monago, para no poner en un aprieto al Senado.

El senador Antonio Alarcón del PP por Tenerife negó hace unos días que se hubiera reunido con Monago, ahora en conformidad con el Senado jura que se reunió 16 veces con el interesado; pero no aclara si Monago iba acompañado con su amiga, como tampoco el Senado explica si Olga María Henao era colaboradora de Monago.

El diputado por Teruel del PP Carlos Enrique Muñoz, novio de Olga María, dimite por haber viajado a Tenerife a cargo al Congreso para ver a su novia, rompe con Olga María por haber sido amiga íntima de Monago durante dos años y medio. Este hombre deja en mal lugar a su camarada Monago, porque se presenta como persona enamorada y deja a Monago siendo el amigo encoñado de Olga María.

La situación amorosa de Olga María Henao se podría explicar con la ayuda de la Gestalt y la psicología sistémica.Esta señorita puede tener el furor uterino propio de su edad y a la vez necesitar de la complementación afectiva. Entonces Monago la querría mucho, para satisfacer su encoñamiento, pero a Olga María le gustaría menos que Carlos; sin embargo en comparación con Monago Carlos la querría menos y a la vez le gustaba más que Monago. Esto pudo constituir un dilema insufrible para esta joven, por lo que mantuvo una doble vida sentimental hasta que decidió quedarse solo con el que le gustaba más.

Al dilema le sucedió la tragedia porque después de dejar Olga María a Monago, su novio Carlos rompe con ella y se queda sin ninguno de los dos.Esto no lo habría solventado la psicología, solo Salomón lo hubiera arreglado poniendo a cada uno en su sitio y sería un pragmático relato bíblico.

Esto ocurría bajo la Monarquía de su Majestad Felipe VI

Marcelo Rodríguez