Buscar
martes, 09 de agosto de 2022 16:11h.

La vida bien vale un Curso de Riesgos Laborales- por Erasmo Quintana

 

f ersm qtn

La vida bien vale un Curso de Riesgos Laborales- por Erasmo Quintana *

ACCIDENTE LABORAL PUERTO RICO
ACCIDENTE LABORAL PUERTO RICO

En este último tiempo nos hemos visto impactados por una muerte -injusta e inútil- y un lamentable herido grave, en un accidente laboral -previsible siempre- en una obra de Puerto Rico; dos personas jóvenes, que no conocíamos, Julián Sánchez Cerdeña, de tan solo 52 años, vecino de Telde, y barrio de El Caracol, que fallecería en el acto, y su compañero cuyo nombre era Alí, originario de Marruecos, que resultó gravemente herido, con politraumatismo, los cuales fueron atendidos en el acto retirando desesperadamente tierra y piedras, al caerles encima un muro de contención y quedar sepultados. Lo sucedido ocurrió poco más de las tres de la tarde en la obra de rehabilitación del Hotel Puerto Azul, de Puerto Rico. Ambos se encontraban en una de las laderas que da frente al mar retirando escombrera. Al parecer, un camión tipo dúmper que transportaba arena, al pasar por el terreno que soportaba el muro de contención, lo derrumbó. Sus compañeros se pusieron de inmediato en contacto con el Centro Coodinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 112, a fin de movilizar los recursos que el suceso requería.

JULIÁN SÁNCHEZ,VÍCTIMA LABORAL
JULIÁN SÁNCHEZ,VÍCTIMA LABORAL

No es necesario tener más datos para saber que no se fue muy diligente por parte de los encargados de la obra para percatarse de que aquel muro no ofrecía mucha o ninguna seguridad. Si un muro se desploma es porque no estaba  adecuadamente construido, bien por el firme donde se asentaba o que su vuelo no era el indicado. Las cosas ocurren porque tienen que ocurrir. Esta es la cuestión. Además, se pone de manifiesto alguna indolencia y cierta despreocupación en todo lo que tiene que ver con la seguridad de una obra o trabajo de cualquier tipo.

PREVENCIÓN RIESGOS LABORALES
PREVENCIÓN RIESGOS LABORALES

Responsables del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de importantes empresas están ciertamente descorazonadas con los resultados de la formación en prevención de riesgos laborales que se imparten por estos organismos responsables. Esa es una. La otra, que parece aún más importante, es que los trabajadores no muestran el interés necesario sobre los peligros de las obras, además de que los mandos intermedios ponen problemas para que los empleados acudan a la formación.

CURSO PREVENCIÓN RIESGOS LABORALES
CURSO PREVENCIÓN RIESGOS LABORALES

A todo hay que añadir el carácter tipo de los iberos, muy suyos en todo lo que tiene que ver con el devenir de sus días. Por lo general son muy tercos, y en las discusiones prefieren caer de espaldas antes que dar la razón a su oponente o contrincante. Así mismo suelen oponerse a todo lo que se les indique conducente a su beneficio. Basta que crean que es algo que se les impone, para dar la más escueta respuesta negativa. Además, tenemos los que, por más señas, padecen desde la infancia el Síndrome del Emperador. Con su natural prepotencia suelen tratar a sus parejas como inferiores e inútiles esencialmente, razón por la que se creen con derecho a maltratarlas, quitándoles incluso la vida, mostrándoles siempre y a cada paso quién es el que manda. 

SÍNDROME DEL EMPERADOR
SÍNDROME DEL EMPERADOR

Las Inspecciones de Trabajo y Seguridad han sancionado en los últimos seis meses, varias veces a empresas por no disponer de cursos de formación preventiva en algunos trabajadores por su especialización, resultando imposible que pudieran acudir a las sesiones formativas, y que luego se verían envueltos en accidentes de trabajo de forma ostensible, estando uno de ellos en trámite judicial. Aquí también se ha puesto en duda por la Inspección de Accidentes de Trabajo y Seguridad el carácter práctico de la obligatoriedad sobre la formación a los trabajadores.

PREVENCIÓN RIESGOS LABORALES
PREVENCIÓN RIESGOS LABORALES

Volviendo sobre el carácter de nuestro obrero en general, traer aquí lo que decía Napoleón, que cada uno de sus soldados llevaban en la mochila el bastón de Mariscal. Llevando la frase al rayano confín y aplicándola a los españoles, convenimos que, en efecto, se sienten soberanos en lo tocante a sus intereses y quehaceres, los cuales desembocan casi siempre en el más absoluto de los individualismos. Lo suyo es por lo general, rebeldía y tozudez. No admite el consejo amigo, y muy de lejos, reconocer que está equivocado. En la discusión no hay quien le gane, y si hay un impenetrable disparatado fuera de lugar, desde luego no es él. Esta es la razón -creemos nosotros- de por qué ocurre que, habiendo cauces oficiales para aprender a prevenir posibles incidencias laborables no deseables, que llegan incluso a costar la propia vida -como así ha ocurrido en nuestro sureño Puerto Rico-, no se le da la mínima importancia, en la peregrina humana creencia de que es lógico que la desgracia le suceda a otro, pero “a mí no, imposible”. 

TOZUDEZ POR FORGES
TOZUDEZ POR FORGES

La muerte es ese sueño eterno que a todos nos espera por el hecho de haber nacido, pero en el caso de ese trabajador y “buena persona”, Julián Sánchez, que murió en una obra por negligencia de sus superiores, responsables de las condiciones de seguridad laboral, inconsciente, por tanto, de que peligraba su vida, es una muerte que podíamos denominarla miserable. No merecía dejar la vida  (y, posible, viuda y huérfanos, la noticia no lo recoge) por un trabajo penoso, mal retribuido y de subsistencia. La vida, pues, bien vale un Curso de Seguridad y Riesgos Laborales. Que cada trabajador -en este caso de la construcción- conozca y sea consciente del peligro en su trabajo.

PREVENCIÓN RIESGOS LABORALES

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA
 
MANCHETA JULIO 22