Buscar
21:39h. viernes, 03 de diciembre de 2021

El viejo candado del cacique gomero y las seis llaves que lo abren - por Rayco Rodríguez Trujillo

 

FRASE RAYCO

El viejo candado del cacique gomero y las seis llaves que lo abren - por Rayco Rodríguez Trujillo  JUNONIA DIGITAL, 18/10/2021

La máxima responsable del área de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias representa políticamente al caciquismo gomero. Un hecho insólito que sólo es posible por la confluencia de dos circunstancias: el sistema electoral canario con su inexcusable deslegitimación de la experiencia autonómica (1) -dada la elevada restricción de acceso al escaño y la enorme desigualdad de valor de voto entre sus ciudadanos- y el dominio caciquil de la vida política gomera. Paradójicamente, tres áreas de gobierno que recibirán recursos en forma de millones de euros de la Unión Europea para mantener suspendida en el tiempo la realidad insular gomera. Una vez más. Y para ello el caciquismo gomero ha trazado un “plan estratégico” con el que pretende dinamizar los tres municipios del norte de la isla apoyándose en el paisaje de los bancales, el reconocimiento del silbo gomero y en una variedad de uva. Ya sabemos que para su grupo político “La Gomera se pule sola (2)”. Y esa torpe estrategia política requiere necesariamente confundir al líder de los socialistas canarios con un supuesto regreso por Navidad para recibir apoyo en la gestión de esos recursos. Ya sabemos que una de las principales armas del reaccionario caciquismo gomero es la mentira y la traición. Es consustancial a su naturaleza.

No hace falta reflexionar mucho para darse cuenta de la superficialidad de estas medidas y las serias dificultades que plantea este fenómeno caciquil para el futuro de la población de la isla. Desde nuestro punto de vista como “proyecto de futuro” necesita de un apoyo más desde el área de Turismo del Gobierno de Canarias. Necesita dos carteles publicitarios que podrían instalarse en el muelle de San Sebastián y en el aeropuerto de Alajeró. Un cartel que diga, más o menos, así:

la gomera

El enemigo principal de la democracia y del progreso en la isla de La Gomera es un viejo conocido: el caciquismo, un fenómeno más profundo, permanente y duradero que el personaje político al que todos identificamos. Un dirigente político que se presenta desde su feudo indisputado como el eslabón de enlace entre las esferas local, regional y nacional.

Allá por los lejanos tiempos de la Restauración canovista se armó todo un sistema de organización política que estaba determinado por la dominación económica y social de una clase dominante conformada por una oligarquía agraria de naturaleza semifeudal y una burguesía compradora al servicio de los imperios europeos (3). Esta oligarquía, en la isla de La Gomera, estaba constituida por los grandes propietarios y por los propietarios medios de la tierra y el agua que explotaba al mayoritario campesinado pobre mediante unas condiciones de indudable carácter semiservil (4). A estas alturas aún pervive la denominación de amo para referirse a los herederos de esa dominación.

A lo largo de todo el siglo XX ese modelo caciquil se ha sabido adaptar a todos los escenarios. En el período de la Restauración se vestía de gala con su ropaje de estreno, durante la II República quiso vestirse de moderno pero no era de su talla, en el franquismo vistió de azul falangista y se sintió cómodo y envalentonado y, finalmente, en el periodo de la segunda restauración monárquica desempolvó el traje de su tatarabuelo y salió a la calle. El caciquismo quiso vestirse a la moda democrática y se puso la chaqueta de pana para confundir al pueblo.

Aquí aparece la primera contradicción porque caciquismo y democracia son dos conceptos incompatibles, son inconciliables.

Por el contrario, el caciquismo para las clases populares y para la clase trabajadora ha supuesto un auténtico yugo que le ha privado de unos derechos políticos reales y de unas mejoras sustanciales en su modo de vida. Ya apuntaba Mariátegui en 1928 que “sobre una economía semifeudal no pueden prosperar ni funcionar instituciones democráticas y liberales.” (5) En nuestra isla la democracia está secuestrada por un caciquismo donde nadie puede expresarse libremente, porque a los cinco minutos suena el teléfono. Es una llamada desde el pasado donde persiste la miserable costumbre de llamar al teléfono personal de aquél que se atreva a expresar una opinión contraria al jefe indiscutible del caciquismo gomero. Algunos aún no hemos tenido esa oportunidad y estamos realmente a la expectativa.

En cambio, nosotros estamos en pleno proceso de investigación y de demostración sobre el grado de semifeudalidad que aún puede coexistir en las relaciones de producción del presente. Pero mientras fermenta el mosto analicemos a quién representa la clase política gomera y a quién dedica sus servicios. Y, de paso, podremos determinar si al pueblo gomero le corresponde una parte del vino nuevo, de las madres o únicamente debe contentarse con la posibilidad de ir a pisar la uva por unos jornales. Generalmente seis meses, dependiendo de la proximidad de los procesos electorales.

Una cosa está meridianamente clara: el enriquecimiento de unos pocos se halla en proporción inversa al progreso de la mayoría. Para la población de La Gomera cada vez es más evidente la relación que guarda el enriquecimiento de los que están al frente de las instituciones y la mayoría. Esa mayoría se conceptualiza bajo el término de pueblo. Los que están bajo la dirección política del cacique y de la burguesía, los empresarios que viven bajo el paraguas de un capitalismo monopolista de Estado, los que han sido aupados a puestos de administración saltándose la competencia de unas oposiciones, los eunucos ideológicos que traicionan a su partido y cogen de nuevo el ascensor a la tercera planta: todos ellos conforman el universo del caciquismo. El resto es el pueblo.

Cara y cruz de una misma realidad 

El máximo dirigente del caciquismo gomero ha sabido cumplir a la perfección la misión sembrando discordia y disensiones, oponiéndose al progreso de la mayoría y arrastrándonos a todos al pasado. La sangrante emigración gomera, el paro permanente y encubierto, el despilfarro millonario en infraestructuras y piche, el retroceso en la estructura productiva, el abandono del sector primario…etc. son todos elementos de un atraso que se ha ido acrecentando en estas últimas décadas. Indudablemente por sí solo no es el causante de todos los males, sería darle una importancia que nunca ha tenido, pero su presencia política sí ha sido favorable a la evolución caciquil.

Y ahora en plena estampida reaccionaria hacia adelante el caciquismo gomero pretende engañar al pueblo abanderándose como representante en Canarias de los perjudicados por las dos islas mayores y en prócer contra el duopolio (6) de Tenerife y Gran Canaria (vete tú a saber qué es eso). A nosotros nos corresponde desenmascarar la naturaleza y el cuajo del caciquismo gomero: ¿a quién representa y quién se ha beneficiado en estas tres últimas décadas? Aquí todos lo sabemos. Aquí no engaña a nadie. La partida la tienes aquí en casa y el pueblo ya se te rebeló.

El pueblo gomero no ha dado un paso en la vida sin lucha. Durante este mes de octubre estamos de homenaje y de celebración. La cuestión principal de un líder político son sus principios, su ideología. Puedes ser un líder político para miles de personas ─para la mayoría─ o ser un dirigente arrogante al servicio de unos pocos y de ti mismo. Insistimos en que, una cosa es servir al pueblo y otra cosa es conformar una camarilla de individuos al servicio de una decadente clase dominante. Lo que traducido al lenguaje revolucionario significaría una política al servicio de miles de trabajadores y trabajadoras o una política orientada al enriquecimiento de una minoría que sufre de exceso de gordura.

La isla de La Gomera necesita recursos para dar el salto adelante. De eso no nos cabe la menor duda, pero sobre todo necesita principios y voluntad democratizadora. Necesita honradez y justicia social. Necesita ideología y pensamiento guía.

Hasta ahora el pueblo gomero ha asistido como espectador pasivo a una lucha de partidos que nada podía ofrecerle. Pero se acabaron los tiempos de aguardar los acontecimientos y observar con los brazos cruzados como continúan empobreciendo y despoblando la isla. La principal tarea a desarrollar será destruir las resistencias de la oligarquía reaccionaria e infundir las nuevas ideas a la juventud gomera para construir una nueva sociedad. Estas nuevas ideas no se las vamos a adelantar que ya sabemos cómo se las apropia el ínclito personaje. Se las presentaremos al pueblo. No obstante, las más importantes son inasumibles porque son, en esencia y al mismo tiempo, la cura para el pueblo y la enfermedad para el caciquismo.

Han pasado décadas de acontecimientos que son de dominio público y que cada uno de nosotros reconoce como ejemplos de firmeza y de honradez. Nosotros aquí en Alajeró retenemos muy bien en nuestra memoria colectiva la honorable resistencia de un hijo de este pueblo, fallecido justamente hace 10 años este 25 de octubre, frente al intento de compra de su voluntad política por parte de quien presumía ser su mejor compañía y también su posición como florero municipal por 200.000 pesetas mensuales. Recordamos esa valentía. Y reconocemos a los traidores.

En todo este tiempo los documentos al portador han seguido caminando por donde hay más de una cruz.

Pero el pueblo no se identifica con esas reprobables actitudes. Nuestro pueblo tiene un sentido del honor, un apego por los principios y una fe indeclinable en las ideas justas. Durante este mes el pueblo de La Gomera redescubrirá a un líder auténtico alineado directamente a través de los tiempos con todo aquello que favorece la unidad y la resistencia popular ante la decadencia reaccionaria del caciquismo gomero.

Por el camino de la costa se levanta una ventisca de rebeldía con un mensaje de unidad y de lucha. Atento pueblo gomero, un líder indiscutible e indiscutido se convertirá en un bastión de la dignidad canaria. Recuerdo la cita:

“Hay décadas en las que no pasa nada; y hay semanas donde pasan décadas”

(1) Cuesta López, V., «Los sistemas electorales archipelágicos: reflexiones en torno a la reforma del sistema electoral canario desde el derecho comparado», en Pérez Sánchez, G. y Mújica Moreno, V. (coords.), Textos para la reforma electoral de Canarias. Cuesta López, V., «REFORMA ELECTORAL EN CANARIAS: GÉNESIS, ALCANCE, IMPLEMENTACIÓN E INCIDENCIA PRÁCTICA» UNED. Teoría y Realidad Constitucional, núm. 45, 2020, pp. 429-449.

(2) https://www.gomeranoticias.com/2021/09/16/balance-del-foro-por-la-espana-vaciada/. Les recomendamos la lectura de la nota de prensa del Centro de Estudios e Investigación Oroja relativo al intento caciquil de excusar sus responsabilidades en el despoblamiento y secular atraso de nuestra isla.

(3) Rodríguez Acevedo, J.M: REVOLUCIÓN BURGUESA, SEMIFEUDALIDAD Y COLONIALISMO: Raíces históricas del atraso y la crisis de España. Grupo Editorial Círculo Rojo, 2014.

(4) Jerez Darias, Luis Manuel: CAUSAS Y CONSECUENCIAS DEL ATRASO SOCIOECONÓMICO DE LA GOMERA CONTEMPORÁNEA, Le Canarien Ediciones, 2017.

(5) Mariátegui, José Carlos., «7 ensayos de interpretación de la realidad peruana», Amauta, Lima, 1987.

(6) Les remitimos al blog personal en el periódico cabildicio de La Gomera.

* Gracias a Rayco Rodríguez Trujillo, a JUNONIA DIGITAL y a la colaboración de Julián Ayala

 

RAYCO RODRÍGUEZ TRUJILLO

JUNONIA DIGITAL

https://www.junoniadigital.com/

mancheta 40