Buscar
19:52h. martes, 25 de enero de 2022

Vox + Dkojovic + Trump + Bolsonaro y la liga negacionista o Espartaco, El Che Guevara y Nelson Mandela - por Emilio Díaz Miranda

 

FRASE EMILIO DÍAZ

Vox + Dkojovic + Trump + Bolsonaro y la liga negacionista o Espartaco, El Che Guevara y Nelson Mandela - por Emilio Díaz Miranda *

SEGÚN LEO muchos miembros de Vox respaldan con sus comentarios en redes sociales la torpe y arrogante decisión del tenista serbio Novak Dkojovic negandose a ser vacunado de coronavirus. Al parecer hay una serie de “seres-superiores“ que se autocolocan por encima del resto de los humanos.

 

Dkojovic

Dkojovic parece esperar la pelota de tenis

Unos dicen que el serbio es "tío con principios" y quizás opinan que es un tío de “dkojo...“ ne.. , perdón, cojo o manco, pero si los tiene bien puestos como Trump o Bolsonaro o como los del partido derechista AfD en Alemania, debería somerterse a revisión craneal para ver si su cerebro está bien colocado.

La libertad sobre la propia vida va más allá de la libertad de opinión y expresión. E implica el propio suicidio. Nada que objetar si ese suicidio no se hace con dinamita y en medio de una multitud, porque entonces se convierte en un atentado terrorista y no afecta unicamente a la vida del suicida. Y si yo estoy cerca del imaginario terrorista le atacaría no sólo en defensa de mi propia vida, sino de la vida de los otros ciudadanos. Con ete imaginario ejemplo que, desgraciadamente, se puede dar hoy en cualquier ciudad del mundo está claro el límite que hay que poner a la libertad individual o grupal cuando afecta a la libertad y la vida colectivas.

Si alguien por miedo, cobardía o libre opinión se niega a vacunarse es cosa suya, pero si se sube en un autobus el conductor le exigirá que pague su viaje y que respete a los otros pasajeros. Y si voy al teatro me exigirán presentar el billete de entrada antes de dejarme pasar. A un nivel distinto pero no menos obligatorio ocurre con la entrada en los países, donde además de presentar el pasaporte exigen un certificado de vacunación. Sin pasaporte no te dejan entrar y sin vacunación tampoco. Son medidas de control y seguridad de los Estados aceptados internacionalmente. Para ciudadanos anónimos y para estrellas de cine o futbolistas por muy famosos que sean.

Novak Dkojovic se ha negado a vacunarse. Es su derecho. Y seguro que no está en sus planes visitarme, pero si lo pretendiera le cerraría la puerta delante de la sus narices. Es mi derecho a proteger mi salud y la de mi familia.

El serbio Kojo...vic se ve apoyado por su padre que ha iniciado una cruzada en Serbia. Srdjan, su padre, aseguró que "Novak es Serbia y Serbia es Novak. Están pisoteando a Novak y, por tanto, al pueblo serbio. Querían ponerlo de rodillas, pero no solo a él, sino también a nuestro país. Como Jesús, intentan crucificarlo, subestimarlo, ponerlo de rodillas. Somos una nación orgullosa, europea y civilizada. Nos bombardearon, nos oprimieron y destruyeron, pero no nos rendimos ni lo haremos jamás. Somos un pueblo serbio orgulloso, cuyo representante e ídolo es nuestro Novak. No se rendirá. ¡Está en la cárcel, nuestro Novak es un prisionero de esos bastardos!". (Bastardo es equivalente al antiguo término machista de „hijo de puta“)

Yo no niego la relativa importancia del campeón serbio, pero no se me ocurriría identificarlo con su Estado. Serbia es más grande que uno de sus ciudadanos por muy famoso que sea. Y quien dice Serbia puede decir Francia o España o cualquier país. Es lo mismo: un individuo no puede sustituir a un pueblo.

Y yo no tengo buena opinión de la idolatría que es, como se sabe, la “adoración de ídolos y falsas deidades“ o el amor excesivo a personas o cosas. Que su padre le llame su ídolo puede ser comprensible, pero que trate de convertirle en “ídolo de toda Serbia“ y de todo el pueblo serbio es una exagerada y desorbitada  muestra de amor paternal pero no-patriótico ya que reduce a toda una nación a una sola persona que, además, dada su influencia es un mal ejemplo en tiempos de pandemia donde es urgente y necesario vacunarse.

Y cuando el padre añade que los “bastardos“ tienen en la carcel al “ídolo“ pasa de la exageración a la mentira. El tenista campeonísimo no está prisionero, está en un hotel del aeropuerto sin poder pasar la frontera. La frontera de Australia y la frontera del respeto a las leyes del estado soberano, obligatorias para todos los australianos y para todos los que quieran entrar en el país. No hay super-héroes como Trump o Bolsonaro que se burlan  de todo, que puedan pasar fronteras extranjeras sin cumplimentar requisitos.

Las declaraciones de la familia Djokovic no se quedaron ahí: "Es el Espartaco del nuevo mundo. Novak no violó ninguna ley, al igual que siete mil millones de personas no violaron ninguna ley. Quieren someternos y que estemos todos de rodillas". 

Nadal de rodillas

Nadal, en el momento del triunfo

En una cosa tendría razón el padre: no se puede jugar al tenis estando de rodillas. Pero en la frontera australiana no le han exigido arrodillarse y para poder jugar el Abierto (Open) de Australia los demás participantes se han vacunado. Pero este gran jugador serbio está, o cree estar, por encima de las leyes de la Medicina y, por tanto, también por encima de las leyes australianas. Lo que resulta desmesurado es hablar de Espartaco, como lo sería comparar el juego del tenis con las acciones revolucionarias y liberadoras de un Nelson Mandela o un Ché Guevara.

En el polo opuesto a Dkojovic está colocado Rafa Nadal y su Academia. Incluso personas que quieren acudir a sus clases en Baleares se han sorprendido al enterarse de la película montada en Australia con Novak Djokovic. Para entrar en Baleares se tiene que mostrar el calendario de vacunaciones del Covid, no solo a la compañía aérea sino también para tomar un café o comer en el interior de un bar y, por supuesto, en la Academia de Nadal donde se puede respirar un ambiente extraordinario que recuerda, según dicen los asistentes, mucho a la forma de ser del propio Rafa Nadal. Y esto vale para Nadal, que lo acepta sin aspavientos, y para el resto de los mortales, sean de las islas mediterráneas o extranjeros.

Uno de los primeros Voxianos en mostrar su apoyo a Dkojovic ha sido el eurodiputado de Vox Hermann Tertsch, así como el toledano de Vox, Manuel Mariscal, (aquí hay que recordar que “mariscal“ es el apellido y no tiene ningún mando militar de esa graduación),  que consideran que el tenista serbio ha puesto "en total evidencia" ante el mundo la, a su menguado juicio, "irracionalidad y perversidad de la política de control social impuesta con un motivo que ya es pretexto, el Covid". Es decir, el que suban las cifras de contagiados Covid (en España, Alemania, etc.,) y sigan habiendo enfermos graves y muertos es simplemente un “pretexto“. Esos miembros de Vox  han dedicado todo tipo de alabanzas al que era número uno del mundo (en tenis, no en boxeo ni en leyes de Derecho Internacional), al que ven como  ganador en un hipotético torneo más importante, "el de la libertad". Aquí parece entenderse la libertad en hacer lo que a uno – independientemente del resto social o internacional- le da la gana.

Manifestación en Las Palmas

Manifestción en Las Palmas contra la vacunación y el Gobierno

¿PRINCIPIOS O AGRESIONES VIOLENTAS?

Estos jefes de Vox acusan al gobierno de Australia y, según parece, a todos los que respetan o hacen respetar las leyes de que : “Hoy violan dichos derechos y además linchan a quien no aplauda“. No sé lo que ocurre en las localidades en que viven los señores voxianos, pero en Alemania son los “negacionistas“ los que arremeten en manifestaciones ilegales contra la Policía y todo mantenimiento del Orden Público. Y han habido amenazas directas contra médicos y virólogos que ha defendido públicamente las medidas preventivas. Y agresiones físicas que traspasan la frontera de la agresión verbal.

nelson mandela en la carcel

Nelson Mandela durante su condena por luchar contra el racismo y apartheid en Sudafrica

Lo que me parece una tremenda ignorancia  colmo del cinismo es la comparación de la actitud narcicista de la Prima Donna de la Opereta del Tenis con un héroe de la rebelión de los esclavos contra los opresores del Imperio Romano como fue Espártaco. Espartaco arriesgó su vida en una rebelión liberadora de los esclavos del Imperio romano. Y sólo es comparable a las luchas de un Nelson Mandela o un Ché Guevara. Nelson Mandela luchó, fue torturado y prisionero por combatir contra el racismo y por la emancipación de los sudafricanos negros de la tiranía blanca. El Ché luchó contra las dictaduras y el imperialismo, siendo asesinado al caer prisionero. Son ejemplos comparables a Espartaco, no a la negativa a vacunarse que no es ningún acto heróico.

ME PREOCUPAN MI FAMILIA, LA CONTAMINACIONES Y LA PANDEMIA

La carencia del sentido del ridículo no tiene nada que ver con el “amor paternal“ lógico y digno. Y la preocupación por el bienestar de la familia. Esa preocupación que tienen hoy en el mundo entero miles de familias que buscan, a veces inutilmente, una posibilidad de vacunación. Sin ir a países sin grandes posibilidades sanitarias de Africa, Hispanoamérica o Asia, en Europa la creciente oleada de mutaciones del Virus nos pone en vilo a todos. Y en lo más cercano a mí, familiar y físicamente, he visto cómo en mi familia grancanaria ha habido casos de Corona positivos y, en este momento que escribo, una de mis nietas ha dado resultado positivo, es decir, de infección del Virus. Y yo, junto con los padres y el resto de la familia, estamos en vilo esperando que no broten los nefastos síntomas.

En línea totalmente contraria a la alarma de otras familias españolas y de la mía propia se han manifestado otros parlamentarios de Vox como Luis Gestoso, quien expresó su admiración a las personas "leales a sus principios hasta sus últimas consecuencias" como Dkojovic, pero dónde se habla de principios yo diría “falta de responsabilidad“ frente a su pueblo y a su admiradores en el campo deportivo. Y donde Gestoso dice que el tenista “ha ganado su torneo más importante: el de la Libertad!", yo diría que ha cosechado la más vergonzosa de las derrotas, la de la carencia de responsabilidad.

Texto negacionista

Fragmento de la convocatoria negacionista en Las Palmas

Otro, de las mismas filas de Vox, Agustín Rosety Fernández de Castro, ha dicho que "da igual" ya quién gane el Open de Australia porque, en su opinión, "sobre el ganador pesará siempre la carga de haber consentido que se excluya arbitrariamente de su disputa al número 1 del mundo", quien, a su juicio, ha demostrado ser "un tío con principios". "Se tenían que haber plantado todos los jugadores". Es tan ridículo como elogiar a un contagiado del Corona que a pesar de estar ingresado en un Hospital y, negandose a la vacuna exige que todos los afectados se planten y renuncien a tratamiento médico en solidaridad con el negacionista.

¿POR ENCIMA DE LAS LEYES?

MIENTRAS la jugadora checa Renata Voráçová tiene que permanecer enclaustrada en el Hotel, nadie ha hecho escandalo en la República checa. No está prisionera, sino aislada para evitar el contagio de otros tenistas.

el ojo de dios

El Ojo de Dios

Por su lado. el hermano de Djokovic critica las “terribles“ condiciones del Hotel. Y declara que su equipo o Team trata de conseguir una decisión judicial que evite la amenaza de 3 años de prohibición de entrada que puede caerle al jugador por sus acciones deliberadas contra la legislación australiana. Ha sido también el hermano, mientras que el jugador calla sigilosa y prudentemente, despues de las anteriores declamaciones „heróicas“, el que ha revelado que. en el día de Navidad, Dkojovic le mandó un mensaje que dice: “Dios lo ve todo. La Moral y la Ética como los más altos ideales son las estrellas que nos guían. Mi ganancia es espiritual donde otros sólo ven lo material“. El Presidente de la Comunidad ortodoxa serbo-cristiana ha mandado un mensaje que dice que “es inhumano“ no dejarle jugar.

Como no tengo conexión con dichas alturas ortodoxas no puedo juzgar si, desde las estrellas, se tiene otro punto de vista como el del serbio y distinto del mío. Pero no sé si, en un mundo lleno de conflictos de guerra, de muertes, de miserias y de otros muchos causados por la Pandemia, ese Dios ocupará especialmente del “inhumano“ tratamiento de las leyes australianas con el serbio.

De su lado, José Ramírez del Río, otro diputado de Vox, expresa inoportunamente toda su admiración al tenista serbio por priorizar sus “principios y conciencia“ a sus logros deportivos. "Hoy Djokovic ha mostrado esa grandeza que creía olvidada". La grandeza en la irresponsabilidad quizás, pero no en el espíritu deportivo frente a sus otros compañeros contrincantes y menos todavía frente a sus admiradores porque  la Pandemia no es un juego ni de tenis ni de futbol, sino en el mejor de lo casos de Enfermedad o Salud, y en el peor de los casos: de Vida o Muerte.

Che Guevara

EL Che Guevara

La Liga de los negacionistas podría declarar santo patrono al jugador poco milagroso que resulta ser el serbio.   A nadie en Futbol se le ocurre alabar a alguien que se salta las normas y reglamentos y trata de marcar goles llevando el balón en las manos. Y las normas son para todos, para vencedores o perdedores, para superestrellas y para jugadores mediocres. La superioridad no se demuestra violando las reglas obligatorias para todos, sino en el marco de ellas obteniendo la victoria. Así y sólo así, desde un punto de vista de la Humanidad, podría repetirse, ahora refiriçendonos al deporte, como el Ché aquello de: ¡Hasta la Victoria, siempre!“

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Emilio Díaz Miranda

emilio díaz miranda

 

mancheta 40