Buscar
08:07h. Miércoles, 27 de mayo de 2020

A vueltas con el PIB y sus falsedades - por Federico Aguilera Klink

 

FRASE FEDERICO

A vueltas con el PIB y sus falsedades - por Federico Aguilera Klink

No hay día en el que no se hable de la enorme caída del PIB, dando a entender la inmensa desgracia que eso representa para la economía y, en consecuencia, para las personas. Se nos ha ‘enseñado’ que la evolución del PIB muestra la evolución de la economía, que si el PIB sube la economía va bien y que si el PIB baja, la economía va mal. Así de sencillo. Pero la sencillez, a veces, esconde trampas y mentiras, por mucho que estén internacionalmente consensuadas.

PIB 2020

Por ejemplo, el 1 de Mayo, eldiario.es muestra un titular ‘escalofriante’ que dice: “La economía española sufrirá este año un derrumbe histórico del 9,2 del PIB por la crisis del coronavirus”.

https://www.eldiario.es/economia/economia-espanola-derrumbe-historico-coronavirus_0_1022597795.html

Y claro, a mí lo que me viene es cuando en 2014, Bruselas, ese ente tan aparentemente impersonal (igual que cuando se habla de ‘los mercados’, ocultando deliberadamente quienes están detrás en ambos casos) exige el cambio en la metodología estadística y obliga a incluir la prostitución y drogas en el PIB, con lo que los titulares mostraban su alegría por la subida del PIB. Concretamente, elpais.es decía “El PIB subirá hasta un 4,5 % al sumar, prostitución,  drogas y otros cambios”. ¿Quizás dando a entender que estas actividades podrían ser una opción interesante para reactivar la economía?

https://elpais.com/economia/2014/06/12/actualidad/1402564871_895351.html

pib prostitución drogas

En cualquier caso, al no precisar qué tipos de prostitución se van a considerar y cuáles se van a excluir, como si solo existiera la prostitución sexual, habrá que reconocer que se va a subestimar la cuantía de la prostitución que se va a incorporar al PIB puesto que hay muchos ámbitos de prostitución que van a quedar fuera, como sugiere con precisión El Roto. No en vano, el amplio sector de consultorías varias con su tendencia de Informes y enseñanzas a la carta, se supone que mueve una gran cantidad de dinero.

 

ezra j mishanEzra J. Mishan, uno de los grandes economistas que, desde mi punto de vista, ha sido ignorado por la ‘academia’ debido a su lucidez y a su ironía, ya advertía en 1969, que “…las propuestas detalladas resultan secundarias con respecto a lo que yo juzgo que debe ser la tarea principal; convencer a la gente de la necesidad de un cambio radical en la manera habitual de observar los acontecimientos económicos”. Se refería, sobre todo, a cambiar la obsesión que tenían y tienen los economistas por el PIB y por el crecimiento económico, para empezar a prestar atención y preocuparse por el bienestar de las personas y el medio ambiente.

falacias económicas popularesPara él, “Los economistas (…) no se hallan dispuestos a preguntarse en voz alta si, por ejemplo, las dos últimas décadas de crecimiento material en Occidente han aumentado, en conjunto, la felicidad de la humanidad. Un factor que hace posible que sigan con sus exhortaciones rutinarias es el ‘descubrimiento’, en la posguerra (…) del Indice Económico (El PIB) un simple número, pero que es tratado con una reverencia inalterable. Aparentemente, solo hace falta consultarlo para entender por completo la sociedad. Entre sus fieles, y son legión, cualquier duda con respecto a que, por ejemplo, una tasa de crecimiento del 4 %, revelada por el índice, sea mejor para la nación que una tasa del 3 %, es algo que raya en la herejía; equivale a poner en duda que 4 es mayor que 3. Es como cuestionar que el crecimiento económico es algo bueno (…) Sin embargo, puesto que muchas de las influencias que actúan sobre nuestro bienestar (y posiblemente se trate de las principales influencias) no se prestan fácilmente a expresarse de forma cuantitativa, no resulta difícil demostrar que las dudas sobre la existencia de una relación positiva entre el bienestar social y el índice de crecimiento económico están ampliamente justificadas (pero) todavía queda la exagerada fe en los números que implica que, con demasiada frecuencia, se deje por completo fuera de todo cálculo aquello que no puede cuantificarse, por lo que parece que existe un fuerte prejuicio entre los investigadores  a la hora de aceptar que los efectos no medibles sean más significativos que los medibles”, de manera que, en muchos casos, resultan injustificables las conclusiones basadas únicamente en los efectos medibles. (Mishan. Growth: the price we pay, 1969).

Parece increíble pero seguimos igual o peor que en 1969, pues el PIB se sigue considerando como el indicador o índice al que se reverencia como si realmente indicase la marcha de la economía y del bienestar de las personas, algo totalmente falso, por eso cualquiera que se atreva a cuestionarlo “debería prepararse para soportar el desprecio de aquellos colegas que fueran más celosos en la salvaguardia de su castidad metodológica” (Mishan, 1969), a lo que ya estoy acostumbrado.

Y, efectivamente, esta sigue siendo la situación, más de cincuenta años después. El PIB es un indicador que deja fuera lo que no se mide o intercambia en términos monetarios reconocidos, de ahí la insistencia de Bruselas de incluir estimaciones monetarias del gasto en prostitución y drogas, como si realmente fueran medibles, igual que ocurre con otras actividades.

PIB

ATASCOPor ejemplo, los desplazamientos diarios para acudir al trabajo aumentan el PIB pues requieren comprar vehículos individuales (o colectivos) y quemar gasolina. Si, además hay atascos, que queman combustible inútilmente, aparte de contaminar y deteriorar el medio ambiente y la salud de las personas, ‘contribuyen’ también de manera positiva al PIB. Es más, cuanto mayor sea la factura sanitaria generada por esas enfermedades más elevado será el PIB. La cuestión estúpida, pero que aumenta el PIB y los beneficios de las empresas petroleras y de automóviles, es que a más atascos más PIB y a más deterioro en la salud mayor factura sanitaria y mayor PIB. Así es que un cambio en los hábitos de movilidad, del vehículo individual al colectivo o al teletrabajo (como estamos viendo actualmente), lleva a una disminución del crecimiento económico y del PIB por las razones anteriores, pero a una mejora del bienestar de las personas.

agrivultura  ganadería industrialLo mismo ocurre con la agricultura y con la ganadería industrial (de la que parece que procede el COVID19, por falta de higiene en esas granjas o espacios de hacinamiento animal) que requieren agrotóxicos que contaminan el suelo, el agua y el aire, enfermando a los agricultores y a los consumidores y, en consecuencia, aumentando los gastos sanitarios que contribuyen al aumento del PIB. De manera similar, si el agua del grifo fuera de mejor calidad y no hiciera falta comprar agua embotellada, aparte de evitar la contaminación por plásticos, disminuiría el PIB al desaparecer la venta de agua embotellada pero, de nuevo, mejoraría el bienestar y la salud de las personas.

agua grifo embotellada

 

De ahí la insistencia de Mishan para cambiar de forma radical la manera de observar la economía, cuestionando en este caso, por ejemplo, la necesidad de tanto desplazamiento y de tanto vehículo individual que, por cierto, solo se utiliza el 3% de su vida útil, permaneciendo aparcados el 97 % restante. (“Las cuentas ecológicas del transporte en España”, Alfonso Sanz, Pilar Vega y Miguel Mateos. Segunda edición, 2016. https://www.ecologistasenaccion.org/wp-content/uploads/adjuntos-spip/pdf/info_cuentas-ecologicas.pdf

CUENTAS ECOLÓGICAS TRANSPORTE

TRAVAILLER DEUX HEURES PAR JOUROtro clarificador ejemplo lo constituye el trabajo no remunerado, al que más recientemente se califica genéricamente como cuidados. Aunque hay información más actualizada, me interesa mostrar los resultados de un estudio publicado en Francia en 1977 por el colectivo Adret, titulado “Travailler deux heures par jour” porque indica cómo se ha ignorado deliberadamente este tipo de cuestiones relevantes mientras se nos aburre, también de manera deliberada, con que si este año el PIB subirá o bajará unas décimas o puntos. Más concretamente, los cálculos, que resumo, fueron los siguientes.

En 1975, el número de horas de trabajo remunerado fue de 24,5 mil millones para los hombres y de 12,7 para las mujeres. Por su parte, el tiempo de trabajo no remunerado en actividades domésticas, realizado por personas entre 18 y 65 años de edad (14, 9 millones de hombres e igual número de mujeres) fue, redondeando los datos, de 9 mil millones de horas para los hombres y de 40 mil millones de horas para las mujeres. 

CUIDADOSSi comparamos las horas de trabajo remunerado (24,5+12,7=37,2) con las de trabajo no remunerado (9+40=49), la conclusión es clara, el número de horas de trabajo  no remunerado es mucho mayor que el de horas de trabajo remunerado, de manera que cerca de 3/5 del trabajo realizado en nuestra sociedad capitalista queda fuera de la economía de mercado y del PIB, lo que muestra el engaño que es este indicador de supuesta actividad económica, sobre todo si tenemos en cuenta, además, que sin ese trabajo de cuidados no podría realizarse el resto de los trabajos. Habría que ver, actualmente, cuales son las cifras  y cuales son las condiciones de trabajo de las personas, mujeres habitualmente, ‘contratadas sin contrato’, sin horario, sin seguridad social y con salarios abusivos. Y después de esto preguntarse por la relevancia de las estimaciones de las subidas y bajadas del PIB, cuando este indicador sigue dejando fuera, tal y como señalaba Mishan, aquello que no es cuantificable o que no se desea cuantificar.

Hay muchos ejemplos que muestran todos como el PIB se infla con la contaminación, la construcción de obras públicas innecesarias (ahí está el Puerto de Granadilla, la megaterminal del aeropuerto de La Palma, el Puerto de Arinaga, el Puerto de Tazacorte…etc.), que además se engordan con sobrecostes, es decir, a más corrupción, más PIB todavía, como señala Naredo.

GRANADILLA, ARINAGA TAZACORTE Y AEROPUERTO

Para terminar, hay que decir que el PIB tampoco recoge la distribución de la renta entre salarios y beneficios, ignorando quién y cómo se benefician de esos aumentos. Por ejemplo, la OIT (Organización Internacional del Trabajo), cifra en 64.500 millones de euros anuales la pérdida salarial de los trabajadores españoles desde 2009, pérdidas que se convierten en beneficios para algunos empresarios y para los bancos. https://www.eldiario.es/economia/OIT-millones-perdida-trabajadores-Espana_0_986902037.html

 

Por otro lado, la recaudación tributaria, que en 2019 generó 216.000 millones de euros, resulta que ha sido a costa del aumento del 37% en la recaudación del IVA, del aumento del 28% en la recaudación del IRPF y de un descenso del 33 % en la recaudación del Impuesto de Sociedades. https://www.eldiario.es/tribunaabierta/bolita_6_1017058294.html

En otras palabras, el PIB sube y se ve como muy positivo, ignorando que los grandes beneficiarios de esa subida y de su desigual distribución son las grandes empresas que, literalmente, reciben inmensos regalos fiscales y salariales, puesto que pagan muy pocos impuestos y pagan unos salarios de miseria, con los que pretenden que la gente viva y, además, esté agradecida, como indica este artículo de Cuartopoder.

https://www.cuartopoder.es/economia/2020/05/01/las-personas-detras-de-los-erte-facturan-2-000-millones-fijan-sueldos-de-700-y-quieren-que-los-pague-la-ciudadania/

ANA TUDELA CRISISA pesar de todos estos regalos o transferencias (como las llama la periodista Ana Tudela en su espléndido Crisis S.A. El saqueo neoliberal) que superan los 100.000 mil millones de euros anuales y van desde los trabajadores a los grandes empresarios, para Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, no hace falta el ingreso mínimo vital o renta mínima pues las personas más desfavorecidas ya tienen una partida de 17.000 millones de ayuda social. Es decir, Renta básica sí para las grandes empresas, la Bolsa y la banca (que también reciben del BCE) pero no una décima parte de esas transferencias para ayudas sociales. https://www.eldiario.es/economia/Antonio-Garamendi-Creo-espanoles-encantados_0_1019099191.html

 

Por eso, cuando se habla del PIB y del crecimiento económico, no hay que olvidarse nunca de la famosa ecuación de las grandes empresas, institucionalizada por un marco legal a su servicio. A esto se refiere, también, Mishan cuando habla de un cambio en la manera de observar los acontecimientos económicos y a romper la castidad metodológica ya que el marco que impone y legitima la distribución de las rentas, salarios, beneficios e impuestos no cae del cielo ni de un supuesto e imaginario mercado libre, sino que requiere una definición clara de qué se va a considerar como coste y de quién va a cargar con él.

ECUACION DE LAS GRANDES EMPRESAS

1.IMPUESTOS Y SALARIOS MUY BAJOS 

 +

2.SUBVENCIONES MUY ELEVADAS

 + 

3.IRRESPONSABILIDAD SOBRE COSTES SOCIALES Y AMBIENTALES

 =

4. BENEFICIOS DESMESURADOS E INJUSTIFICADOS (CALIFICADOS DE MANERA FRAUDULENTA  COMO INTERÉS GENERAL)

NDICE PROGRESO GENUINOEs más, si fuera posible calcular en términos monetarios los costes del crecimiento económico y restárselos a los beneficios, algo imposible pues resulta deseable y más razonable buscar otras variables cualitativas para comparar, veríamos con claridad que en términos netos el PIB no crece tanto como parece (De hecho una estimación realizada restando al PIB de EEUU en 2004 todos los daños sociales y ambientales, redujo la cifra inicial de 11.064.000 a 4.419.200 en miles de millones de $, lo que se consideró como el Indice de Progreso Genuino) incluso podría ocurrir que nos encontremos con un crecimiento negativo o no económico pues, tal y como señaló Daly en 1974 y ya que ahora todo el HERMAN DALYmundo habla de pandemia, “El crecimiento se está convirtiendo rápidamente en la pandemia del presente”, generando más daño que bienestar (solo hace falta prestar atención a las enormes desigualdades, muertes por contaminación y guerras y al cambio climático que perjudica más a quienes menos contaminan). Por eso y siguiendo a Daly, que se apoya en Stuart Mill, hay que insistir en que “Habría tantas oportunidades para todo tipo de mentalidades culturales, para el progreso moral, social, para perfeccionar el arte de vivir si las mentes dejasen de enfrascarse en el arte de medrar”. La humanidad debería olvidar la manía por el crecimiento y comenzar a considerar la visión de Mill como base del desarrollo sostenible, afirma Daly.


 Para no cansar al lector, adjunto el enlace  al texto de Herman Daly titulado “ La Manía por el crecimiento”

http://www.eumed.net/cursecon/textos/Daly-mania.htm

y a un texto muy interesante titulado ¿Qué hay de equivocado en el PIB?

https://www.crisisenergetica.org/staticpages/index.php?page=20040213181657769

 

*  La casa de mi tía agradece la gentileza de federico Aguilera Klink

FEDERICO AGUILERA KLINK

MANCHETA 21