Buscar
19:52h. Domingo, 26 de Mayo de 2019

De vueltas con el tramo de autovía Bañaderos-Pagador - por Erasmo Quintana

 

FRASE ERASMO

De vueltas con el tramo de autovía Bañaderos-Pagador - por Erasmo Quintana *

Ronda el lustro que estuvo en el candelero ese tramo de autovía Bañaderos-Pagador, inconcluso, y que hasta aquellos momentos los usuarios no sabían el porqué de tan misteriosa demora. Hasta hoy. Por allí siguen pasando, y con sumo cuidado, pues les acecha la multa al tener que reducir la velocidad a 50 km por hora. Vamos circulando por una excelente autopista a 80-100 km hora, y de buenas a primeras tenemos que echar el freno para ir a 50 km. Vuelve época electoral, época sensible para los políticos que se presentan, y nada se dice o no se oye para solucionar el problema. En su momento decíamos más o menos:

Resultado de imagen de autovía bañaderos pagador gran canaria

La complejidad de ver realizado un proyecto es como la espuma de un río. Ésta la producen los obstáculos que en su camino interrumpen la suave y fluida corriente del agua. Obstáculos que son, además, el acicate que da aliento a la ejecución de los sueños. Porque el humano es sueño, y su felicidad ansía de realizarlos.

Desde tiempo inmemorial está hecho para olvidarse de lo vulnerable que es, tan desvalido y poca cosa con respecto al Tiempo y al Infinito; su fenecer no se lo plantea jamás seriamente, por lo que lo suyo es trabajar y trabajar, tarea que hace como si creyera que es eterno. Sin embargo, precisamente ese es el motivo del avance imparable del hombre y las cotas alcanzadas en tecnología y en la civilización, que siguen creciendo y avanzando, y no hay mayor satisfacción para él que verse ante el espectáculo de la obra realizada. Soñar en los humanos es fundamental. Todo lo realizado por él partió de un sueño: las cosas, primero hay que soñarlas; si no se sueñan no se podrán realizar. Como la carretera de La Aldea, así de claro, o la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Y una vez realizada dando fin a ese sueño, ya estaremos inmersos de coz y hoz en ese otro sueño que puede ser el tramo de autovía Bañaderos-Pagador, tramo que completa la magnífica GC-2, que hoy día continúa mutilada en su recorrido,  obligando al conductor a reducir drásticamente la velocidad, lugar y circunstancia que los malpensados relacionan como una eficaz fuente recaudatoria por la policía en carretera.

La autovía del Norte, a la altura de Bañaderos-Quintanilla-El Pagador, como obedeciendo a designios que forman parte de nuestra idiosincrasia, se encuentra en la confrontación de intereses de los municipios afectados. Nos tuvimos que enterar que el problema radica en la exigencia de un túnel por Moya desde la etapa del alcalde Isidro Galván (20 años hace), con miras a la expansión turística de aquel municipio en discordia. Y mientras lo insoluble del problema persista, el Gobierno regional a verlas venir frotándose las manos. Pónganse ustedes de acuerdo, parece decir el presidente Fernando Clavijo. A juicio de la técnico municipal, Ana Melián, dicho túnel no solo permitiría acortar la distancia consiguiendo mayor velocidad, sino que eliminaría inconvenientes a la población, entre ellos accidentes de tráfico, ruidos molestos, caídas de piedras del acantilado y mejorando el medioambiente ya que uno de los problemas de esa zona es la contaminación lumínica que desorienta a las aves, entre ellas la pardela.

Todo esto está muy bien pensando únicamente en ese municipio, Moya. Pero ¿y el dinero que es necesario? Se sabe de sobra que el proyecto es ambicioso, un caramelo, cara al desarrollo moyense a medio y largo plazo, pero ¿y los demás municipios afectados por la pretensión (muy respetable) de sus habitantes frente a los  también respetables de Guía, Gáldar, Agaete y La Aldea? El proyecto hoy por hoy es costosísimo y el tiempo estimado de ejecución difícilmente calculable. Veamos lo que ha costado -dimensiones aparte- el túnel de La Aldea en tiempo y dinero. Totalmente imposible en estos momentos cuando hay que presupuestar y consignar económicamente por el Estado lo que quedó pendiente: El Risco-Agaete. (Esperemos que el mismo no se dilate en el tiempo como ocurre con el tramo Bañaderos-Pagador, que en este país canario todo puede suceder, porque a su población, menos el fútbol, todo le importa una higa).

Ante la dificultad del acuerdo, el Cabildo de Gran Canaria y el Gobierno Autónomo deberán acercar a las partes consensuando un trazado que se incluya en el nuevo Convenio de Carreteras con el Estado, cuyo nivel de prioridad debe ser ese tramo en discordia. Una cosa está clara como la luz del día: el interés de un municipio en particular no debe continuar paralizando la ejecución de una infraestructura que beneficiará no solo a los vecinos de Moya sino que también  a los de Guía de Gran Canaria, Gáldar, Agaete y La Aldea de San Nicolás, que son lógicamente y con largueza, muchísimos más sus habitantes perjudicados frente a los de un solo pueblo: Moya.

Para nada soy optimista, viniendo de la tenebrosa indagación que precede, más bien pesimista; por esto digo con el poeta:

 

                                    Hoy como ayer, y como ayer mañana,

                                    todo es viejo y es triste: ociosa y vana

                                    repetición de tópicos y antaños.

                                    Aún el decirlo es vieja niñería;

                                    de alguien más triste y viejo todavía

                                    lo plagió Salomón ha tres mil años.

 

soneto nada nuevo sol

 

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA RESEÑA

 

 

MANCHETA 9